/ jueves 14 de noviembre de 2019

Dos historias, dos amputaciones, una razón: la diabetes

Día Mundial de la Concientización; enfermedad que en la mayoría de los casos es prevenible, no tratarla conduce a graves complicaciones

“Es culpa de uno mismo por no cuidarse”, confesó el señor Sergio Reyes de la Torre, a quien le detectaron la enfermedad a los 35 años, en ese momento hizo caso omiso a los cuidados en la alimentación, no respetaba las indicaciones médicas y dejó de tomar el medicamento, nueve años después, por una complicación fue sometido a una amputación de la pierna derecha.

Empezó a tomar medicamentos pero los dejó, prefirió los remedios elaborados con plantas medicinales, pero Reyes de la Torre señaló que no es lo mismo, sí ayuda a sentirse mejor pero no sana por completo.

La alimentación de Sergio no cambió, tampoco comenzó a realizar actividad física, explicó que lo único que hizo fue bajar la cantidad, “si antes me comía cuatro gorditas de harina ahora me como dos”.

Hace tres años fue cuando Sergio Reyes comenzó a tener las primeras complicaciones, en el pie izquierdo le apareció una llaga dolorosa que por más que pasaba el tiempo no le cerraba, fueron alrededor de dos meses lo cuales permaneció en cama, es importante señalar que él no tomaba ningún medicamento.

Todo empieza desde la niñez, los padres premian a los hijos dándoles un dulce, galletas o papitas y es ahí donde se fomenta la mala alimentación. / Roberto Rodríguez Hernández

Tiempo después, entró a laborar en una empresa donde se desvelaba mucho, por lo que comenzó a tomas sodas, café y analgésicos en exceso, factores que él cree que le provocaron que los niveles de azúcar en la sangre se elevaran, ocasionando que en un pequeño callo en la planta del pie derecho se le hiciera un orificio que se le comenzó a infectar. Sin darse cuenta, su pie se siguió infectando, hasta que lo internaron por una intensa fiebre, durante un mes los médicos intentaron salvarle la extremidad, pero no se logró, el daño ya era grave.

Actualmente tiene 47 años de edad y vende campechanas a las afueras de una carnicería en Gómez Palacio, será en diciembre cuando se cumplan dos años cuando Sergio sufrió la necesaria amputación quirúrgica de su extremidad, situación de la que él ahora se reconoce como responsable.

En el caso de Luis Rogelio Ramírez Ortega de 62 años, la diabetes ya estaba en su sangre y él nunca se había dado cuenta, fue hasta que tuvo una grave infección que supo, estando en el hospital, comentó “una enfermera me regañó porque no les dije que padecía diabetes, pero yo no sentía que tenía la ‘azúcar’ y de ahí empezó mi calvario”.

“Nunca me imaginé que comer exceso de grasas, sodas, harinas, provocarían la diabetes”, manifestó Ramírez Ortega, explicó que pasó 11 años trabajando como cobrador en ranchos aledaños a la ciudad, durante ese tiempo, desayunaba y comía, carnitas y chicharrones, aparte de eso, dijo que su madre le preparaba la comida con manteca de puerco, fuera lo que fuera.

Luis Ramírez Ortega fue sometido a una amputación de pierna por complicaciones de la diabetes. / Debanhi de la Cruz

Fue a los cuarenta años cuando se dio cuenta que padecía diabetes, luego esa fuerte infección que sufrió, comenzó con el tratamiento, pero “me aburrió” y lo dejó, confesó Luis Rogelio, aún y cuando comenzó a perder la vista.

Hace tres años, una motocicleta lo arrolló y sufrió problemas en la pierna derecha, le realizaron varias operaciones porque los tornillos no sellaban, se salían de los huesos, luego de eso, la herida del talón no le cicatrizaba, esto, a consecuencia de la diabetes.

Duró 90 días internado en el hospital, desesperado buscó la opinión de un doctor en una clínica particular, quien le dijo que la herida ya estaba bastante extendida en el pie, incluso, le mencionó que ya tenía gusanos en la llaga, por lo que tuvieron que cortarle la pierna.

