/ jueves 9 de mayo de 2019

¡Abrázame en tus sueños!

Un buen trato debe ser de palabra y obra; la aspereza en la mano tarahumara

Gómez Palacio, Durango.- El olvido, el desdén y hasta el odio racial, no conoce límites geográficos y mucho menos, se ha encontrado la clave real, para cohesionar los grupos sociales, rechazando algunos al mismo tiempo, el valor intrínseco de las familias indígenas, de esos que son parte de la sociedad .

Mañana se celebra el Día de la Madre, tiempo de valorar la dignidad de quien tiene la dicha de tener hijos, de dejar atrás los defectos físicos y morales, pero no, la mayoría de nosotros, catalogamos de manera desagradable la presencia de las mujeres tarahumara, cuando son las que le dan valor a los grupos étnicos y son el ancla de la historia del México de ayer.

Los buenos modales y la forma de tratar a nuestros semejantes, ha quedado en el olvido, e insisto, la animadversión que le profesamos a estas mujeres que no hacen otra cosa que bajar de la sierra para subsistir, puede detener nuestra búsqueda a Dios, si es que creemos en El.

Son madres como muchas, tienen los mismos sentimientos, pero contrario a otras amas de casa afortunadas que mañana cenarán en el más fino restaurante; ellas también estarán ahí, pero buscando Korima (ayuda).

Habrá gestos adustos y descortesía, porque huelen mal “y sólo piden en lugar de trabajar”, pero sin oportunidades, estudio o falta de cultura, poco se puede hacer, y sí, porque vivimos en una sociedad inequitativa, que sólo busca lo material, olvidando ese amor que tanto predicó Cristo.

Le recomendamos leer también:

Palabras y más palabras adversas siempre existirán en contra de la mujer indígena, porque tiene una pequeña diferencia, pertenecer a la raza de bronce y porque no es producto y mucho menos está inmersa en la mercadotecnia, lo que hoy es necesario para que nos tomen en cuenta y ser parte de la famosa socialité, esa que enferma, pero que hiere y hiede igual.

Pero aún con sus manos ásperas, la mujer tarahumara sabe transmitir amor, fortaleza, comprensión y calor al pequeño que dejó encargado o al que trae dormido en el rebozo, simple y llanamente porque no hace falta tener cultura para ser madre.

Al igual que ellas, hay muchas madres olvidadas que deambulan en días borrosos viviendo de la caridad, pero eso sí, profesando un gran Dios de amor incondicional a pesar de la ingratitud de sus hijos y del entorno que les rodea.

El precio de la comodidad es inalcanzable para la mujer tarahumara, sin embargo, será bendecida siempre, de acuerdo a los cánones bíblicos por tener hijos, como lo son las que no han podido ser madres.

Que en este 10 de Mayo también sean incluidas, porque también son madres y tienen los mismos sentimientos

Muchos hemos olvidado que el buen trato consiste esencialmente, en conducirnos de palabra y obra, porque la mujer tarahumara también sabe ser el pilar o sostén de la familia, es un ser extraordinario por su creatividad y una hermosa combinación de la obra de Dios, no obstante, cada 10 de Mayo, son olvidadas.

Y ahí van, día a día cargando al más pequeño, quien requiere de cuando menos dos alimentos al día, rezando quizá en su regazo, Riosi onoyúame mi ku wira keni iyé, (Dios Padre te ayude madre mía).

La mujer indígena también es refugio de las penas de sus hijos y quien sabe a la vez mantener vivo el lazo familiar.

Mañana habrá algarabía, felicidad, regocijo y gastos al por mayor, cuando ellas sólo piden ternura y un poco de alegría de sus semejantes.

¿Se podrá?, preguntamos.

Y si así no fuese, no queda más que mandar una felicitación en cortas palabras de este puro y bello parlamento indígena:

Nijé mi sé karé, warú matétera va iyé, (yo te quiero mucho, muchísimas gracias ¡MAMÁ!).

A la vez, hacemos votos porque este 10 de Mayo y siempre, cese su hambre, pero sobre todo la violencia.

No obstante muchos aseguran, que para ellas, la vida vacía esa más dulce.

Gómez Palacio, Durango.- El olvido, el desdén y hasta el odio racial, no conoce límites geográficos y mucho menos, se ha encontrado la clave real, para cohesionar los grupos sociales, rechazando algunos al mismo tiempo, el valor intrínseco de las familias indígenas, de esos que son parte de la sociedad .

