/ viernes 3 de julio de 2020

Desde un auto, cura bendice a enfermos en Tijuana

La suspensión de misas no fue impedimento para que Jorge Echegollén, sacerdote de la Iglesia San Miguel Arcángel, saliera a ofrecer consuelo en la fe


TIJUANA. Apenas se oculta el sol, el sacerdote Jorge Echegollén sube de la iglesia al platón de una camioneta para recorrer hospitales en la ciudad fronteriza de Tijuana, donde ora por los pacientes que batallan contra el virus SARS-CoV-2.

"Vamos a pedirle al señor que nos acompañe y nos libre a todos nosotros de contagiarnos para gloria de Dios", expresa el párroco de 51 años, arrodillado en el centro religioso, antes de partir.

Los feligreses de la parroquia San Miguel Arcángel lo despiden con aplausos, pero también con mucha inquietud.

"Le pido a Dios que nos lo proteja ¡Cuídese, padre!", le dice Olivia García, de 70 años, quien por más de cuatro años asiste al templo y ahora sigue por la plataforma de Facebook las misas y las correrías que Echegollén realiza dos veces por semana.

Con sotana blanca, chaqueta, cubrebocas, careta y una gorra que cubre su cabeza, el sacerdote lleva en sus desplazamientos la custodia eucarística, con la que bendice a transeúntes y otras personas que esperan noticias sobre sus familiares frente a los hospitales Covid-19.

¡Bendice señor a todos los enfermos de este hospital! ¡Dales fuerza, señor, te lo pedimos!", exclama el párroco en la oscuridad desde el vehículo que le prestó un fiel, mientras mueve el Santísimo Sacramento de derecha a izquierda.

Con 120 millones de habitantes, México registra ya más de 230 mil contagios y más de 29 mil muertos por Covid-19.

VALE LA PENA

Sin quitarse la mascarilla y esforzando la voz para hacerse escuchar, el cura llama a los parientes para bendecirlos también a ellos con agua y darles aliento.

"Nos dijo que nos da mucha fortaleza, mucha fuerza", cuenta al borde del llanto Juana Amaya, quien tiene un familiar internado en graves condiciones.

Echegollén cumple así una misión que el arzobispo de Tijuana, Francisco Moreno, les encargó a una decena de sacerdotes de la ciudad, duramente golpeada por el crimen organizado, al que se atribuye la mayoría de los dos mil 100 homicidios registrados durante 2019.

"Lo veo esencial porque a la gente le anima mucho, sobre todo la gente muy religiosa. Si alguien está ahí (...), se alegra y eso para mí vale la pena", dice. El sacerdote cuenta que a veces le gritan: "pida por fulano de tal, que está acá adentro muy mal", y entonces ora por esa persona en la misa. Pero durante los recorridos también hay personas que critican su labor.

Al principio "alguien nos dijo así como: '¡pónganse a trabajar!'", recuerda.

Aunque satisfecho con su labor, el padre Echegollén echa de menos dar misa con la feligresía, confinada por la cuarentena del coronavirus. "Ha sido difícil", afirma mientras señala el centenar de fotos de sus ovejas que pegó en el espaldar de las bancas de la iglesia.

BENDICIÓN DESDE EL CIELO

En Los Mochis, Sinaloa, la prohibición de las misas no detuvo las bendiciones, pues un padre de la localidad se subió a una avioneta para esparcir agua bendita sobre la población y los hospitales para atender a pacientes con coronavirus.

El padre rezó por la mejora las personas con la enfermedad, así como por el bienestar del personal de salud. "¡Únete en oración, recibe sus bendiciones con agua bendita!", con esta frase la iglesia invitó a la ciudadanía a recibir el agua bendita durante el recorrido de la avioneta.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


TIJUANA. Apenas se oculta el sol, el sacerdote Jorge Echegollén sube de la iglesia al platón de una camioneta para recorrer hospitales en la ciudad fronteriza de Tijuana, donde ora por los pacientes que batallan contra el virus SARS-CoV-2.

"Vamos a pedirle al señor que nos acompañe y nos libre a todos nosotros de contagiarnos para gloria de Dios", expresa el párroco de 51 años, arrodillado en el centro religioso, antes de partir.

