/ viernes 23 de abril de 2021

Aprendes más de lo que enseñas: Paola Picasso

Rendirse jamás estuvo en su vocabulario, “el trabajo de un docente se basa en lo que eres capaz de hacer por los niños”

Ser educadora es enseñar y no solo materias, sino también valores, descubrir infinidad cosas porque de los niños aprendes de todo, es aprender más de lo que enseñas, así lo describió Paola Picasso García, una joven de 23 años de edad que en sus cuatro años de trabajar en esta vocación expresó que es lo mejor que le ha podido pasar hasta ahorita y es algo que quiere seguir descubriendo en los próximos años.

Ser educadora en tiempos de pandemia ha sido muy difícil, expresó Paola, antes era ir a la escuela, dar clases dentro de un aula, con un horario en especifico y ahora les tocó estar encerrados, “tengo alumnos que no he visto desde marzo del 2020 y algunos ni siquiera he podido verlos por video-llamada”.

Los cambios llegaron de un día para otro, Paola tuvo que modificar completamente su estilo de vida, como todos en el mundo, “interrumpí actividades en mi casa para poder conectarme a dar mis clases, que no hubiera ruido, interferencia, que el internet no falle y si pasa, solucionarlo rápido, ha sido difícil en todos los sentidos”.

No ha sido fácil, pero tampoco imposible, manifestó que, es una modalidad que a todos les ha enseñado cosas nuevas, que quizá ya se vayan a quedar para siempre, sobre todo el que los estudiantes desde pequeños aprendieran a utilizar la tecnología correctamente.

Su experiencia con los niños ha sido muy grata, exclamó “soy una maestra súper apegada a sus alumnos y mis alumnos a mi, entonces ha sido difícil no tener esta parte de poder vernos y escucharnos en persona, pero esto no ha impedido que les enseñe”.

Miss Paola es una maestra que utiliza un método totalmente lúdico, “a mi me gustaba mucho la libertad que el salón te brinda”, explicó, que los ponía a trabajar en equipos, sentarse en el piso, cambiarse de lugar, estudiar en el patio; actividades que ayudaban a que el niño estuviera relajado y disfrutara de las dos horas y media diarias que tenía antes.

Por parte de los padres de familia el apoyo ha sido incondicional, con emoción la maestra contó que una de los momentos donde lo sintió más fue cuando su madre enferma de Covid-19 y todos juntos formaron una red completa para salir adelante, “yo creo que de eso se trata parte de la educación, que se haga una buena mancuerna con los papás, porque al final de cuentas tu como docente los necesitas y ellos como papás te necesitan a ti”.

Rendirse jamás estuvo en su vocabulario, “no pensé en rendirme porque estoy segura que el trabajo de un docente se basa en lo que eres capaz de hacer por los niños, por tu trabajo y en tu vocación”, señaló que para ella no hay nada que valga más la pena que escucharlos reír, saber que aprendieron y que comparten con ella parte de su vida.

“Mis niños mis alumnos son mi todo”, ha sido difícil recalcó, pero cuando más se sentía decaída se daba cuenta que valía la pena continuar por ellos, porque ahí estarían esperando su clase.

Trabajar la paciencia fue un doble esfuerzo que tuvo que hacer, una de las capacidades que descubrió durante este tiempo fue la habilidad de aprender a usar Zoom, Classroom o diferentes herramientas que no se usaban normalmente.

Este 21 de abril fue el día de la educadora y fue totalmente diferente, “quizá si hubiéramos estado en el colegio hubiera sido muy divertido, muy bonito y le hubiera dado sentido a lo que se celebra, claro que me llegaron mensajes de felicitación, pero no es lo mismo si no estás con tus pequeños”, hizo hincapié.

La felicitación de el año pasado y de este ciclo escolar también va para los papás y los maestros, pero el premio también es para los niños, y es que resalto que nunca se ha puesto a pensar como los niños han estado aguantando todo lo que ha estado pasando y lo hacen tan bien y se los aplaude.

Durante su tiempo como docente ha dado clases primero, tercero y cuarto grado de primaria, además de tercer grado de preescolar, “es un trabajo súper bonito y súper divertido; sin duda, preescolar y primaria son mis grados, empecé con grupos de 27 niños y me quedé con seis debido a la pandemia”, contó Picasso García.

Estos últimos días han sido nostálgicos, platicó, pues ya empieza a hablarse sobre el regreso a clases, donde le tocará despedirse de algunos de sus alumnos, los días avanzan y las unidades se terminan, “todos mis alumnos tienen un espacio en mi corazón y sé que yo les he dejado una huellita”.

La escuela es como su segundo hogar, el aula su lugar seguro y sus alumnos y compañeras su segunda familia.

Lo primero que hará al regresar a clases presenciales es abrazar a sus alumnos, conocer a los nuevos, decirles que esperaba mucho ese momento; “me gustaría saber que ya no hay malas noticias, que a pesar de que se nos nubló un tiempo al final de cuentas salió el sol para todos”

Dato extra:

  • Comenzó dando clases a 27 niños y por la pandemia si grupo se redujo a 6

Ser educadora es enseñar y no solo materias, sino también valores, descubrir infinidad cosas porque de los niños aprendes de todo, es aprender más de lo que enseñas, así lo describió Paola Picasso García, una joven de 23 años de edad que en sus cuatro años de trabajar en esta vocación expresó que es lo mejor que le ha podido pasar hasta ahorita y es algo que quiere seguir descubriendo en los próximos años.

Ser educadora en tiempos de pandemia ha sido muy difícil, expresó Paola, antes era ir a la escuela, dar clases dentro de un aula, con un horario en especifico y ahora les tocó estar encerrados, “tengo alumnos que no he visto desde marzo del 2020 y algunos ni siquiera he podido verlos por video-llamada”.

