imagotipo

Alcoholismo, cuarta causa de muerte en México: OMS

  • Beatriz Ana Silva Mondragón
  • en Local

Torreón, Coahuila.- El alcoholismo en adolescentes y jóvenes se está convirtiendo en un problema de salud pública, al ubicarse como la cuarta causa de mortalidad en México con 8.4 por ciento, al relacionarse de manera directa con muerte por cirrosis hepática, lesiones intencionales o no intencionales, homicidios y accidentes en vehículos automotores, y en Torreón, son los jóvenes entre 17 y 27 años quienes más se enfrentan a esta problemática, así lo indicó Rafael Mora Garza, director del Centro de Integración Juvenil (CIJ) de Torreón.

Según datos del OMS, el número de adolescentes dependientes del alcohol se incrementó de 2.1 a 4.1 por ciento, acortándose la brecha entre hombres y mujeres, aunque en los primeros se duplicó y en los segundos se triplicó.

El índice de uso peligroso de consumo de alcohol, precisó, es de 4 para México contra 2 de la Unión Americana y 3 en promedio en América Latina, debido a la accesibilidad que tienen los jóvenes a las bebidas alcohólicas a partir de una edad promedio de 13.6 años.

Según datos del OMS, el número de adolescentes dependientes del alcohol se incrementó de 2.1 a 4.1 por cuento.

Según datos del OMS, el número de adolescentes dependientes del alcohol se incrementó de 2.1 a 4.1 por cuento.

Mora Garza precisó que el consumo de alcohol antes de los 18 años provoca que se incremente en cinco veces la posibilidad de que un adolescente se vuelva adicto, respecto a si lo hace a los 20 años.

Mencionó que otro problema son las ventas de bebidas adulteradas, principalmente tequila y ron, aunque en fechas recientes se han sumado el coñac y el whisky.

Puede interesarle también: Para revisar avances, empresarios supervisan obras del ISN

Indicó que las fiestas son propicias para que los jóvenes se adentren mayormente al consumo de bebidas alcohólicas, lo que deja graves repercusiones en la sociedad, como accidentes fatales y con ello pérdidas humanas.

Finalmente, dijo que la personalidad y los principales acontecimientos vividos en la infancia determinan si un adolescentes seguirá el camino de las borracheras o de la sobriedad.