imagotipo

Carretera México-Toluca, la más accidentada y cara

TOLUCA, Méx.- El recorrido de 60 kilómetros que los automovilistas hacen a diario de Toluca hasta la zona de Santa Fe de la carretera México-Toluca, es uno de los más caros del país y de los más accidentados y peligrosos; a esta ruta se une el recién inaugurado tramo de la autopista La Marquesa-Lerma.

De acuerdo con los informes de cuerpos de emergencia como la Cruz Roja Mexicana y el Servicio de Urgencias del Estado de México (SUEM), se registra por lo menos un accidente al día.

Entre los tramos más accidentados son el Monumento al Caminero, ubicado en el kilómetro 43, y donde está instalada la única rampa de frenado que hay en la carretera.

Otro punto rojo de accidentes son los parajes de La Marquesa, en la zona de obras del Tren Interurbano, donde en abril pasado un camión de carga se quedó sin frenos y al no existir rampas de precaución, impactó contra una caseta de vigilancia y mató a un oficial que se encontraba en su interior.

MARQUESA-LERMA, DE LUJO Y PELIGROSA

El pasado 20 de julio de 2016 se inauguró el tramo de autopista, Lerma-La Marquesa, que abarca 12.5 kilómetros, el cual cuenta con cuatro carriles de circulación para ambos sentidos y tiene un costo de 49 pesos, es decir, que cada automovilista debe pagar, si la usa a diario, 98 pesos de ida y vuelta.

Los 12.5 kilómetros de la autopista cuestan cuatro pesos por kilómetro recorrido y es administrado por la empresa Pinfra.

Sin embargo, el tramo no integró en su proyecto original rampas de frenado obligadas en las autopistas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Asimismo, sus tramos de reducción de velocidad en accesos a las casetas de cobro, tienen deficiencias en las bollas y se ubica en un tramo de descenso que ha cobrado la vida de siete personas en tres accidentes ocurridos este año.

El accidente del pasado 19 de mayo en la caseta a causa de una falla de frenos en un tráiler que cargaba material químico, con saldo de una persona fallecida, no pudo ser evitado al carecer de rampas de frenado, al igual que otros dos ocurridos en abril.

Costo

Con el alza del combustible generado a partir del 1 de enero del 2017, los gastos obligados para los automovilistas que usan a diario para viajar a la Ciudad de México, la ruta México-Toluca, junto con su tramo de 12.5 kilómetros de la nueva autopista, superan los cinco salarios mínimos que gana un mexiquense.

Pues la suma de los costos de las dos casetas con que cuenta el tramo y el uso de combustible en un día normal de ida y vuelta, es de entre 350 y 500 pesos, según el número de cilindros y el modelo del vehículo.

De manera ejemplar, para un automovilista que usa la caseta Lerma-La Marquesa (con un costo de 49 pesos por 12.5 km) y la segunda caseta que conecta a Santa Fe (que cuesta 74 pesos), tan solo en casetas el usuario gasta 245 pesos.

A estos gastos se le suman los costos del combustible, por lo que para un automovilista que a diario pone 20 litros de gasolina magna a su camioneta de seis cilindros, para viajar a la zona de Santa Fe, su gasto es de 319.8 pesos sólo en combustible, que sumado al peaje de casetas, su desembolso final a diario es de 561 pesos.

En enero pasado se autorizó el incremento a tres de las autopistas que conectan a la entidad, entre ellas la México-Toluca, la cual pasó de 72 a 74 pesos en la caseta de Santa Fe a Toluca.