/ viernes 5 de julio de 2019

Billy Álvarez destacó la fidelidad del aficionado celeste

Guillermo Álvarez Cuevas, presidente de Cruz Azul, uno de los grandes del futbol mexicano y que ha alimentado la historia de nuestro balompié durante décadas

La tarde de ayer, El Diario de los Deportistas estuvo de manteles largos. Tuvimos la oportunidad de recibir la visita de Guillermo Álvarez Cuevas, presidente de Cruz Azul, uno de los grandes del futbol mexicano y que ha alimentado la historia de nuestro balompié durante décadas.

La charla se tornó amena con el Licenciado. Fueron diversos los temas que se tocaron durante el recorrido por la redacción, pero uno de los más importantes fue, sin duda, la reciente conexión que tuvo el plantel y cuerpo técnico celeste con las raíces de la institución, con su gente y el trabajo que brindan día a día.

Lejos de los lujos de una pretemporada en el caribe o las jornadas extenuantes en las playas, Cruz Azul eligió por segunda vez bajo la gestión de Ricardo Peláez y Pedro Caixinha, reencontrarse con sus raíces y que el grupo absorbiera de lleno la identidad cementera.

Hace tiempo fue Jasso y Ciudad Cooperativa la que recibió la visita de la plantilla azul. Esta vez, toda la delegación celeste visitó hace algunos días la planta cementera ubicada en Lagunas, Oaxaca. Ahí, no solamente entrenaron y jugaron partidos amistosos, también se acercaron a los habitantes de la localidad, quienes no perdieron la oportunidad de mostrar su devoción por los colores y la camiseta de La Máquina.

Esta convivencia llenó de orgullo a “Billy” Álvarez, quien compartió emocionado el valor de este acto.

“Sirvió muchísimo porque no fue para que los aficionados estuvieran cerca de los muchachos, sino para que ellos (los jugadores) conozcan también las jornadas de trabajo de quienes son el soporte del club”, afirmó.

Un gran sector de los hinchas azules pertenece justamente a estas regiones en donde la cementera forma parte de su vida diaria, ya sea porque ahí viven, trabajan o han echado raíces. Al igual que los miles de seguidores del equipo en la república mexicana, ansían ya un título de Liga, cosa que Álvarez sabe perfectamente, por lo que agradeció la fidelidad y la paciencia mostrada durante tantos años de sequía del club.

“Fidelidad, eso es lo que más les agradecemos y reconocemos. Paciencia sabemos que han tenido, pero es más de reconocer la fidelidad”.

Con la batería recargada por el amor de su gente, Cruz Azul está listo para un nuevo certamen. La ilusión de que este año sea el bueno es la misma de cada seis meses y el camino está por comenzar.

La tarde de ayer, El Diario de los Deportistas estuvo de manteles largos. Tuvimos la oportunidad de recibir la visita de Guillermo Álvarez Cuevas, presidente de Cruz Azul, uno de los grandes del futbol mexicano y que ha alimentado la historia de nuestro balompié durante décadas.

La charla se tornó amena con el Licenciado. Fueron diversos los temas que se tocaron durante el recorrido por la redacción, pero uno de los más importantes fue, sin duda, la reciente conexión que tuvo el plantel y cuerpo técnico celeste con las raíces de la institución, con su gente y el trabajo que brindan día a día.

Lejos de los lujos de una pretemporada en el caribe o las jornadas extenuantes en las playas, Cruz Azul eligió por segunda vez bajo la gestión de Ricardo Peláez y Pedro Caixinha, reencontrarse con sus raíces y que el grupo absorbiera de lleno la identidad cementera.

Hace tiempo fue Jasso y Ciudad Cooperativa la que recibió la visita de la plantilla azul. Esta vez, toda la delegación celeste visitó hace algunos días la planta cementera ubicada en Lagunas, Oaxaca. Ahí, no solamente entrenaron y jugaron partidos amistosos, también se acercaron a los habitantes de la localidad, quienes no perdieron la oportunidad de mostrar su devoción por los colores y la camiseta de La Máquina.

Esta convivencia llenó de orgullo a “Billy” Álvarez, quien compartió emocionado el valor de este acto.

“Sirvió muchísimo porque no fue para que los aficionados estuvieran cerca de los muchachos, sino para que ellos (los jugadores) conozcan también las jornadas de trabajo de quienes son el soporte del club”, afirmó.

Un gran sector de los hinchas azules pertenece justamente a estas regiones en donde la cementera forma parte de su vida diaria, ya sea porque ahí viven, trabajan o han echado raíces. Al igual que los miles de seguidores del equipo en la república mexicana, ansían ya un título de Liga, cosa que Álvarez sabe perfectamente, por lo que agradeció la fidelidad y la paciencia mostrada durante tantos años de sequía del club.

“Fidelidad, eso es lo que más les agradecemos y reconocemos. Paciencia sabemos que han tenido, pero es más de reconocer la fidelidad”.

Con la batería recargada por el amor de su gente, Cruz Azul está listo para un nuevo certamen. La ilusión de que este año sea el bueno es la misma de cada seis meses y el camino está por comenzar.

Virales

Marty McFly y el Doc, a 4 años de su llegada al futuro

La historia cumple 34 años desde su estreno en el cine estadounidense

Turismo

Oaxaca espera a más de 52 mil personas por festividades de Día de Muertos

Asimismo, se espera una derrama económica de 185 millones de pesos

Automotriz

"Puede ser mi último contrato", Checo Pérez habla sobre salir de la Fórmula 1

El jalisciense admitió que dudó sobre la extensión de su contrato con Racing Point

Finanzas

Huawei y la 4T juntos para llevar internet a zonas rurales del país

Directivos de la multinacional se han encontrado con la necesidad de entrenar a la gente y para ello cuentan con el programa “Tec para todos”

Local

Rechaza juez petición de cerrar proceso judicial de Rubí

Por omisión de Ministerio público, se amparó y se volvió a imputar delitos, por lo que reiniciarán dos años 3 meses después del hecho

En el ring

Enfermera demanda a Oscar de la Hoya por agresión sexual

La acción legal, presentada por el abogado Greg Kirakosian, exige un pago por daños

Local

Mapimí arranca con la recolección de basura

Recolección de basura; se generan hasta 100 toneladas de basura en toda la región