Ambos entrevistados son vecinos de la colonia Campillo Sáenz en Gómez Palacio. Al día de hoy coinciden que no seguir con el tratamiento conduce a graves complicaciones, sobretodo la mala alimentación, manifestaron que el andar en silla de ruedas es muy difícil, ya que sufren mucha discriminación, “quieres tomar un taxi y no se paran, nadie te ayuda”, confesó Sergio.

Actualmente Sergio Reyes vende campechanas y dulces de parras afuera de una carnicería. / Debanhi de la Cruz

Hicieron un exhorto a la ciudadanía a realizarse exámenes para revisar los niveles de azúcar en la sangre, sobretodo a las personas con diabetes, les recomendaron seguir al pie de la letra el tratamiento médico, tener buena alimentación y realizar ejercicio para no caer en complicaciones.

Desde 1991, por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de la Diabetes (FID), se creó el Día Mundial de la Diabetes, una campaña de concienciación global sobre la enfermedad, que se celebra cada 14 de noviembre.

La diabetes es una enfermedad que es prevenible en la mayoría de los casos, aún y cuando se tengan antecedentes familiares, lo manifestó así el doctor José Luis Machado Orozco, epidemiólogo del Hospital Universitario de Torreón, sin embargo, señaló que un gran número personas pueden contraer la enfermedad porque no tienen una buena cultura de la salud, sana alimentación, control de las emociones y ejercitación.

La enfermedad crónico-degenerativa que se caracteriza por la alteración de los azucares, las proteínas y las grases en la sangre, lo que conlleva a complicaciones de tipo agudo y crónico.

José Luis Machado Orozco, epidemiólogo del Hospital Universitario de Torreón. / Roberto Rodríguez Hernández

Machado Orozco explicó que las de tipo agudo puede ser un coma diabético, ya sea porque baja o sube drásticamente el azúcar en la sangre, por otra parte las de tipo crónico causa retinopatía diabéticas, problemas dentales, en el corazón, gastropatía y neuropatía diabéticas.

El experto señaló que la diabetes al igual que la hipertensión es un ‘enemigo silencioso’, puede que una persona tenga la enfermedad y no la sepa, aunque mencionó que los principales síntomas que algunos pueden tener son: perdida inexplicable de peso, fatiga fácil, ganas frecuentes de orinar, sed excesiva y hambre extrema.

Las condiciones que pueden propiciar la diabetes son en primer lugar, la herencia, el hecho de contar en la familia con un diabético ya es un factor de riesgo de padecer la enfermedad, por otra parte, están la mala alimentación, el sobre peso y el mal manejo de las emociones.

En esta última condición explicó el doctor, la angustia, el coraje, depresión, confluyen con los factores de riesgo antes mencionados y la enfermedad se expresa, por ejemplo, se escucha que dicen ‘A Don Juan le dio la diabetes desde que lo asaltaron’, aunque no fue precisamente por el ‘susto’, sino que él tenía sobrepeso, malos hábitos alimenticios y antecedentes familiares, en ese sentido, la emoción sería ‘la gota que derramó el vaso’.

Respecto a la medicación y al tratamiento, el doctor Manchado Orozco, dijo que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes lleva un tratamiento no farmacológico, es decir, que el paciente puede controlar su enfermedad a través de dos pilares fundamentales, que con la dieta y el ejercicio.

La diabetes es una enfermedad que permanecerá en la sangre de por vida, por lo que es importante seguir el tratamiento, aprender a ir de la mano

Gloria Viridiana García Martínez, gerente de Clínicas del Azúcar en Torreón

Le recomendamos leer también:


Sin embargo, manifestó que la mayoría de los pacientes no acata las dietas ni los ejercicios, en ese sentido, los doctores se ven obligados a prescribir medicamentos hipoglucemiantes o si es necesario administrar insulina.

“El tratamiento de la diabetes es de por vida”, manifestó el doctor, que es algo que le deben recalcar a los pacientes, porque muchos comienzan a tomar su medicamento, la glucosa se controla, se sienten mejor y deja de tomarlo, sin embargo, al suspenderlo se vuelve a disparar.

