/ jueves 27 de febrero de 2020

Martín Dihigo; una figura a nivel mundial olvidada en La Laguna

El toletero cubano fue campeón como manager y jugador con Unión Laguna en 1942

Torreón, Coahuila. – El tiempo y los años no pasan en vano, es algo bien sabido y en la memoria colectiva en ocasiones hace más estragos que en ningún otro lado, tal es el caso de la memoria de la afición beisbolera de La Laguna, quienes con el paso de cronos ha ido olvidando sus orígenes y sucesos históricos fundamentales al grado de desconocer el nombre de Martín Dihigo, una de las figuras más importantes del beisbol a nivel mundial y quien tuvo un gran paso por la maquina guinda en 1942.

Fue en 1940, cuando el equipo de Algodoneros del Unión Laguna, disfrutaba de sus primeras dos campañas en la Liga Mexicana de Beisbol, en donde no encontraba buenos resultados y de esta forma decidieron darle la oportunidad a un conocedor del beisbol mexicano y quien ya sabía lo que era ser figura y campeón con la novena de los Rojos del Águila del Veracruz, luego de que en 1937 ganará el título al vencer a la novena de México en tres juegos de la serie final, en donde el nacido en Matanzas, Cuba, vio acción en los tres juegos, además de que ese mismo año, lanzó el primer juego sin hit ni carrera del circuito el 16 de septiembre ante los Cerveceros de Nogales, para que de esta forma comenzará a escribirse la figura del beisbolista.

Después de varias temporadas exitosas con la novena veracruzana y en ligas invernales, llegó a la entonces pequeña ciudad de Torreón, para dirigir y jugar en los colores del Unión Laguna, en donde el cubano logró volver a ganar la triple corona del beisbol, obteniendo una marca de 22 victorias por siete derrotas, temporada de ensueño en donde además de ser campeones y obtener la triple corona, Algodoneros obtuvo al novato del año en Jesús ‘Chanquilón’ Díaz.

Y fue precisamente a la ciudad de Torreón, a la cual siempre le guardó un gran cariño, asegurando haber sido la tierra más bonita que el beisbol le permitió conocer, esto reafirmado por Gilberto Dihigo, hijo del mítico toletero cubano, quien actualmente reside en Miami, Florida.

Martín Dihigo fue el manager que guió a su primer título a los Algodoneros / Foto: Cortesía | Archivo

En palabras de Gilberto, el jamás de niño fue consciente de la gran figura y leyenda que era su padre, pues fue un hombre que nunca se autonombro como una figura del beisbol mundial ni contaba con presunción sus hazañas en el deporte rey.

“Mi padre fue un hombre excepcional, siempre atlético, creativo y sobretodo humano, eso me quedo claro cuando él viajó a La Habana en 1946, todo para viajar y darle un entierro decente al gran beisbolista cubano Alejandro Oms. Esa y más anécdotas pude recopilarlas cuando comencé en mi aventura para hacer mi libro sobre el hombre que me dio la vida”, comentó.

Gilberto, menciona que él se percató de los importante que fue su padre, luego de que llegó a jugar basquetbol con un equipo de la República Dominicana, en donde se asombró ver a tanta prensa reunida en su presentación y fue en la ronda de preguntas y respuestas, que se dio cuenta del peso de su apellido. “La prensa comenzó a preguntarme sobre mi padre, datos, estados de salud y demás, te estoy hablando del año 1968, cuando me enteré de las proezas que había dejado mi padre en el beisbol de la tierra de Dominicana”., aseguró.

En tanto, Gilberto Dihigo, cuenta que su padre siempre tuvo diferencias con Jorge Pasquel, pero Martín, siempre le reconoció el profesionalismo del dirigente de la LMB para dirigir el circuito, sobretodo cuando le cantó la guerra a las Grandes Ligas al aceptar albergar y contratar a jugadores de la Ligas Negras, con lo que el beisbol creció de manera exponencial, por lo que ante esto le guarda un sumo respeto al empresario.

