imagotipo

Desde hace 11 años no se perfora pozo alguno en los ejidos: Luis Wiley

  • César Acosta Amaya
  • en Local

Gómez Palacio, Durango.- El gasto de agua a razón de 275 litros por segundo para 108 ejidos, se puede considerar como normal, sin embargo, las altas temperaturas también afectan en el campo, por lo que en futuro se buscará fortalecer el aforo, ahora que el Sideapa Rural trabaja con números negros y con una administración saludable, gracias al apoyo de la alcaldesa Leticia Herrera Ale.

Luis Wiley Saade, director de Sideapa Rural, dijo además, que con tandeos en el suministro y en solo dos poblaciones llevándola en pipas, se ha logrado solventar las necesidades de agua potable en las 108 comunidades ejidales de este municipio.

Sin embargo recordó, que un factor que ha limitado el poder cubrir al cien por ciento el abasto, es que en administraciones pasadas no se invertía ni en los mantenimientos que requieren los pozos para estar en condiciones operables, y en once años no ha hecho una sola nueva perforación, lo que dimensiona el grado de irresponsabilidad.

Luis Wiley Saade, director del SIDEAPA Rural en Gómez Palacio.

Luis Wiley Saade, director del SIDEAPA Rural en Gómez Palacio.

En cambio, a diez meses en que asumió la administración la alcaldesa Leticia Herrera Ale, se tiene el total respaldo económico y en la toma de decisiones para ir solucionando esta escasez, de ahí que a la fecha se tiene un gasto de los 257 a los 275 litros por segundo, el cual es bueno.

Esto ha sido posible gracias a los mantenimientos puntuales que se han aplicado a 8 de los 13 pozos que tienen en operación en el medio rural, de ahí que están a la espera de poderlo hacer en el resto del año para eficientar más el aforo del vital líquido.

Y en cuanto a operaciones en los pozos y bombas, comentó: “Cabe la posibilidad de que el mantenimiento al resto de los equipos se ejerza en otoño, para tratar de evitar paros en esta temporada que es cuando más demanda tenemos de agua”.
El funcionario también estimó que son acaso dos comunidades a las que se ven obligados a llevar el agua en pipas y eso por la distancia en que están ubicadas, pero en el resto de los 106 ejidos se hace llegar el suministro a través de la red.
Citó que en el caso del sistema rural, el llevar agua a estas comunidades se convierte más en un servicio social del Municipio, toda vez que por las condiciones socioeconómicas de los ejidos los usuarios no pueden cumplir en tiempo y forma con el pago de sus cuotas.

Puede leer también: En noviembre podría quedar listo el Centro Oncológico de Coahuila

Wiley Saade manifestó que los costos de las tarifas eléctricas han sufrido un incremento del 77 por ciento y eso no se pude trasladar a los usuarios, aunque hizo un llamado a la población para que en la medida de sus posibilidades cumplan con el pago de sus cuotas para con ello solventar al menos los mantenimientos.
Finalmente, expuso que a diferencia de la zona urbana, en el sector rural las cuotas por el pago del servicio son mínimas, pues son 3×1 más bajas y eso debe crear consciencia entre los usuarios para devolverle al SIDEAPAR al menos lo que se invierte en conservar operando los equipos.