La diabetes, complicaciones pueden costar hasta 150 mil pesos

La gerente de Clínicas del azúcar en Torreón, Gloria Viridiana García Martínez, explicó que las personas con diabetes que no siguen un tratamiento de la enfermedad pueden traer importantes complicaciones, como enfermedades cardiacas, daño en el riñón, en los pies, nervios y ojos, las cuales pueden llegar a costar hasta 150 mil pesos.

Detalló que una de las complicaciones pueden ser las enfermedades cardiacas, que trae como consecuencia un infarto, el tratamiento de este problema puede costar alrededor de 50 mil pesos, así mismo la retinopatía daña tanto el ojo que puede terminar en ceguera, un tratamiento para esta complicación cuesta cerca de 40 mil pesos al mes.

Por otra parte, un tratamiento por daño al riñón derivado de la diabetes cuesta 80 mil pesos por mes, que trae como consecuencia fallo renal o diálisis, el daño en los nervios genera pérdida de sensibilidad en las extremidades, cuesta cerca de 26 mil pesos.

Mientras que el costo de un tratamiento por daño a los pies cuesta 30 mil pesos al mes, en el que se atiende el pie diabético, aunque este puede tener una consecuencia fatal, la amputación de los dedos, el pie e incluso la pierna desde el fémur.

Dato extra

Actualmente Luis Ramírez Ortega pide ayuda a la ciudadanía para poder tener una nueva silla de ruedas, pues ya suya ya se encuentra en malas condiciones

Sergio Reyes de la Torre necesita 30 mil pesos para comprar una prótesis, por lo que pide la cooperación de la ciudadanía para reunir el dinero.

“Es culpa de uno mismo por no cuidarse”, confesó el señor Sergio Reyes de la Torre, a quien le detectaron la enfermedad a los 35 años, en ese momento hizo caso omiso a los cuidados en la alimentación, no respetaba las indicaciones médicas y dejó de tomar el medicamento, nueve años después, por una complicación fue sometido a una amputación de la pierna derecha.

Empezó a tomar medicamentos pero los dejó, prefirió los remedios elaborados con plantas medicinales, pero Reyes de la Torre señaló que no es lo mismo, sí ayuda a sentirse mejor pero no sana por completo.

La alimentación de Sergio no cambió, tampoco comenzó a realizar actividad física, explicó que lo único que hizo fue bajar la cantidad, “si antes me comía cuatro gorditas de harina ahora me como dos”.

Hace tres años fue cuando Sergio Reyes comenzó a tener las primeras complicaciones, en el pie izquierdo le apareció una llaga dolorosa que por más que pasaba el tiempo no le cerraba, fueron alrededor de dos meses lo cuales permaneció en cama, es importante señalar que él no tomaba ningún medicamento.

Todo empieza desde la niñez, los padres premian a los hijos dándoles un dulce, galletas o papitas y es ahí donde se fomenta la mala alimentación. / Roberto Rodríguez Hernández

Tiempo después, entró a laborar en una empresa donde se desvelaba mucho, por lo que comenzó a tomas sodas, café y analgésicos en exceso, factores que él cree que le provocaron que los niveles de azúcar en la sangre se elevaran, ocasionando que en un pequeño callo en la planta del pie derecho se le hiciera un orificio que se le comenzó a infectar. Sin darse cuenta, su pie se siguió infectando, hasta que lo internaron por una intensa fiebre, durante un mes los médicos intentaron salvarle la extremidad, pero no se logró, el daño ya era grave.

Actualmente tiene 47 años de edad y vende campechanas a las afueras de una carnicería en Gómez Palacio, será en diciembre cuando se cumplan dos años cuando Sergio sufrió la necesaria amputación quirúrgica de su extremidad, situación de la que él ahora se reconoce como responsable.

En el caso de Luis Rogelio Ramírez Ortega de 62 años, la diabetes ya estaba en su sangre y él nunca se había dado cuenta, fue hasta que tuvo una grave infección que supo, estando en el hospital, comentó “una enfermera me regañó porque no les dije que padecía diabetes, pero yo no sentía que tenía la ‘azúcar’ y de ahí empezó mi calvario”.

