/ viernes 5 de junio de 2020

‘El muro del silencio’, cultura interna que impide acusaciones contra policías en EEUU

La policía no quiere que nadie se involucre en sus asuntos. Quieren manejar ellos mismos: Jonathan Blanks

Acusar a un policía y llevarlo a un proceso legal en Estados Unidos, es algo que está rodeado de dificultades, ya que la Corte Suprema permite que los elementos usen cierta cantidad de fuerza en el transcurso de sus labores, tal y como lo explica Jonathan Blanks, experto en justicia criminal e investigador en The Foundation for Research on Equal Opportunity (FREOPP).

En una entrevista para BBC Mundo, Blanks comentó: "Hay varias razones por las que acusar y procesar a un policía es extremadamente difícil en Estados Unidos. Tienen el derecho de disparar y matar a una persona si lo consideran necesario y tienen permitido usar una gran cantidad de violencia".

Es decir, la ley justifica el uso de la fuerza por parte de los policías y lo califica como algo “objetivamente razonable” el que uno de estos dispare o cause la muerte de una persona bajo su custodia. Esto, da pie a que muchos fiscales se muestren renuentes a presentar cargos en contra de oficiales de la policía.

Sin embargo, no solo influyen los aspectos legales en la protección de los policías. Ya que además, existe una cultura interna que la mayoría de las veces impide que se lleven a cabo investigaciones criminales y arrestos de policías y es llamado "muro azul del silencio".

"La policía no quiere que nadie se involucre en sus asuntos. Quieren manejar ellos mismos. Esto está profundamente arraigado en la cultura policial y a menudo coloca la lealtad sobre la honestidad y la integridad personal, especialmente en lo que se refiere a investigaciones por mala conducta", confesó Jonathan Blanks.

Pero Jonathan destaca que en el caso de George Floyd, por el cual muchas personas están pidiendo justicia, no ha escuchado que la ley de los Estados Unidos defienda las acciones de los elementos que se vieron involucrados: "Yo nunca antes había visto que los sindicatos y que tantos oficiales y líderes policiales condenaran públicamente a otro policía diciendo que esto fue un asesinato. Es probable que debido a la presión pública se declare culpable”.

La cuestión que queda en el aire es saber qué responder ante los casos que se presentan a diario, todos involucrados con el racismo y enfrentamientos oficiales de la policía y ciudadanos afroestadounidenses: "La gente negra en este país es rutinariamente golpeada, violentada y sujeta a fuerza excesiva de oficiales de la policía que ejercitan su justicia en las calles. Esto es lo que ocurrió con George Floyd. Pero en este caso fue demasiado lejos".

Acusar a un policía y llevarlo a un proceso legal en Estados Unidos, es algo que está rodeado de dificultades, ya que la Corte Suprema permite que los elementos usen cierta cantidad de fuerza en el transcurso de sus labores, tal y como lo explica Jonathan Blanks, experto en justicia criminal e investigador en The Foundation for Research on Equal Opportunity (FREOPP).

En una entrevista para BBC Mundo, Blanks comentó: "Hay varias razones por las que acusar y procesar a un policía es extremadamente difícil en Estados Unidos. Tienen el derecho de disparar y matar a una persona si lo consideran necesario y tienen permitido usar una gran cantidad de violencia".

Es decir, la ley justifica el uso de la fuerza por parte de los policías y lo califica como algo “objetivamente razonable” el que uno de estos dispare o cause la muerte de una persona bajo su custodia. Esto, da pie a que muchos fiscales se muestren renuentes a presentar cargos en contra de oficiales de la policía.

Sin embargo, no solo influyen los aspectos legales en la protección de los policías. Ya que además, existe una cultura interna que la mayoría de las veces impide que se lleven a cabo investigaciones criminales y arrestos de policías y es llamado "muro azul del silencio".

"La policía no quiere que nadie se involucre en sus asuntos. Quieren manejar ellos mismos. Esto está profundamente arraigado en la cultura policial y a menudo coloca la lealtad sobre la honestidad y la integridad personal, especialmente en lo que se refiere a investigaciones por mala conducta", confesó Jonathan Blanks.

Pero Jonathan destaca que en el caso de George Floyd, por el cual muchas personas están pidiendo justicia, no ha escuchado que la ley de los Estados Unidos defienda las acciones de los elementos que se vieron involucrados: "Yo nunca antes había visto que los sindicatos y que tantos oficiales y líderes policiales condenaran públicamente a otro policía diciendo que esto fue un asesinato. Es probable que debido a la presión pública se declare culpable”.

La cuestión que queda en el aire es saber qué responder ante los casos que se presentan a diario, todos involucrados con el racismo y enfrentamientos oficiales de la policía y ciudadanos afroestadounidenses: "La gente negra en este país es rutinariamente golpeada, violentada y sujeta a fuerza excesiva de oficiales de la policía que ejercitan su justicia en las calles. Esto es lo que ocurrió con George Floyd. Pero en este caso fue demasiado lejos".

Torreón

Dispersan 50 fiestas durante el fin de semana

Persisten reuniones sociales pese a contingencia

Torreón

Mueren por Covid-19 siete coahuilenses más, cinco de ellos en Torreón

Se confirman este domingo 108 nuevos casos de contagio en el Estado

Local

Listo, el Centro Regional de Identificación Humana de Coahuila

Brindará servicio también a los estados de Chihuahua, Durango y San Luis Potosí.

Futbol

Santos Laguna conoce a sus rivales

Presentaron el calendario del Guardianes 2020

México

México supera a Italia en muertes por Covid-19

Las autoridades informaron que ya son 35 mil seis defunciones por dicha enfermedad

Sociedad

Nestora Salgado sale del hospital tras recuperarse de Covid-19

A través de redes sociales, Salgado desmintió que fuera intubada

Local

Analizan posibilidad de realizar Período Extraordinario: Villegas

Covid-19 vino a modificarla definición de la nueva Ley General de Salud