/ martes 11 de junio de 2019

Arturo Gilio no se precipita

Hace una pausa y visita Torreón

Torreón, Coahuila. - “He toreado alrededor de 30 novilladas, seis con caballos; hoy no pienso en mi alternativa, quiero llevar bien mi preparación y hacerlo cuando esté listo, tengo tres meses en España y trabajo coordinadamente con mi apoderado, Antonio Chacón; para mí es difícil hablar de un torero favorito, pero me gusta mucho Andrés Roca Rey”. A los 19 años de edad Arturo Gilio Jr., sabe perfectamente lo que quiere y ve a su padre como su principal inspiración; lo reconoce como un gran banderillero, pero no quiere que a él le pongan esa etiqueta.

“Hace tres meses que estoy en España, no he toreado pero he tentado mucho en el campo, estar en Sevilla me ha servido bastante y aún no pienso en mi alternativa, primero quiero volver a torear en Sudamérica y desde luego en México, en donde me sentí bastante bien”. Gilio sabe que ser matador de toros es muy complicado, requiere de un gran sacrificio y sobre eso comenta: “no es fácil salirse de su casa, estar solo, lejos de la familia y de los amigos, pasar solo una Navidad o el fin de año, pero hay que enfrentar todo eso si se quiere ser matador de toros”.

Hijo de una figura del toreo como fue su padre Arturo Gilio Handam, el joven de 19 años habla de cómo nació la afición por la fiesta brava: “en casa sólo se hablaba de toros, aunque mi mamá se oponía a que yo siguiera los pasos de mi papá; recuerdo que iba a las ganaderías y a las corridas de toros, pero a los ocho años sentí ese deseo de ser torero y desde entonces trabajo para conseguirlo; ya sé lo que es torear, con caballos he toreado seis novilladas y en total como 30, con y sin caballos; ahora pienso en seguir mi preparación y en su momento pensaremos en la alternativa”.

Te recomendamos:

Gilio aún no nacía aquel 5 de febrero de 1992, cuando su padre le cortó las dos orejas y el rabo a “Genovés” un toro de regalo; fue en la corrida de aniversario de la Plaza México. “He visto el video no sé cuántas veces y siempre siento un gran orgullo, mi padre ha sido mi inspiración y aunque no lo viví, disfruto mucho de ver lo que hizo en los ruedos”. Se le mencionó la habilidad de su padre para poner banderillas y dijo: “sí, él tuvo esa facilidad, pero yo no quiero que la gente espere eso de mí, yo no tengo la facilidad que mi padre tenía para poner banderillas y trataré de hacer mi propia historia en base a mi estilo, no quiero que me identifiquen como un buen banderillero”.

Cuestionado sobre la enorme escasez de figuras del toreo que se vive en la actualidad, Arturo Gilio fue claro: “antes había muchas novilladas y eso facilitaba el camino a quienes querían ser toreros, hoy las cosas son diferentes”. Habló sobre su torero favorito: “es difícil mencionar a uno solo, me gusta mucho Andrés Roca Rey, pero hay varios, como El Juli o Joselito Adame, que también son muy buenos”.

Arturo Gilio estará un mes más en Torreón, y después volverá a España a seguir con su preparación; va a pasar el Día del Padre con quien le dio la vida ya la vocación de matador; también está muy cerca el cumpleaños de su padre y lo va a aprovechar para estar juntos, ya que estos momentos en España son muy difíciles de darse. “También estoy muy agradecido con mi abuelo Arturo, porque siempre me ha apoyado; de pronto uno se encuentra en una plaza de toros en donde no conoce a nadie y sentir el apoyo de una persona tan especial como mi abuelo, es algo muy motivante”, puntualizó.

Torreón, Coahuila. - “He toreado alrededor de 30 novilladas, seis con caballos; hoy no pienso en mi alternativa, quiero llevar bien mi preparación y hacerlo cuando esté listo, tengo tres meses en España y trabajo coordinadamente con mi apoderado, Antonio Chacón; para mí es difícil hablar de un torero favorito, pero me gusta mucho Andrés Roca Rey”. A los 19 años de edad Arturo Gilio Jr., sabe perfectamente lo que quiere y ve a su padre como su principal inspiración; lo reconoce como un gran banderillero, pero no quiere que a él le pongan esa etiqueta.