Mañana se celebra el Día de la Madre, tiempo de valorar la dignidad de quien tiene la dicha de tener hijos, de dejar atrás los defectos físicos y morales, pero no, la mayoría de nosotros, catalogamos de manera desagradable la presencia de las mujeres tarahumara, cuando son las que le dan valor a los grupos étnicos y son el ancla de la historia del México de ayer.

Los buenos modales y la forma de tratar a nuestros semejantes, ha quedado en el olvido, e insisto, la animadversión que le profesamos a estas mujeres que no hacen otra cosa que bajar de la sierra para subsistir, puede detener nuestra búsqueda a Dios, si es que creemos en El.

Son madres como muchas, tienen los mismos sentimientos, pero contrario a otras amas de casa afortunadas que mañana cenarán en el más fino restaurante; ellas también estarán ahí, pero buscando Korima (ayuda).

Habrá gestos adustos y descortesía, porque huelen mal “y sólo piden en lugar de trabajar”, pero sin oportunidades, estudio o falta de cultura, poco se puede hacer, y sí, porque vivimos en una sociedad inequitativa, que sólo busca lo material, olvidando ese amor que tanto predicó Cristo.

Le recomendamos leer también:

Palabras y más palabras adversas siempre existirán en contra de la mujer indígena, porque tiene una pequeña diferencia, pertenecer a la raza de bronce y porque no es producto y mucho menos está inmersa en la mercadotecnia, lo que hoy es necesario para que nos tomen en cuenta y ser parte de la famosa socialité, esa que enferma, pero que hiere y hiede igual.

Pero aún con sus manos ásperas, la mujer tarahumara sabe transmitir amor, fortaleza, comprensión y calor al pequeño que dejó encargado o al que trae dormido en el rebozo, simple y llanamente porque no hace falta tener cultura para ser madre.

Al igual que ellas, hay muchas madres olvidadas que deambulan en días borrosos viviendo de la caridad, pero eso sí, profesando un gran Dios de amor incondicional a pesar de la ingratitud de sus hijos y del entorno que les rodea.

El precio de la comodidad es inalcanzable para la mujer tarahumara, sin embargo, será bendecida siempre, de acuerdo a los cánones bíblicos por tener hijos, como lo son las que no han podido ser madres.

Que en este 10 de Mayo también sean incluidas, porque también son madres y tienen los mismos sentimientos

Muchos hemos olvidado que el buen trato consiste esencialmente, en conducirnos de palabra y obra, porque la mujer tarahumara también sabe ser el pilar o sostén de la familia, es un ser extraordinario por su creatividad y una hermosa combinación de la obra de Dios, no obstante, cada 10 de Mayo, son olvidadas.

Y ahí van, día a día cargando al más pequeño, quien requiere de cuando menos dos alimentos al día, rezando quizá en su regazo, Riosi onoyúame mi ku wira keni iyé, (Dios Padre te ayude madre mía).

La mujer indígena también es refugio de las penas de sus hijos y quien sabe a la vez mantener vivo el lazo familiar.

Mañana habrá algarabía, felicidad, regocijo y gastos al por mayor, cuando ellas sólo piden ternura y un poco de alegría de sus semejantes.

¿Se podrá?, preguntamos.

Y si así no fuese, no queda más que mandar una felicitación en cortas palabras de este puro y bello parlamento indígena:

Nijé mi sé karé, warú matétera va iyé, (yo te quiero mucho, muchísimas gracias ¡MAMÁ!).

A la vez, hacemos votos porque este 10 de Mayo y siempre, cese su hambre, pero sobre todo la violencia.

No obstante muchos aseguran, que para ellas, la vida vacía esa más dulce.

Local

Se pronostica un fin de semana frío en La Laguna

Se presentará un cielo completamente nublado

Sociedad

Emiten recomendaciones en México ante coronavirus asiático

El Cómite Nacional para la Vigilancia Epidemiológica afirma que no se registran casos en el país, pero emite recomendaciones para evitar el contagio.

Futbol

Conoce a Juan Ignacio Dinenno, el nuevo "goleador" por el que apostó Pumas

El argentino llegó hoy a la Ciudad de México para presentarse con el club de la UNAM

Local

Durango suma esfuerzos para el combate a la corrupción: Gobernador

Con intercambio de información, fortalecen investigaciones contra casos de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo

Local

No existe rezago legislativo en Comisión de Igualdad y Género

Se continúa trabajando a favor de las mujeres duranguenses: Ali Gamboa