Los cambios llegaron de un día para otro, Paola tuvo que modificar completamente su estilo de vida, como todos en el mundo, “interrumpí actividades en mi casa para poder conectarme a dar mis clases, que no hubiera ruido, interferencia, que el internet no falle y si pasa, solucionarlo rápido, ha sido difícil en todos los sentidos”.

No ha sido fácil, pero tampoco imposible, manifestó que, es una modalidad que a todos les ha enseñado cosas nuevas, que quizá ya se vayan a quedar para siempre, sobre todo el que los estudiantes desde pequeños aprendieran a utilizar la tecnología correctamente.

Su experiencia con los niños ha sido muy grata, exclamó “soy una maestra súper apegada a sus alumnos y mis alumnos a mi, entonces ha sido difícil no tener esta parte de poder vernos y escucharnos en persona, pero esto no ha impedido que les enseñe”.

Miss Paola es una maestra que utiliza un método totalmente lúdico, “a mi me gustaba mucho la libertad que el salón te brinda”, explicó, que los ponía a trabajar en equipos, sentarse en el piso, cambiarse de lugar, estudiar en el patio; actividades que ayudaban a que el niño estuviera relajado y disfrutara de las dos horas y media diarias que tenía antes.

Por parte de los padres de familia el apoyo ha sido incondicional, con emoción la maestra contó que una de los momentos donde lo sintió más fue cuando su madre enferma de Covid-19 y todos juntos formaron una red completa para salir adelante, “yo creo que de eso se trata parte de la educación, que se haga una buena mancuerna con los papás, porque al final de cuentas tu como docente los necesitas y ellos como papás te necesitan a ti”.

Rendirse jamás estuvo en su vocabulario, “no pensé en rendirme porque estoy segura que el trabajo de un docente se basa en lo que eres capaz de hacer por los niños, por tu trabajo y en tu vocación”, señaló que para ella no hay nada que valga más la pena que escucharlos reír, saber que aprendieron y que comparten con ella parte de su vida.

“Mis niños mis alumnos son mi todo”, ha sido difícil recalcó, pero cuando más se sentía decaída se daba cuenta que valía la pena continuar por ellos, porque ahí estarían esperando su clase.

Trabajar la paciencia fue un doble esfuerzo que tuvo que hacer, una de las capacidades que descubrió durante este tiempo fue la habilidad de aprender a usar Zoom, Classroom o diferentes herramientas que no se usaban normalmente.

Este 21 de abril fue el día de la educadora y fue totalmente diferente, “quizá si hubiéramos estado en el colegio hubiera sido muy divertido, muy bonito y le hubiera dado sentido a lo que se celebra, claro que me llegaron mensajes de felicitación, pero no es lo mismo si no estás con tus pequeños”, hizo hincapié.

La felicitación de el año pasado y de este ciclo escolar también va para los papás y los maestros, pero el premio también es para los niños, y es que resalto que nunca se ha puesto a pensar como los niños han estado aguantando todo lo que ha estado pasando y lo hacen tan bien y se los aplaude.

Durante su tiempo como docente ha dado clases primero, tercero y cuarto grado de primaria, además de tercer grado de preescolar, “es un trabajo súper bonito y súper divertido; sin duda, preescolar y primaria son mis grados, empecé con grupos de 27 niños y me quedé con seis debido a la pandemia”, contó Picasso García.

Estos últimos días han sido nostálgicos, platicó, pues ya empieza a hablarse sobre el regreso a clases, donde le tocará despedirse de algunos de sus alumnos, los días avanzan y las unidades se terminan, “todos mis alumnos tienen un espacio en mi corazón y sé que yo les he dejado una huellita”.

La escuela es como su segundo hogar, el aula su lugar seguro y sus alumnos y compañeras su segunda familia.

Lo primero que hará al regresar a clases presenciales es abrazar a sus alumnos, conocer a los nuevos, decirles que esperaba mucho ese momento; “me gustaría saber que ya no hay malas noticias, que a pesar de que se nos nubló un tiempo al final de cuentas salió el sol para todos”

Dato extra:

  • Comenzó dando clases a 27 niños y por la pandemia si grupo se redujo a 6

Torreón

Nuevo pozo de agua en Torreón, detenido por falta de contrato con CFE

SIMAS Rural realizó el trámite correspondiente desde hace dos meses

Local

Durango con mayor avance en vacunación

Se han inmunizado 416 mil 645 personas contra Covid-19

Gossip

"Buscamos mostrar el talento de la comunidad"; Drag queens hacen arte y activismo

Tres drag queens profesionales comparten cómo ha sido su camino en un ámbito cada vez más amplio tanto en TV como en redes sociales y shows en vivo

Moda

Junio es el mes del Pride y las marcas se unen a la celebración

Junio es el mes del Pride y las marcas se unen a la celebración con el lanzamiento de colecciones especiales 

Gossip

Llevan historia de Julián Herbert al teatro

Juan Sánchez y Belén Aguilar presentan una trama de autoconocimiento

Gossip

Festival de San Sebastián a favor de la equidad de género

Premiarán a la mejor interpretación tanto para hombre como para mujer en una sola categoría

Sociedad

Uno de cada cinco mexicanos carece de servicios de salud

Entre los años 2015 y 2020 disminuyó la cobertura de salud, periodo que coincide con la creación del Insabi

Finanzas

El Estado frena a las Sofomes, dice Enrique Presburguer

Las políticas para regular a estas instituciones no incluyen incentivos para competir con la banca