Gilberto Dihigo visitando la placa en homenaje en el Salón de la Fama de la MLB a su padre Martín Dihigo / Foto: | Twitter MLB

De la misma forma, asegura que de su padre aprendió la perseverancia, el amor al trabajo, a conocer la historia, pues recuerda con cariño como cuando él era niño jugaban a concurso de preguntas y respuestas, así como también le enseñó a valorar la dignidad a jamás dejarse pisotear y a siempre salir adelante.

Asimismo, Gilberto Dihigo, recuerda como jamás supo de niño ni de joven la figura de peso que era su padre, pero con el tiempo Dios le permitió averiguarlo, “Mi padre siempre me incentivo a leer y aprender decía que el hombre que no lee y que no trata de aprender en el día a día, es un hombre que nunca va a encontrar un camino”, señaló.

Por último, Gilberto Dihigo, señaló que la prensa hoy en día olvida las glorias pasadas, desconoce sus orígenes, situación que ha provocado que haya un declive en el periodismo deportivo, por lo que invita a que los periodistas escarben más en nuestra historia, en su propia historia, para que la gente de las nuevas generaciones la conozca y la disfrute, asimismo, señaló que hazañas de su padre y de otros beisbolistas que están en la frontera del olvido, se darán a conocer en un nuevo libro llamado ‘Estrellas por siempre’, el cual espera para el mes de junio hacer la presentación oficial en La Laguna, esperando recuperarse del trasplante de médula, para regresar a México y presentar este trabajo en memoria de su padre.


Torreón, Coahuila. – El tiempo y los años no pasan en vano, es algo bien sabido y en la memoria colectiva en ocasiones hace más estragos que en ningún otro lado, tal es el caso de la memoria de la afición beisbolera de La Laguna, quienes con el paso de cronos ha ido olvidando sus orígenes y sucesos históricos fundamentales al grado de desconocer el nombre de Martín Dihigo, una de las figuras más importantes del beisbol a nivel mundial y quien tuvo un gran paso por la maquina guinda en 1942.

Fue en 1940, cuando el equipo de Algodoneros del Unión Laguna, disfrutaba de sus primeras dos campañas en la Liga Mexicana de Beisbol, en donde no encontraba buenos resultados y de esta forma decidieron darle la oportunidad a un conocedor del beisbol mexicano y quien ya sabía lo que era ser figura y campeón con la novena de los Rojos del Águila del Veracruz, luego de que en 1937 ganará el título al vencer a la novena de México en tres juegos de la serie final, en donde el nacido en Matanzas, Cuba, vio acción en los tres juegos, además de que ese mismo año, lanzó el primer juego sin hit ni carrera del circuito el 16 de septiembre ante los Cerveceros de Nogales, para que de esta forma comenzará a escribirse la figura del beisbolista.

Después de varias temporadas exitosas con la novena veracruzana y en ligas invernales, llegó a la entonces pequeña ciudad de Torreón, para dirigir y jugar en los colores del Unión Laguna, en donde el cubano logró volver a ganar la triple corona del beisbol, obteniendo una marca de 22 victorias por siete derrotas, temporada de ensueño en donde además de ser campeones y obtener la triple corona, Algodoneros obtuvo al novato del año en Jesús ‘Chanquilón’ Díaz.

Y fue precisamente a la ciudad de Torreón, a la cual siempre le guardó un gran cariño, asegurando haber sido la tierra más bonita que el beisbol le permitió conocer, esto reafirmado por Gilberto Dihigo, hijo del mítico toletero cubano, quien actualmente reside en Miami, Florida.

Martín Dihigo fue el manager que guió a su primer título a los Algodoneros / Foto: Cortesía | Archivo

En palabras de Gilberto, el jamás de niño fue consciente de la gran figura y leyenda que era su padre, pues fue un hombre que nunca se autonombro como una figura del beisbol mundial ni contaba con presunción sus hazañas en el deporte rey.

