/ lunes 7 de junio de 2021

Mi hija solamente se defendió, estaba defendiendo su vida: Rosa María

A Brenda la están culpando de homicidio calificado en grado de tentativa por haberse defendido de su agresor

El domingo 16 de mayo fue un día que cambió por completo las vidas de Rosa María Muñoz Pérez y su hija Brenda Estefanía Montelongo Muñoz.

Rosa María tiene más de 16 años trabajando como gerente de cajas de una tienda de autoservicio en Gómez Palacio, Durango; contó que ese domingo salió de trabajar y llegó a su casa pasadas las 18:30 de la tarde, la angustia le invadió el pecho y los latidos de su corazón se aceleraron sin parar, había alrededor de ocho patrullas en toda la calle.

“¿Qué está pasando?, yo aquí vivo, ¿qué pasa?, ¿dónde está mi hija?”, desesperada preguntó Rosa a los agentes que entraban y salían de su casa, un policía le dijo que había alguien herido, su primer pensamiento fue Brenda, pero no, era el ex novio de la joven.

A Brenda ya la tenían en una de las patrullas esposada, Rosa comenzó a sentir mucha desesperación al no ver a su hija por ninguna parte, mientras un policía le decía que iban a trasladarla al antiguo CERESO para que rindiera su declaración.

Rosa estaba en shock, asustada y no reaccionaba. Después, como pudo, le habló por teléfono a su hermana San Juana Muñoz Pérez quien la contactó con un licenciado, dos horas después se fueron a la vicefiscalía, donde se supone que llevarían a la joven, pero no fue así.

“Me dirijo a la vicefiscalía, llego y pregunto por mi hija pero me dicen que no está”, dijo Rosa. En ese momento comenzó a desesperarse, lo único que quería era ver a su hija, saber cómo estaba y qué fue lo que había ocurrido en su casa.

Fue al antiguo CERESO para buscar a su hija, lugar donde los policías le dijeron que la llevarían, pero Brenda tampoco estaba ahí, por lo que regresó a las oficinas de la vicefiscalía, por fortuna ella ya se encontraba en el lugar.

Rosa María Muñoz Pérez busca justicia para su hija Brenda. / Foto: Nayeli Solorio | El Sol de La Laguna

“Cuando ya me permiten verla, llego, la veo y le pregunto qué le pasó, ella estaba golpeada, me comenta que el muchacho que era su ex novio se brincó y se metió, me la golpeó y como cualquier persona se tiene que defender al ver en peligro su vida”, contó Rosa.

El ex novio entró a la casa por la puerta del patio, trató de hablar con ella, pero en ese momento escuchó a dos amigos de Brenda que le gritaron afuera de su vivienda y el joven de 20 años tomó a la chica del cuello y le tapó la boca para posteriormente, llevarla a su cuarto.

Los amigos que fueron a buscarla pensaron que ella no estaba y se fueron, no pudieron ayudarla, “ella por defenderse toma un cuchillo, porque momentos antes se estaba comiendo una manzana, toma el cuchillo, ella al momento que lo hizo se asustó y le brindó auxilio”, explicó la señora Muñoz Pérez, Brenda le hizo una herida de cinco centímetros en el costado izquierdo.

“Como ella no tiene teléfono le pidió el suyo para pedir ayuda a lo cual él le dijo: ‘no, déjame desangrarme’, después de insistir, accedió para que Brenda hablara al 911, ella hace la llamada”, resaltó Rosa María, los primeros en llegar al domicilio fue la policía antes que la ambulancia que se había solicitado.

Así fue como Brenda le contó la historia a su madre; llegaron los policías, ella les abre la puerta, se meten y ven al muchacho, llega la ambulancia, se lo llevan y a ella se la llevan detenida.

Crescencio Zaldívar, es el nombre del bogado que llevó su caso en un principio, el 17 de mayo, un día después quedaron de verse en la vice fiscalía, donde él estuvo con Brenda al momento de que le tomaron su declaración.

Rosa ya no vio a su hija ese día, el abogado fue el único que estuvo con Brenda, “no se preocupe, es cuestión de horas, aún no hay denuncia”, fue lo que les dijo Crescencio Zaldívar, no hizo nada más que decirle que le llevara comida y cena a su hija y que se verían hasta el otro día.

Expuso que “desgraciadamente no hizo nada y yo por mi falta de información me confié en él, nos decía que el delito no era grave, que el hombre se había metido en mi casa, invadió mi propiedad”.

