/ sábado 22 de junio de 2019

Mercado de las flores registra bajas ventas, pero no es el único problema

Las ganancias no alcanzan para surtir por lo que recurren a los altos precios de mayoreo local

Actualmente, Iván Eduardo Acosta Galarza, comerciante por casi 10 años en el mercado de las flores, se enfrenta a los altos precios en la flor que ofrecen los distribuidores mayoristas locales, pues las ganancias no alcanzan para ir a surtir a la Ciudad de México.

Acosta Galarza señaló que las ventas están muy bajas, pero es porque desde hace dos semanas incrementó el precio de la flor, y con eso la gente la piensa más para comprar, pues la docena de rosas actualmente la venden a 200 pesos.

En esta temporada de graduaciones abusan los de mayoreo, pues saben que no tenemos para ir a la Ciudad de México y tenemos que ir con ellos

Iván Eduardo Acosta Galarza, comerciante por casi 10 años en el mercado de las flores

Puntualizó que el principal problema es que los distribuidores mayoristas locales aumentan muchos los precios, pues en la Ciudad de México 24 rosas las compran en alrededor de 70 pesos y ellos las venden, actualmente, en 150 pesos.

Iván Eduardo Acosta Galarza, dueño de la florería Acosta. /Avril Castro

Le recomendamos leer también:

Otro de los problemas que enfrentan los vendedores de flores, en esta temporada, es que el calor provoca que se marchiten más pronto y en la mayoría de los casos se echa a perder.

En lo que respecta a las ventas del día del padre y por graduaciones las ventas van por debajo de lo esperado, con una baja de hasta 50 por ciento, situación que ha repercutido en sus ingresos, pues aparte de surtir, debe pagar renta, luz y el pago de los empleados.

Actualmente, Iván Eduardo Acosta Galarza, comerciante por casi 10 años en el mercado de las flores, se enfrenta a los altos precios en la flor que ofrecen los distribuidores mayoristas locales, pues las ganancias no alcanzan para ir a surtir a la Ciudad de México.

Acosta Galarza señaló que las ventas están muy bajas, pero es porque desde hace dos semanas incrementó el precio de la flor, y con eso la gente la piensa más para comprar, pues la docena de rosas actualmente la venden a 200 pesos.

En esta temporada de graduaciones abusan los de mayoreo, pues saben que no tenemos para ir a la Ciudad de México y tenemos que ir con ellos

Iván Eduardo Acosta Galarza, comerciante por casi 10 años en el mercado de las flores

Puntualizó que el principal problema es que los distribuidores mayoristas locales aumentan muchos los precios, pues en la Ciudad de México 24 rosas las compran en alrededor de 70 pesos y ellos las venden, actualmente, en 150 pesos.

Iván Eduardo Acosta Galarza, dueño de la florería Acosta. /Avril Castro

Le recomendamos leer también:

Otro de los problemas que enfrentan los vendedores de flores, en esta temporada, es que el calor provoca que se marchiten más pronto y en la mayoría de los casos se echa a perder.

En lo que respecta a las ventas del día del padre y por graduaciones las ventas van por debajo de lo esperado, con una baja de hasta 50 por ciento, situación que ha repercutido en sus ingresos, pues aparte de surtir, debe pagar renta, luz y el pago de los empleados.

Torreón

Más de mil autos en Caravana Anti-AMLO en La Laguna

Se suman a protesta nacional para exigir la renuncia del presidente de la república

Torreón

Con limpieza intensiva, mejora la imagen del bulevar Río Nazas

Se retiraron en una primera etapa 10 toneladas de basura

Local

Logra Coahuila importante reducción en incidencia delictiva

Registra baja en robos e incremento en acciones contra narcomenudeo

Mundo

Reabren Torre de Pisa en Italia tras cierre por Covid-19

Podrán acceder sólo 15 personas cada vez y llevarán un dispositivo que permitirá garantizar la distancia de seguridad de un metro entre los visitantes

Cd. Lerdo

Listos 140 negocios de Empresarios Lerdeses para reactivación económica

Continuará aplicando las medidas preventivas en contra de la pandemia por el Covid-19

Cultura

Recomiendan ‘¿Pippiloteca?’, una maravillosa biblioteca

De la autoría de Lorenz Pauli y con ilustraciones de Kathrin Schärer