Los feligreses de la parroquia San Miguel Arcángel lo despiden con aplausos, pero también con mucha inquietud.

"Le pido a Dios que nos lo proteja ¡Cuídese, padre!", le dice Olivia García, de 70 años, quien por más de cuatro años asiste al templo y ahora sigue por la plataforma de Facebook las misas y las correrías que Echegollén realiza dos veces por semana.

Con sotana blanca, chaqueta, cubrebocas, careta y una gorra que cubre su cabeza, el sacerdote lleva en sus desplazamientos la custodia eucarística, con la que bendice a transeúntes y otras personas que esperan noticias sobre sus familiares frente a los hospitales Covid-19.

¡Bendice señor a todos los enfermos de este hospital! ¡Dales fuerza, señor, te lo pedimos!", exclama el párroco en la oscuridad desde el vehículo que le prestó un fiel, mientras mueve el Santísimo Sacramento de derecha a izquierda.

Con 120 millones de habitantes, México registra ya más de 230 mil contagios y más de 29 mil muertos por Covid-19.

VALE LA PENA

Sin quitarse la mascarilla y esforzando la voz para hacerse escuchar, el cura llama a los parientes para bendecirlos también a ellos con agua y darles aliento.

"Nos dijo que nos da mucha fortaleza, mucha fuerza", cuenta al borde del llanto Juana Amaya, quien tiene un familiar internado en graves condiciones.

Echegollén cumple así una misión que el arzobispo de Tijuana, Francisco Moreno, les encargó a una decena de sacerdotes de la ciudad, duramente golpeada por el crimen organizado, al que se atribuye la mayoría de los dos mil 100 homicidios registrados durante 2019.

"Lo veo esencial porque a la gente le anima mucho, sobre todo la gente muy religiosa. Si alguien está ahí (...), se alegra y eso para mí vale la pena", dice. El sacerdote cuenta que a veces le gritan: "pida por fulano de tal, que está acá adentro muy mal", y entonces ora por esa persona en la misa. Pero durante los recorridos también hay personas que critican su labor.

Al principio "alguien nos dijo así como: '¡pónganse a trabajar!'", recuerda.

Aunque satisfecho con su labor, el padre Echegollén echa de menos dar misa con la feligresía, confinada por la cuarentena del coronavirus. "Ha sido difícil", afirma mientras señala el centenar de fotos de sus ovejas que pegó en el espaldar de las bancas de la iglesia.

BENDICIÓN DESDE EL CIELO

En Los Mochis, Sinaloa, la prohibición de las misas no detuvo las bendiciones, pues un padre de la localidad se subió a una avioneta para esparcir agua bendita sobre la población y los hospitales para atender a pacientes con coronavirus.

El padre rezó por la mejora las personas con la enfermedad, así como por el bienestar del personal de salud. "¡Únete en oración, recibe sus bendiciones con agua bendita!", con esta frase la iglesia invitó a la ciudadanía a recibir el agua bendita durante el recorrido de la avioneta.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Riquelme pone en marcha Planta Vernicolor; invirtió millones en Coahuila

El gobernador de Coahuila ofrece certidumbre, seguridad y mano de obra de calidad

Torreón

Mejora seguridad de escuelas de Torreón con nuevas bardas perimetrales

El alcalde de Torreón, Jorge Zermeño, entregó las nuevas bardas perimetrales de dos ejidos

Policiaca

Hombre sufre terrible caída de 25 metros en la Ruta de las Noas

En expedición en la Ruta de las Noas un hombre sufrió una aparatosa caída de 25 metros de altura

Cine

Tour de Cine Francés recupera audiencia tras pandemia

Los organizadores del Tour de Cine Francés ven un incremento en el número de asistentes tras pandemia

Gossip

José Luis Rodríguez El Puma vive a plenitud

A cuatro años de someterse a un trasplante doble de pulmón, el cantante encabezó la convención BMB, con el lema “reactivando la industria de la música”

Gossip

Lolita de la Colina recibirá el primer premio Gran maestra de la SACM

La noche del miércoles 27, recibirá un galardón Éxito especial por su trayectoria