“Nunca me imaginé que comer exceso de grasas, sodas, harinas, provocarían la diabetes”, manifestó Ramírez Ortega, explicó que pasó 11 años trabajando como cobrador en ranchos aledaños a la ciudad, durante ese tiempo, desayunaba y comía, carnitas y chicharrones, aparte de eso, dijo que su madre le preparaba la comida con manteca de puerco, fuera lo que fuera.

Luis Ramírez Ortega fue sometido a una amputación de pierna por complicaciones de la diabetes. / Debanhi de la Cruz

Fue a los cuarenta años cuando se dio cuenta que padecía diabetes, luego esa fuerte infección que sufrió, comenzó con el tratamiento, pero “me aburrió” y lo dejó, confesó Luis Rogelio, aún y cuando comenzó a perder la vista.

Hace tres años, una motocicleta lo arrolló y sufrió problemas en la pierna derecha, le realizaron varias operaciones porque los tornillos no sellaban, se salían de los huesos, luego de eso, la herida del talón no le cicatrizaba, esto, a consecuencia de la diabetes.

Duró 90 días internado en el hospital, desesperado buscó la opinión de un doctor en una clínica particular, quien le dijo que la herida ya estaba bastante extendida en el pie, incluso, le mencionó que ya tenía gusanos en la llaga, por lo que tuvieron que cortarle la pierna.

Ambos entrevistados son vecinos de la colonia Campillo Sáenz en Gómez Palacio. Al día de hoy coinciden que no seguir con el tratamiento conduce a graves complicaciones, sobretodo la mala alimentación, manifestaron que el andar en silla de ruedas es muy difícil, ya que sufren mucha discriminación, “quieres tomar un taxi y no se paran, nadie te ayuda”, confesó Sergio.

Actualmente Sergio Reyes vende campechanas y dulces de parras afuera de una carnicería. / Debanhi de la Cruz

Hicieron un exhorto a la ciudadanía a realizarse exámenes para revisar los niveles de azúcar en la sangre, sobretodo a las personas con diabetes, les recomendaron seguir al pie de la letra el tratamiento médico, tener buena alimentación y realizar ejercicio para no caer en complicaciones.

Desde 1991, por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de la Diabetes (FID), se creó el Día Mundial de la Diabetes, una campaña de concienciación global sobre la enfermedad, que se celebra cada 14 de noviembre.

La diabetes es una enfermedad que es prevenible en la mayoría de los casos, aún y cuando se tengan antecedentes familiares, lo manifestó así el doctor José Luis Machado Orozco, epidemiólogo del Hospital Universitario de Torreón, sin embargo, señaló que un gran número personas pueden contraer la enfermedad porque no tienen una buena cultura de la salud, sana alimentación, control de las emociones y ejercitación.

La enfermedad crónico-degenerativa que se caracteriza por la alteración de los azucares, las proteínas y las grases en la sangre, lo que conlleva a complicaciones de tipo agudo y crónico.

José Luis Machado Orozco, epidemiólogo del Hospital Universitario de Torreón. / Roberto Rodríguez Hernández

Machado Orozco explicó que las de tipo agudo puede ser un coma diabético, ya sea porque baja o sube drásticamente el azúcar en la sangre, por otra parte las de tipo crónico causa retinopatía diabéticas, problemas dentales, en el corazón, gastropatía y neuropatía diabéticas.

El experto señaló que la diabetes al igual que la hipertensión es un ‘enemigo silencioso’, puede que una persona tenga la enfermedad y no la sepa, aunque mencionó que los principales síntomas que algunos pueden tener son: perdida inexplicable de peso, fatiga fácil, ganas frecuentes de orinar, sed excesiva y hambre extrema.

Las condiciones que pueden propiciar la diabetes son en primer lugar, la herencia, el hecho de contar en la familia con un diabético ya es un factor de riesgo de padecer la enfermedad, por otra parte, están la mala alimentación, el sobre peso y el mal manejo de las emociones.

