/ martes 18 de junio de 2019

Alan, víctima de explosión en Tlahuelilpan regresa a México

No está dado de alta, pues continuará tratamiento en su casa; sufrió heridas en el 83% de su cuerpo

PACHUCA, Hidalgo. (OEM-Informex).- El menor de 15 años, Alán Josete “HR”, que sufrió heridas en el 83% de su cuerpo al explotar el ducto de Pemex en Tlahuelilpan, el pasado 18 de enero, desde hoy regresó a su casa, tras permanecer poco más de cuatro meses internado en el Hospital Shriners para niños quemados en Galveston, Texas, informaron en la Fundación Michou y Mao.

En un vuelo internacional procedente de ese lugar en Estados Unidos, llegó al aeropuerto internacional de la Ciudad de México, aproximadamente a las 15 horas, acompañado de su mamá, quien estuvo a su lado durante el tratamiento, ya que el nosocomio cuenta con hospedaje para los familiares de los pacientes.

Alán Josete no ha sido dado de alta, pero los médicos permitieron que siga su rehabilitación fuera del Hospital, precisaron en la Fundación que dirige Virginia Sendel de Lemaitre, que puede durar hasta que cumpla los 21 años, sin costo para él.

Foto: Especial

Conforme al convenio que tienen con el Gobierno de Hidalgo, los costos de traslado de su casa al sitio donde lo recogerán, en México, y viceversa, los de Galveston, es sufragado por la Fundación; en autobús o avión para llegar al Hospital y de regreso a nuestro país, corren a cargo de la misma clínica, explicaron.

También ayudan en el trámite del visado, para el afectado y su mamá.

El menor de 15 años, deberá regresar cuantas veces sea necesario porque, por ejemplo, la piel quemada ya no crece mientras que el resto del cuerpo sí, entonces puede presentar lesiones al aumentar el tamaño del paciente y rasgar la piel quemada, por lo que requiere de implantes para evitarlo, así como otro tipo de cirugías, detallaron.

En su momento, el 24 de febrero este diario informó que el infante llevaba dos operaciones y estaba intubado, quien había llegado a Galveston el sábado anterior, pues previamente lo estabilizaron el equipo de médicos de la Fundación en un Hospital de Zumpango, desde la noche de la tragedia.

En ese entonces aún no salía de peligro.

Aún permanece otro menor y dos más murieron en los últimos meses, pese a los intentos de los médicos especializados.

Posterior a la explosión de Tlahuelilpan, el pasado 31 de marzo, ingresó al Hospital de Shriners otro menor, de Actopan, “Pedro N” de 17 años, quien sufrió graves quemaduras en el 52 por ciento de su cuerpo al explotarle un tanque de gas LP.

PACHUCA, Hidalgo. (OEM-Informex).- El menor de 15 años, Alán Josete “HR”, que sufrió heridas en el 83% de su cuerpo al explotar el ducto de Pemex en Tlahuelilpan, el pasado 18 de enero, desde hoy regresó a su casa, tras permanecer poco más de cuatro meses internado en el Hospital Shriners para niños quemados en Galveston, Texas, informaron en la Fundación Michou y Mao.

En un vuelo internacional procedente de ese lugar en Estados Unidos, llegó al aeropuerto internacional de la Ciudad de México, aproximadamente a las 15 horas, acompañado de su mamá, quien estuvo a su lado durante el tratamiento, ya que el nosocomio cuenta con hospedaje para los familiares de los pacientes.

Alán Josete no ha sido dado de alta, pero los médicos permitieron que siga su rehabilitación fuera del Hospital, precisaron en la Fundación que dirige Virginia Sendel de Lemaitre, que puede durar hasta que cumpla los 21 años, sin costo para él.

Foto: Especial

Conforme al convenio que tienen con el Gobierno de Hidalgo, los costos de traslado de su casa al sitio donde lo recogerán, en México, y viceversa, los de Galveston, es sufragado por la Fundación; en autobús o avión para llegar al Hospital y de regreso a nuestro país, corren a cargo de la misma clínica, explicaron.

También ayudan en el trámite del visado, para el afectado y su mamá.

El menor de 15 años, deberá regresar cuantas veces sea necesario porque, por ejemplo, la piel quemada ya no crece mientras que el resto del cuerpo sí, entonces puede presentar lesiones al aumentar el tamaño del paciente y rasgar la piel quemada, por lo que requiere de implantes para evitarlo, así como otro tipo de cirugías, detallaron.

En su momento, el 24 de febrero este diario informó que el infante llevaba dos operaciones y estaba intubado, quien había llegado a Galveston el sábado anterior, pues previamente lo estabilizaron el equipo de médicos de la Fundación en un Hospital de Zumpango, desde la noche de la tragedia.

En ese entonces aún no salía de peligro.

Aún permanece otro menor y dos más murieron en los últimos meses, pese a los intentos de los médicos especializados.

Posterior a la explosión de Tlahuelilpan, el pasado 31 de marzo, ingresó al Hospital de Shriners otro menor, de Actopan, “Pedro N” de 17 años, quien sufrió graves quemaduras en el 52 por ciento de su cuerpo al explotarle un tanque de gas LP.

Torreón

Denuncian presunto acoso de policías a jóvenes en Torreón

Los hechos se dan en medio de un entorno delicado a nivel nacional

Local

Abren ingresos a la Guardia Nacional

Pueden acudir al Batallón Militar en San Pedro

Gómez Palacio

Cuauhtémoc Estrella, responsable del comité de enlace 

Hay disposición y dinámica en el proceso de entrega-recepción

Deportes

Asociación estatal de Taekwondo de Durango realiza seminario

4 profesores de Corea del Sur compartieron sus técnicas y aprendizaje

Deportes

Este domingo se corre la 2ª edición de las 5K y 10k Chilchota

La salida y meta será en la Torre Eiffel; se espera una gran fiesta de atlética Familiar

Cd. Lerdo

Regidora lerdense rinde informe de actividades

Agradece acompañamiento de bases cenecistas y sociales

Futbol

El líder cerró su preparación

Guerreros sin presiones van por los 3 puntos a Aguascalientes