/ jueves 9 de abril de 2020

OPEP+ aplaza decisión sobre recorte de crudo a la espera de México

Tras once horas de negociaciones vía videoconferencia, las partes no pudieron llegar a un acuerdo

La reunión ministerial de la alianza OPEP+ y otros productores de petróleo finalizó este viernes sin un acuerdo definitivo sobre el gran recorte de la producción de crudo que estaban negociando para estabilizar el mercado, después de que México se retirara de las negociaciones.

Tras once horas de negociaciones vía videoconferencia, "las partes no pudieron llegar a un acuerdo", señaló el Ministerio de Energía de Kazajistán en un comunicado, en el que indicó que "no pierde la esperanza de que en el futuro se llegue a un consenso sobre una reducción colectiva de la producción petrolera (...)".

Las conversaciones continuarán este mismo viernes, en el marco de la reunión del G20, y la alianza OPEP+ espera poder convencer aún a México para que se sume a un nuevo acuerdo de recorte, señalaron a su vez a Efe fuentes de una de las delegaciones que participaron en la reunión telemática.

La portavoz del Ministerio de Energía de Azerbaiyán, Zamina Alíeva, dijo por su parte a Efe que el proyecto de acuerdo, que prevé una reducción de 10 millones de barriles al día (mbd) será definitivo Si México acepta reducir en 400 mil barriles su producción de crudo.

"De otra manera, el acuerdo no entrará en vigor", señaló.

México se retiró de la reunión sin dar su consentimiento a un nuevo acuerdo.

Según la agencia rusa RIA Nóvosti, el problema fue la divergencia en las posturas en torno al nivel base de la reducción de la producción de crudo previsto para el país.

Según el proyecto de acuerdo al que tuvo acceso la agencia oficial TASS, Rusia y Arabia Saudí deben reducir su producción en 2.5 millones de barriles diarios a partes iguales desde un nivel de 11 millones de barriles.

De esta manera, en mayo y junio, la producción de estos dos gigantes petroleros deberá ser de 8,5 millones de barriles al día.

Los países de la alianza OPEP+ deben limitar su producción en 10 millones de barriles al día, desde 43,8 millones a 33,8 millones.

Para cada país que participa en el recorte, la producción debe disminuir en un 23 %.

El objetivo es mantener limitados los suministros durante dos años, aunque con ligeros aumentos escalonados: a partir del próximo 1 de julio y hasta el 31 de diciembre, el recorte de 10 mbd previsto para mayo y junio se rebaja a 8 mbd, y a 6 mbd entre el enero de 2021 hasta abril de 2022.

Los socios de la OPEP Venezuela, Irán y Libia permanecerán exonerados del compromiso de limitar sus extracciones debido a las caídas involuntarias que sufren sus actividades petroleras por diversas causas.

La reunión ministerial de la alianza OPEP+ y otros productores de petróleo finalizó este viernes sin un acuerdo definitivo sobre el gran recorte de la producción de crudo que estaban negociando para estabilizar el mercado, después de que México se retirara de las negociaciones.

Tras once horas de negociaciones vía videoconferencia, "las partes no pudieron llegar a un acuerdo", señaló el Ministerio de Energía de Kazajistán en un comunicado, en el que indicó que "no pierde la esperanza de que en el futuro se llegue a un consenso sobre una reducción colectiva de la producción petrolera (...)".

Las conversaciones continuarán este mismo viernes, en el marco de la reunión del G20, y la alianza OPEP+ espera poder convencer aún a México para que se sume a un nuevo acuerdo de recorte, señalaron a su vez a Efe fuentes de una de las delegaciones que participaron en la reunión telemática.

La portavoz del Ministerio de Energía de Azerbaiyán, Zamina Alíeva, dijo por su parte a Efe que el proyecto de acuerdo, que prevé una reducción de 10 millones de barriles al día (mbd) será definitivo Si México acepta reducir en 400 mil barriles su producción de crudo.

"De otra manera, el acuerdo no entrará en vigor", señaló.

México se retiró de la reunión sin dar su consentimiento a un nuevo acuerdo.

Según la agencia rusa RIA Nóvosti, el problema fue la divergencia en las posturas en torno al nivel base de la reducción de la producción de crudo previsto para el país.

Según el proyecto de acuerdo al que tuvo acceso la agencia oficial TASS, Rusia y Arabia Saudí deben reducir su producción en 2.5 millones de barriles diarios a partes iguales desde un nivel de 11 millones de barriles.

De esta manera, en mayo y junio, la producción de estos dos gigantes petroleros deberá ser de 8,5 millones de barriles al día.

Los países de la alianza OPEP+ deben limitar su producción en 10 millones de barriles al día, desde 43,8 millones a 33,8 millones.

Para cada país que participa en el recorte, la producción debe disminuir en un 23 %.

El objetivo es mantener limitados los suministros durante dos años, aunque con ligeros aumentos escalonados: a partir del próximo 1 de julio y hasta el 31 de diciembre, el recorte de 10 mbd previsto para mayo y junio se rebaja a 8 mbd, y a 6 mbd entre el enero de 2021 hasta abril de 2022.

Los socios de la OPEP Venezuela, Irán y Libia permanecerán exonerados del compromiso de limitar sus extracciones debido a las caídas involuntarias que sufren sus actividades petroleras por diversas causas.

Torreón

Médicos de empresas recibirán protección contra el Covid-19

Se espera que sean considerados en la siguiente etapa de la vacunación: Canacintra

Torreón

Inicia operativo de ordenamiento vial junto al mercado Alianza

Se busca evitar embotellamientos de tránsito y prevenir accidentes: Alejandro Gutiérrez

Torreón

Destaca Torreón por justicia social por ciclovías

El cuatro por ciento de la población usa la bici a diario

Torreón

Destaca Torreón por justicia social por ciclovías

El cuatro por ciento de la población usa la bici a diario

Local

Panorama para los apicultores laguneros no es el mejor en este 2021

Además, sigue la afectación por bajos precios en el mercado nacional

Política

Contralores ya no serán designados por alcaldes

Entrará en vigor la nueva política estatal anticorrupción

Mundo

Trump, turbio camino al 2024 al comenzar juicio político en febrero

El segundo juicio político contra el expresidente de EU es el comienzo de una serie de problemas legales