“Mi padre fue un hombre excepcional, siempre atlético, creativo y sobretodo humano, eso me quedo claro cuando él viajó a La Habana en 1946, todo para viajar y darle un entierro decente al gran beisbolista cubano Alejandro Oms. Esa y más anécdotas pude recopilarlas cuando comencé en mi aventura para hacer mi libro sobre el hombre que me dio la vida”, comentó.

Gilberto, menciona que él se percató de los importante que fue su padre, luego de que llegó a jugar basquetbol con un equipo de la República Dominicana, en donde se asombró ver a tanta prensa reunida en su presentación y fue en la ronda de preguntas y respuestas, que se dio cuenta del peso de su apellido. “La prensa comenzó a preguntarme sobre mi padre, datos, estados de salud y demás, te estoy hablando del año 1968, cuando me enteré de las proezas que había dejado mi padre en el beisbol de la tierra de Dominicana”., aseguró.

En tanto, Gilberto Dihigo, cuenta que su padre siempre tuvo diferencias con Jorge Pasquel, pero Martín, siempre le reconoció el profesionalismo del dirigente de la LMB para dirigir el circuito, sobretodo cuando le cantó la guerra a las Grandes Ligas al aceptar albergar y contratar a jugadores de la Ligas Negras, con lo que el beisbol creció de manera exponencial, por lo que ante esto le guarda un sumo respeto al empresario.

Gilberto Dihigo visitando la placa en homenaje en el Salón de la Fama de la MLB a su padre Martín Dihigo / Foto: | Twitter MLB

De la misma forma, asegura que de su padre aprendió la perseverancia, el amor al trabajo, a conocer la historia, pues recuerda con cariño como cuando él era niño jugaban a concurso de preguntas y respuestas, así como también le enseñó a valorar la dignidad a jamás dejarse pisotear y a siempre salir adelante.

Asimismo, Gilberto Dihigo, recuerda como jamás supo de niño ni de joven la figura de peso que era su padre, pero con el tiempo Dios le permitió averiguarlo, “Mi padre siempre me incentivo a leer y aprender decía que el hombre que no lee y que no trata de aprender en el día a día, es un hombre que nunca va a encontrar un camino”, señaló.

Por último, Gilberto Dihigo, señaló que la prensa hoy en día olvida las glorias pasadas, desconoce sus orígenes, situación que ha provocado que haya un declive en el periodismo deportivo, por lo que invita a que los periodistas escarben más en nuestra historia, en su propia historia, para que la gente de las nuevas generaciones la conozca y la disfrute, asimismo, señaló que hazañas de su padre y de otros beisbolistas que están en la frontera del olvido, se darán a conocer en un nuevo libro llamado ‘Estrellas por siempre’, el cual espera para el mes de junio hacer la presentación oficial en La Laguna, esperando recuperarse del trasplante de médula, para regresar a México y presentar este trabajo en memoria de su padre.


Torreón

Torreonenses se quejan de la Policía Estatal

Vecinos piden explicaciones ante detenciones arbitrarias

Local

Contabilizan 894 casos de Covid-19 y 53 decesos en la Región Lagunera

Coahuila sumó este jueves 58 contagios y dos nuevas defunciones

Ecología

[FOTOS] En el mes de abril se redujo en un 17% el dióxido de carbono

Cada año mueren 3 millones de personas por la mala calidad del agua

Local

Roban moto que enfermera usaba como medio de transporte

La joven mujer posteó su denuncia en redes sociales

México

Gobierno presenta informe sobre caso de Guardería ABC ante CIDH

El subsecretario de DH, Alejandro Encinas, reveló que hay inconformidades con los montos de indemnización, por lo que existen 82 litigios ante la CEAV

Tecnología

Mercado Libre rompe récord en ventas durante el Hot Sale 2020

La plataforma presentó un destacado incrementó en varios rubros