“Hace tres meses que estoy en España, no he toreado pero he tentado mucho en el campo, estar en Sevilla me ha servido bastante y aún no pienso en mi alternativa, primero quiero volver a torear en Sudamérica y desde luego en México, en donde me sentí bastante bien”. Gilio sabe que ser matador de toros es muy complicado, requiere de un gran sacrificio y sobre eso comenta: “no es fácil salirse de su casa, estar solo, lejos de la familia y de los amigos, pasar solo una Navidad o el fin de año, pero hay que enfrentar todo eso si se quiere ser matador de toros”.

Hijo de una figura del toreo como fue su padre Arturo Gilio Handam, el joven de 19 años habla de cómo nació la afición por la fiesta brava: “en casa sólo se hablaba de toros, aunque mi mamá se oponía a que yo siguiera los pasos de mi papá; recuerdo que iba a las ganaderías y a las corridas de toros, pero a los ocho años sentí ese deseo de ser torero y desde entonces trabajo para conseguirlo; ya sé lo que es torear, con caballos he toreado seis novilladas y en total como 30, con y sin caballos; ahora pienso en seguir mi preparación y en su momento pensaremos en la alternativa”.

Te recomendamos:

Gilio aún no nacía aquel 5 de febrero de 1992, cuando su padre le cortó las dos orejas y el rabo a “Genovés” un toro de regalo; fue en la corrida de aniversario de la Plaza México. “He visto el video no sé cuántas veces y siempre siento un gran orgullo, mi padre ha sido mi inspiración y aunque no lo viví, disfruto mucho de ver lo que hizo en los ruedos”. Se le mencionó la habilidad de su padre para poner banderillas y dijo: “sí, él tuvo esa facilidad, pero yo no quiero que la gente espere eso de mí, yo no tengo la facilidad que mi padre tenía para poner banderillas y trataré de hacer mi propia historia en base a mi estilo, no quiero que me identifiquen como un buen banderillero”.

Cuestionado sobre la enorme escasez de figuras del toreo que se vive en la actualidad, Arturo Gilio fue claro: “antes había muchas novilladas y eso facilitaba el camino a quienes querían ser toreros, hoy las cosas son diferentes”. Habló sobre su torero favorito: “es difícil mencionar a uno solo, me gusta mucho Andrés Roca Rey, pero hay varios, como El Juli o Joselito Adame, que también son muy buenos”.

Arturo Gilio estará un mes más en Torreón, y después volverá a España a seguir con su preparación; va a pasar el Día del Padre con quien le dio la vida ya la vocación de matador; también está muy cerca el cumpleaños de su padre y lo va a aprovechar para estar juntos, ya que estos momentos en España son muy difíciles de darse. “También estoy muy agradecido con mi abuelo Arturo, porque siempre me ha apoyado; de pronto uno se encuentra en una plaza de toros en donde no conoce a nadie y sentir el apoyo de una persona tan especial como mi abuelo, es algo muy motivante”, puntualizó.

Torreón

Piden dos mil mdp más para salud, pues no se alcanza: Mirsolava

 900 trabajadores del seguro popular quedaran fuera en Coahuila

Torreón

Construyen nuevo monumento a Torreón

Sustituirá al que se retiró para dar paso a estación del Metrobús

Torreón

“Hasta 60 años de cárcel para presunto homicida”: Fiscal

El fiscal de Coahuila asegura que no hay crimen sin castigo

Mundo

El muro contra los muros: trozo del Muro de Berlín llega a frontera entre Tijuana y San Diego

La pieza se presentó en San Ysidro, donde hace 25 años se levantó el primer muro fronterizo que divide a México de EU

Local

Salud Integral protege a juventud duranguense

Exhorta a padres de familia estar al pendiente de sus hijos

Local

Hay confianza y seguridad para invertir en Durango: IP

Coinciden trabajar en unidad, con propuestas y estrategias a favor de Durango

Local

Inaugura Riquelme escuela primaria en Saltillo

Gobernador reconoce la labor del promotor de la educación y la industria de la Región Sureste

Local

Niños y adultos festejan en grande un aniversario más de la Revolución Mexicana

También se preparan para el desfile en la cabecera municipal de Tlahualilo

Sociedad

Reconocen 72 casos positivos de dengue en Zacatecas

Del total de casos, 24 son importados de Jalisco y Nayarit