imagotipo

Celebran su día los abogados

Torreón, Coahuila.- Este 12 de julio se cumplieron 57 años de celebrar al abogado en México; el magistrado Jesús Sotomayor Garza señaló que la historia de esta celebración data de 1960 cuando por petición del periódico El Diario de México, de la capital del país, el Presidente de la República, el licenciado Adolfo López Mateos, declara el Día del Abogado.

Señaló que el abogado del siglo XXI debe tener ciertas cualidades: capacidad negociadora, equidad, ecuanimidad; en consecuencia, los abogados deberán tener conocimientos de mediación, conciliación e incluso ser una especie de psicólogos y sociólogos, todo esto con la finalidad de evitar largos procesos legales que distan completamente de la rapidez y agilidad que demandan actualmente las relaciones comerciales y, en general, las relaciones jurídicas de la sociedad.

En sus inicios la carrera de leyes impartida por la Real y Pontificia Universidad de México, comprendía de cinco años de Prima y Vísperas de Derecho y dos cursos más de un año de Jurisprudencia Civil, en el que se daba las herramientas necesarias a los futuros abogados, para hacer recta observancia de la aplicación de la justicia.

En esa época virreinal los abogados empleaban una vestimenta específica que los distinguía; la cual constaba de traje negro, con calzón corto, zapatos con hebilla de oro o plata (según la posición económica) y la tradicional e indispensable toga.

Puede leer también: Resolución del INE, determinante: magistrado

Después de la independencia y acorde a los tiempos de cambio, el abogado se desprendió de la solemnidad que lo había caracterizado, despojándose de la toga para volverse en un republicano hombre de ley.

Con el pasar de los años no solo los abogados han ido cambiando, sino también todo aquello que los rodea, es decir, los tribunales, las costumbres y las mismas leyes que se van adecuando a la vida moderna; pero lo que se mantiene intacto y que es la esencia misma de la abogacía, es el deber que los abogados tienen para actuar a favor de los intereses de quienes se confían a ellos, característica que siempre han tenido los que ejercen la carrera de leyes y que ha vuelto a esta profesión una de las más nobles, por su importancia por lograr la paz y el bienestar social.

El Día del Abogado se celebra todos los años a manera de recordatorio de los deberes que los mexicanos tenemos para con la aplicación de las leyes y la justicia, uniendo aún más el gremio de la abogacía, con el único fin de servir como motor de cambio y desarrollo social.

Desde sus inicios esta fecha reúne a los abogados a través de diversos festejos para conmemorar su profesión, engalanando la festividad con una recepción realizada en el Palacio de Bellas Artes que contaba en ese tiempo con la presencia del Ejecutivo federal.