“Realmente no hizo nada, él lo único que logró fue hundírmela, hizo que manejaran el asunto como violencia intrafamiliar cuando fue todo lo contrario, él me la aconsejó mal”, expresó Rosa.

A Brenda la están culpando de homicidio calificado en grado de tentativa por lo sucedido en su domicilio, al ver que su hija iba a pisar el CERESO y que ya estaba desesperada por las anomalías en las acciones de su abogado decidió buscar a otro y es ahora una licenciada.

“Omitieron que mi hija tenía lesiones, no presentaron el dictamen del médico legista, se están basando en la versión que él está dando” señaló, además contó que el joven dice que ella lo citó para regresar con él, pero después de pelear por unos mensajes, Brenda lo apuñaló.

La madre resaltó que su hija solamente se defendió, estaba defendiendo su vida, “¿por qué están creyendo en la versión de él?”, dijo Rosa, ya tenían dos meses de estar separados después de una relación de casi un año, donde él la golpeaba, era muy agresivo y después de terminar la seguía buscando y rondando por su casa.

Entre lágrimas la señora Rosa expresó que está desesperada porque desde el 19 de mayo no sabe nada de su hija, fecha en que fue trasladada al cereso de Durango capital, “yo no sé cómo está ella, no tengo contacto ni comunicación con ella”, dijo.

Un dolor que pide a gritos justicia y ayuda es lo que siente Rosa María, “estoy mal, solo Dios sabe cómo ando, en ningún momento se me quita de la mente mi hija, porque cuando menos quisiera saber cómo está, pero no tengo noticias de ella, Dios es muy grande y me da fuerzas para seguir adelante, solo por mi hija”, manifestó.

El domingo 16 de mayo fue un día que cambió por completo las vidas de Rosa María Muñoz Pérez y su hija Brenda Estefanía Montelongo Muñoz.

Rosa María tiene más de 16 años trabajando como gerente de cajas de una tienda de autoservicio en Gómez Palacio, Durango; contó que ese domingo salió de trabajar y llegó a su casa pasadas las 18:30 de la tarde, la angustia le invadió el pecho y los latidos de su corazón se aceleraron sin parar, había alrededor de ocho patrullas en toda la calle.

“¿Qué está pasando?, yo aquí vivo, ¿qué pasa?, ¿dónde está mi hija?”, desesperada preguntó Rosa a los agentes que entraban y salían de su casa, un policía le dijo que había alguien herido, su primer pensamiento fue Brenda, pero no, era el ex novio de la joven.

A Brenda ya la tenían en una de las patrullas esposada, Rosa comenzó a sentir mucha desesperación al no ver a su hija por ninguna parte, mientras un policía le decía que iban a trasladarla al antiguo CERESO para que rindiera su declaración.

Rosa estaba en shock, asustada y no reaccionaba. Después, como pudo, le habló por teléfono a su hermana San Juana Muñoz Pérez quien la contactó con un licenciado, dos horas después se fueron a la vicefiscalía, donde se supone que llevarían a la joven, pero no fue así.

“Me dirijo a la vicefiscalía, llego y pregunto por mi hija pero me dicen que no está”, dijo Rosa. En ese momento comenzó a desesperarse, lo único que quería era ver a su hija, saber cómo estaba y qué fue lo que había ocurrido en su casa.

Fue al antiguo CERESO para buscar a su hija, lugar donde los policías le dijeron que la llevarían, pero Brenda tampoco estaba ahí, por lo que regresó a las oficinas de la vicefiscalía, por fortuna ella ya se encontraba en el lugar.

Rosa María Muñoz Pérez busca justicia para su hija Brenda. / Foto: Nayeli Solorio | El Sol de La Laguna

“Cuando ya me permiten verla, llego, la veo y le pregunto qué le pasó, ella estaba golpeada, me comenta que el muchacho que era su ex novio se brincó y se metió, me la golpeó y como cualquier persona se tiene que defender al ver en peligro su vida”, contó Rosa.

El ex novio entró a la casa por la puerta del patio, trató de hablar con ella, pero en ese momento escuchó a dos amigos de Brenda que le gritaron afuera de su vivienda y el joven de 20 años tomó a la chica del cuello y le tapó la boca para posteriormente, llevarla a su cuarto.

