/ viernes 13 de septiembre de 2019

Anual de Golf de Campestre Gómez Palacio

Continúan las acciones del tenis

Torreón, Coahuila. – El Club Campestre de Gómez Palacio arrancó con su fiesta anual de Golf el pasado jueves, en donde se reunieron los participantes, así como miembros para una convivencia con lo que se dio el banderazo a esta fiesta deportiva.

Previo a este rompehielos, se disputó un driver entre los participantes para calentar motores y poner en marcha el evento.

Este viernes dieron inicio las hostilidades con las categorías femenil y senior, donde sin duda alguna se sostendrá una competencia reñida.

Te recomendamos leer:

Tenis

En tanto, en las acciones correspondientes al deporte blanco, concluyó la tercera jornada del Torneo en sus diversas categorías.

En uno de los partidos más entretenidos, fue donde salió con la victoria Claudia Rivas sobre Yolanda Rentería por parciales de 6-3. 2-6 y 10 a 5 en una fatídica muerte súbita.

Para este fin de semana se concluirán con las acciones del tenis y seguirá el anual de golf.

Torreón, Coahuila. – El Club Campestre de Gómez Palacio arrancó con su fiesta anual de Golf el pasado jueves, en donde se reunieron los participantes, así como miembros para una convivencia con lo que se dio el banderazo a esta fiesta deportiva.

Previo a este rompehielos, se disputó un driver entre los participantes para calentar motores y poner en marcha el evento.

Este viernes dieron inicio las hostilidades con las categorías femenil y senior, donde sin duda alguna se sostendrá una competencia reñida.

Te recomendamos leer:

Tenis

En tanto, en las acciones correspondientes al deporte blanco, concluyó la tercera jornada del Torneo en sus diversas categorías.

En uno de los partidos más entretenidos, fue donde salió con la victoria Claudia Rivas sobre Yolanda Rentería por parciales de 6-3. 2-6 y 10 a 5 en una fatídica muerte súbita.

Para este fin de semana se concluirán con las acciones del tenis y seguirá el anual de golf.

Torreón

CFE esta ‘ahorcada’: Reyes Flores Hurtado

Las carboelectricas, en pésimas condiciones