En esta última condición explicó el doctor, la angustia, el coraje, depresión, confluyen con los factores de riesgo antes mencionados y la enfermedad se expresa, por ejemplo, se escucha que dicen ‘A Don Juan le dio la diabetes desde que lo asaltaron’, aunque no fue precisamente por el ‘susto’, sino que él tenía sobrepeso, malos hábitos alimenticios y antecedentes familiares, en ese sentido, la emoción sería ‘la gota que derramó el vaso’.

Respecto a la medicación y al tratamiento, el doctor Manchado Orozco, dijo que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes lleva un tratamiento no farmacológico, es decir, que el paciente puede controlar su enfermedad a través de dos pilares fundamentales, que con la dieta y el ejercicio.

La diabetes es una enfermedad que permanecerá en la sangre de por vida, por lo que es importante seguir el tratamiento, aprender a ir de la mano

Gloria Viridiana García Martínez, gerente de Clínicas del Azúcar en Torreón

Le recomendamos leer también:


Sin embargo, manifestó que la mayoría de los pacientes no acata las dietas ni los ejercicios, en ese sentido, los doctores se ven obligados a prescribir medicamentos hipoglucemiantes o si es necesario administrar insulina.

“El tratamiento de la diabetes es de por vida”, manifestó el doctor, que es algo que le deben recalcar a los pacientes, porque muchos comienzan a tomar su medicamento, la glucosa se controla, se sienten mejor y deja de tomarlo, sin embargo, al suspenderlo se vuelve a disparar.

La diabetes, complicaciones pueden costar hasta 150 mil pesos

La gerente de Clínicas del azúcar en Torreón, Gloria Viridiana García Martínez, explicó que las personas con diabetes que no siguen un tratamiento de la enfermedad pueden traer importantes complicaciones, como enfermedades cardiacas, daño en el riñón, en los pies, nervios y ojos, las cuales pueden llegar a costar hasta 150 mil pesos.

Detalló que una de las complicaciones pueden ser las enfermedades cardiacas, que trae como consecuencia un infarto, el tratamiento de este problema puede costar alrededor de 50 mil pesos, así mismo la retinopatía daña tanto el ojo que puede terminar en ceguera, un tratamiento para esta complicación cuesta cerca de 40 mil pesos al mes.

Por otra parte, un tratamiento por daño al riñón derivado de la diabetes cuesta 80 mil pesos por mes, que trae como consecuencia fallo renal o diálisis, el daño en los nervios genera pérdida de sensibilidad en las extremidades, cuesta cerca de 26 mil pesos.

Mientras que el costo de un tratamiento por daño a los pies cuesta 30 mil pesos al mes, en el que se atiende el pie diabético, aunque este puede tener una consecuencia fatal, la amputación de los dedos, el pie e incluso la pierna desde el fémur.

Dato extra

Actualmente Luis Ramírez Ortega pide ayuda a la ciudadanía para poder tener una nueva silla de ruedas, pues ya suya ya se encuentra en malas condiciones

Sergio Reyes de la Torre necesita 30 mil pesos para comprar una prótesis, por lo que pide la cooperación de la ciudadanía para reunir el dinero.

Local

Pide MARS a coahuilenses donadores de plasma por Covid-19

La Secretaría de Salud del Gobierno de Coahuila busca a personas que ya pasaron por la enfermedad, para donar un poco de su plasma

Local

'No hay una periodicidad de tiempo en las pandemias', dice Inmunólogo y Biólogo Molecular

”El consumo de animales silvestres es riesgoso y lo estamos viendo”

Ecología

La mala calidad del aire coadyuva en la mortalidad de la pandemia: Perezgasga

El uso de la bicicleta vendría a beneficiar en muchos sentidos la situación actual

Sociedad

Se retrasa repatriación de 500 paisanos muertos por Covid-19

La visita de AMLO a EU retrasará la repatriación en un avión militar de las cenizas de más de 700 connacionales de Nueva York

Finanzas

Jesús Seade pide no dramatizar sobre tema laboral

El negociador del T-MEC dice que para México es la oportunidad de tener un sistema justo y moderno

Sociedad

Corte perfila al Estado mexicano dar asilo a niños migrantes no acompañados

La SCJN analiza que se reconozca la condición de refugiados a menores de edad sin compañía