imagotipo

Zona de conectividad, abandonada

  • César Acosta Amaya
  • en Local

Gómez Palacio, Durango.- La aduana, proyectada como un centro de redistribución donde se habría de recibir mercancía de algunos sectores comerciales asiáticos para enviarla después al mercado de los Estados Unidos de Norteamérica y a la vez generar también ganancias, en este caso para Durango, sigue convertida en un “elefante blanco” y por consecuencia la tan resonada zona de conectividad, por lógica sigue inactiva.

Al respecto, el director de Desarrollo Económico en el Municipio, Gabriel Villalobos Máynez, aceptó que el gobierno municipal, junto con el estatal, han reanudado negociaciones con el presidente del consejo de la Zona de Conectividad, Luis Garza Suárez y su familia, a fin de terminar con este litigio que sostienen por la disputa de las tierras (El Vergel) donde quedó asentada la aduana y que es lo que mantiene inamovible las negociaciones e intercambios comerciales, que de estar en funciones, generaría miles de empleos.

También se le preguntó sobre el futuro de esta aduana politécnica, la cual fue inaugurada el 29 de octubre del 2014, con una gran fiesta por el administrador general de Aduanas, Alejandro Chacón Domínguez, teniendo como testigos al entonces gobernador Jorge Herrera Caldera, al hoy exalcalde José Miguel Campillo y al exdiputado de la comisión de Desarrollo Económico y Turismo, Juan Ávalos Méndez, a lo que dijo, “es difícil vaticinar alguna fecha, pero lo que sí podemos decir, es que se requiere su pronta apertura, para que las naves especializadas en logística y en la distribución de mercancías en los mercados local, internacional y nacionalmente, comiencen a entrelazarse y dar resultados económicos, además de que esto traería consigo una estabilidad para todos los sectores tanto comercial como industrial”.

La aduana está asentada en 34 de 280 hectáreas en disputa por la familia de Luis Suárez Garza, ya que el resto de terreno sería dedicado para la instalación de industrias ligeras, lo que no ha sucedido por el problema legal que sigue en tribunales.

Puede leer también: Primer semestre, positivo para el sector inmobiliario

Villalobos Máynez comentó que esta aduana se habrá de convertir, luego que funcione, en una función clave para la competitividad empresarial y ofrecer a los clientes calidad de servicio, con una estructura de costos fáciles, “pero como hemos visto, el litigio la mantiene aún sin actividad, porque así lo dictan los tribunales, pese a que su construcción quedó asentada en el Diario Oficial de la Federación en el 2010”.

¿Entonces sigue convertida en un elefante blanco?
“Hay que aceptarlo, no se mantiene una actividad acorde al ritmo y la dinámica que el Estado y Municipio queremos, cierto, hay planeación, pero sin resultados aún y claro que esto genera incertidumbre, pues esto podría dar, insisto, miles de empleos”.

“Pudiera posteriormente generarse una viabilidad técnica y financiera para potenciar a los clientes, operadores y proveedores y es por ello que necesitamos que comience a funcionar, de ahí las negociaciones que han emprendido ambos gobiernos al frente del mandatario estatal, José Aispuro Torres y de la alcaldesa Leticia Herrera Ale, de lo contrario seguiremos sin actividad”, aseveró Villalobos Máynez.

Si recordamos, esta aduana fue anunciado como detonante de desarrollo económico en uno de los puntos más importantes del norte del país, como es Gómez Palacio y, a la vez, ser complemento de una zona conectividad que daría movilidad comercial en la tan sonada supercarretera Durango-Mazatlán, hoy tan deteriorada y olvidada.

Nació a iniciativa del gobierno de Jorge Herrera para fortalecer cuestiones de logística y para que en costo fuera más efectiva, porque ayudará en la promoción de Durango y sus municipios en insumos y productos.

Herrera Caldera dijo en su momento que esto se uniría al Arco Norte, una vialidad que converge con el libramiento rumbo al Vergel e incluso entroncar con Matamoros, por el lado de Coahuila, pero como se observa, la aduana sigue convertida en un “elefante blanco”.

En este sentido, Villalobos Máynez dijo que solo esperan que el litigio llegue a su fin y con ello reanudar los programas y proyectos, con la confianza de que funcione en inversión y generación de empleos, que es el objetivo también de la zona de conectividad.

De acuerdo a datos rebuscados, la empresa Nogavi (Nora Garza Villarreal) y los hermanos Garza Suárez, continúan defendiendo cada quien su patrimonio que dejó el fallecido Don Santiago Garza.

“Ojala que este proyecto que tiene como principal objetivo el ordenamiento de mercancías y lograr trámites mayormente fáciles, se destrabe, para regularizar este servicio y comenzar a gozar de sus bondades”, dijo al respecto el director de Desarrollo Económico.