Los amigos que fueron a buscarla pensaron que ella no estaba y se fueron, no pudieron ayudarla, “ella por defenderse toma un cuchillo, porque momentos antes se estaba comiendo una manzana, toma el cuchillo, ella al momento que lo hizo se asustó y le brindó auxilio”, explicó la señora Muñoz Pérez, Brenda le hizo una herida de cinco centímetros en el costado izquierdo.

“Como ella no tiene teléfono le pidió el suyo para pedir ayuda a lo cual él le dijo: ‘no, déjame desangrarme’, después de insistir, accedió para que Brenda hablara al 911, ella hace la llamada”, resaltó Rosa María, los primeros en llegar al domicilio fue la policía antes que la ambulancia que se había solicitado.

Así fue como Brenda le contó la historia a su madre; llegaron los policías, ella les abre la puerta, se meten y ven al muchacho, llega la ambulancia, se lo llevan y a ella se la llevan detenida.

Crescencio Zaldívar, es el nombre del bogado que llevó su caso en un principio, el 17 de mayo, un día después quedaron de verse en la vice fiscalía, donde él estuvo con Brenda al momento de que le tomaron su declaración.

Rosa ya no vio a su hija ese día, el abogado fue el único que estuvo con Brenda, “no se preocupe, es cuestión de horas, aún no hay denuncia”, fue lo que les dijo Crescencio Zaldívar, no hizo nada más que decirle que le llevara comida y cena a su hija y que se verían hasta el otro día.

Expuso que “desgraciadamente no hizo nada y yo por mi falta de información me confié en él, nos decía que el delito no era grave, que el hombre se había metido en mi casa, invadió mi propiedad”.

“Realmente no hizo nada, él lo único que logró fue hundírmela, hizo que manejaran el asunto como violencia intrafamiliar cuando fue todo lo contrario, él me la aconsejó mal”, expresó Rosa.

A Brenda la están culpando de homicidio calificado en grado de tentativa por lo sucedido en su domicilio, al ver que su hija iba a pisar el CERESO y que ya estaba desesperada por las anomalías en las acciones de su abogado decidió buscar a otro y es ahora una licenciada.

“Omitieron que mi hija tenía lesiones, no presentaron el dictamen del médico legista, se están basando en la versión que él está dando” señaló, además contó que el joven dice que ella lo citó para regresar con él, pero después de pelear por unos mensajes, Brenda lo apuñaló.

La madre resaltó que su hija solamente se defendió, estaba defendiendo su vida, “¿por qué están creyendo en la versión de él?”, dijo Rosa, ya tenían dos meses de estar separados después de una relación de casi un año, donde él la golpeaba, era muy agresivo y después de terminar la seguía buscando y rondando por su casa.

Entre lágrimas la señora Rosa expresó que está desesperada porque desde el 19 de mayo no sabe nada de su hija, fecha en que fue trasladada al cereso de Durango capital, “yo no sé cómo está ella, no tengo contacto ni comunicación con ella”, dijo.

Un dolor que pide a gritos justicia y ayuda es lo que siente Rosa María, “estoy mal, solo Dios sabe cómo ando, en ningún momento se me quita de la mente mi hija, porque cuando menos quisiera saber cómo está, pero no tengo noticias de ella, Dios es muy grande y me da fuerzas para seguir adelante, solo por mi hija”, manifestó.

Local

Descubren a 194 aspirantes de la UAdeC haciendo trampa en examen

Las autoridades académicas señalaron que durante los exámenes no se debe de interactuar

Policiaca

Arrollan y matan a adulto mayor en Torreón

La víctima fue identificada como Don Apolinar

Local

Mejora Coahuila en el Ranking Nacional de Seguridad Pública

Resalta por menos homicidios, robo de vehículos, violaciones, secuestros y extorsiones

Local

Muere joven mujer de 22 años a causa de Covid en Torreón

El deceso de la joven se sumó a otros 17 a causa del Covid ocurridos en las últimas 24 horas en Coahuila

Torreón

Ante oposición de colonos, modifican planes a favor de la seguridad vial

Además de “ballenas”, habrá semáforos intermitentes en la Torreón-San Pedro

Policiaca

Bajan robos y homicidios en La Laguna

Presenta Fiscalía estadísticas ante empresarios

Policiaca

Migrantes mueren calcinados tras persecución policíaca

Un ciudadano americano también se vio involucrado en el accidente