/ sábado 28 de marzo de 2020

Héctor Espino, el Superman que vistió la franela guinda

El cañonero llegó a Unión Laguna en 1980

Torreón, Coahuila. – Hablar de Héctor Espino es sencillamente mencionar a uno de los más grandes bateadores en la historia del beisbol mexicano, quien por el año de 1980 llegó a la ciudad de Torreón para defender los colores de la máquina guinda y logrando imponer un gran récord en su cuenta personal como pelotero.

Corría la campaña de 1980 cuando las gestiones de Juan Abusaid Ríos trajeron en un cambio con León a Héctor Espino a jugar con Unión Laguna, para de esta forma integrar un line up de miedo y con mucho poder además de equilibrado, así como también generar una gran expectación entre la afición pues Espino venía ya con un nombre de respeto y bien posicionado en nuestro beisbol.

El originario de Chihuahua y conocido popularmente como “Superman” fue un toletero que se caracterizó por un bateo sólido, poderoso y oportuno, debutó en la Liga Mexicana de Béisbol en 1962 con los Sultanes de Monterrey como jardinero y bateador derecho. Bateo .358 de promedio con 23 jonrones y 12 triples, impulsando 105 carreras (empatando el liderato de la liga con Alonso Perry) mientras anotaba 106 veces. Ayudó al líder Monterrey a la obtención del campeonato en esa campaña y siendo nombrado Novato del Año.

Espino despertó intereses por sus servicios en varias organizaciones de la pelota estadounidense, principalmente con los Cardenales de San Luis, quienes lo firmaron para sucursales, sin embargo, el mexicano se enteró de un mal trató hecho por su agente y decidió abandonar el equipo para regresar a la pelota mexicana, asimismo, se menciona que en varias ocasiones sufrió de racismo por lo que nunca se sintió a gusto en el país del norte.

Con los Algodoneros logró imponer un récord basado en constancia y disciplina, logrando 11 juegos consecutivos con hit, marca que hasta ese momento representaba un acto digno de grandes hazañas en el deporte de nuestro país, sin embargo, el toletero tuvo grandes diferencias con Abusaid Ríos y Guillermo Garibay, por lo que fue cambiado al equipo de Monclova.

Torreón, Coahuila. – Hablar de Héctor Espino es sencillamente mencionar a uno de los más grandes bateadores en la historia del beisbol mexicano, quien por el año de 1980 llegó a la ciudad de Torreón para defender los colores de la máquina guinda y logrando imponer un gran récord en su cuenta personal como pelotero.

Corría la campaña de 1980 cuando las gestiones de Juan Abusaid Ríos trajeron en un cambio con León a Héctor Espino a jugar con Unión Laguna, para de esta forma integrar un line up de miedo y con mucho poder además de equilibrado, así como también generar una gran expectación entre la afición pues Espino venía ya con un nombre de respeto y bien posicionado en nuestro beisbol.

El originario de Chihuahua y conocido popularmente como “Superman” fue un toletero que se caracterizó por un bateo sólido, poderoso y oportuno, debutó en la Liga Mexicana de Béisbol en 1962 con los Sultanes de Monterrey como jardinero y bateador derecho. Bateo .358 de promedio con 23 jonrones y 12 triples, impulsando 105 carreras (empatando el liderato de la liga con Alonso Perry) mientras anotaba 106 veces. Ayudó al líder Monterrey a la obtención del campeonato en esa campaña y siendo nombrado Novato del Año.

Espino despertó intereses por sus servicios en varias organizaciones de la pelota estadounidense, principalmente con los Cardenales de San Luis, quienes lo firmaron para sucursales, sin embargo, el mexicano se enteró de un mal trató hecho por su agente y decidió abandonar el equipo para regresar a la pelota mexicana, asimismo, se menciona que en varias ocasiones sufrió de racismo por lo que nunca se sintió a gusto en el país del norte.

Con los Algodoneros logró imponer un récord basado en constancia y disciplina, logrando 11 juegos consecutivos con hit, marca que hasta ese momento representaba un acto digno de grandes hazañas en el deporte de nuestro país, sin embargo, el toletero tuvo grandes diferencias con Abusaid Ríos y Guillermo Garibay, por lo que fue cambiado al equipo de Monclova.

Local

Silencio sepulcral en el cabildo de Matamoros

Deciden atacarlo y seguir recibiendo dinero que apoyar a la contingencia

Doble Vía

Termina cuarentena para la Diócesis de Torreón: Obispo

Regresan a la actividad parroquias y capellanias el primero de junio

Local

Van por tres mil pruebas aleatorias de Covid-19

Se amplía la meta del programa “Por una Comarca Saludable”

Mundo

Más de 346 mil muertos en el mundo por Covid-19

Desde el comienzo de la epidemia más de 5 millones 507 mil 700 personas en 196 países o territorios contrajeron la enfermedad

Local

'Tenemos que ser muy responsables ante la reactivación económica'

”No se me hace justo que el 80 por ciento de la ciudadanía se cuidó y el resto actúe de manera irresponsable”

Doble Vía

El alza del precio del frijol no ha sido justificada: Profeco

Lamentan que en algunos comercios suban el precio de los productos y se aprovechen de la necesidad de los clientes

Cultura

MUREL a través del INAH comparte sus actividades

La Sala Maya es uno de los atractivos a disfrutar en este confinamiento social

Celebridades

Panteón Rococó mantiene su espíritu de lucha y dedican tema a mujeres

Todo gobierno debe practicar la autocrítica, señalan los autores del tema La carencia que está más vigente que nunca