/ lunes 3 de mayo de 2021

Arrancan los juegos con aficionados en el Estadio de los Saraperos en Saltillo

Primer partido con aficionados no fue como se esperaba

Saltillo, Coahuila.- El grito de “yo sí le voy, le voy al sarape” no retumbó en el estadio, solo se escuchó con eco por los espacios vacíos, esto debido a las medidas de prevención por Covid-19 que implementó la Directiva de los Saraperos en el primer partido con acceso a los aficionados del rey de los deportes, quienes, a pesar de la derrota en contra de los Sultanes de Monterrey, cuatro carreras por dos, se mostraron contentos por regresar al estadio Madero.

El juego con el 20 por ciento del aforo permitido estaba programado para las 5 de la tarde, pero debido a un retraso del equipo visitante el lanzamiento con el que dio inicio el partido, que realizó el pitcher de los Saraperos, Luis De Luna, se realizó a las 5:30 de la tarde.

Al inicio de la primera entrada De Luna mantuvo al margen a los regios pese a sus esfuerzos por irse arriba en el marcador con un batazo del primero en el orden al bat, José Cardona, que capturó sin problemas el shortstop Josuán Hernández.

Por esto el cubano se llevó la ovación de los aficionados quienes al mismo tiempo pedían al lanzador el ponche del bateador Ramón Ríos, sin embargo, este logró conectar un hit por el jardín derecho que logró ubicarlo en la segunda base.

Ramiro Peña se colocó en la primera base luego de que el pitcher del equipo de casa lanzó una mala bola que golpeó al jugador en la espalda, quien detuvo el juego por unos momentos antes de que Matt Clark tomara su turno al bat y quien luego de una abanicada terminó ponchado al tener cuenta máxima, con tres bolas y dos strikes.

Con hombres en primera y en segunda base el siguiente en home fue Omar Rentería, quien logró golpear la pelota rumbo al shortstop que la tomó sin problema para marcar el out en segunda.

El cierre de la primera fue en donde los Saraperos tomaron ventaja, pese a que Raniel Rosario, el primero al bat, golpeó la bola que mandó Eddie Gamboa, el pitcher contrario, para mandar un elevado directo al shortstop de Sultanes, Amadeo Zazueta.

El segundo en la alineación que llegó a la caja de bateo fue Juan Pérez, quien con un hit por el jardín derecho se logró colar hasta la segunda base de donde no lo sacó Manny Rodríguez, para mandarlo a tercera, pese a que a él le hicieron out en primera.

Con el Hit que conectó Kennys Vargas, por el carril izquierdo, logró que Pérez conectara la primer carrera de los Saraperos que sin dudarlo se levantaron de sus asientos para gritar con el cubrebocas “vamos sarape, vamos sarape”, alentando a Vargas quien logró posicionarse en primera base.

Sin embargo, esa euforia terminó cuando Gamboa logró ponchar a Henrry Urrutia, quien en el primer pitcheo abanicó, en el segundo de mandaron una bola mala, en el tercero tampoco logro pegarle a la bola, el cuarto pegó de foul y con el quinto, terminó ponchado luego de que nuevamente abanicó la bola.

La segunda entrada comenzó y terminó sin que se hicieran daño, pero durante la tercera entrada el equipo visitante logró tomar ventaja luego de que en hubo un cambio en el montículo, por parte de los Saraperos, quienes pusieron de lanzador a Alejandro Soto a quien Javier Salazar logró conectarle un hit para ponerse en primera.

José Cardona mandó un elevado por el derecho y fue atrapado por Manny Rodríguez, para colocar un out en la pizarra, mientras que el segundo fue culpa de Ramón Ríos, quien golpeó la bola que picó y cayó en manos de Josuán

El segundo hombre que se colocó en base fue Ramiro Peña, por golpear un hit por el jardín central terminado en primera mientras que Salazar dobló y se colocó en tercera.

La presión creció para Soto quien lanzó una mala bola que golpeó a Matt Clark provocando que la casa llena, con dos outs. Esto causó un desagrado entre los aficionados quienes pedían que no siguieran avanzado los Sultanes.

Pero el silencio se apoderó de los espectadores cuando con un Hit de Omar Rentería lograron entrar dos carreras lo que dio la vuelta al marcador y dejó a hombres en primera y segunda y que con un imparable de Amadeo Zazueta logró entrar una tercera.

Este avance se detuvo hasta que cambiaron de lanzador y pudieron a José Valenzuela, quien logró ponchar a Ali Solís, acción que agradecieron los fanáticos del rey de los deportes ya que había dos hombres en base.

Al cierre de la tercera, Rosario Rainel fue quien dio esperanza a los aficionados luego de colocarse en la segunda base al conectar un hit y que gracias a un batazo de Manny Rodríguez logró llegar a tercera mientras él se posicionó en segunda.

Y fue gracias a un hit de Kennys Vargas que logró entrar la segunda y última carrera de los Saraperos, quienes no logaron conectar más carreras durante el cierre de esa entrada.

Durante la cuarta entrada nuevamente los de las casacas del Sarape se llevaron un momento amargo cuando Christopher Escárreaga logró cruzar el home para marcar la cuarta carrera de los Sultanes.

Aun así, los ánimos no bajaron en el estadio que pese a que Saraperos no logró darle la vuelta al marcador durante el resto del partido, por lo que el juego quedó a favor de Sultanes.

Al término del partido los mil 290 aficionados no se mostraron descontentos pese al resultado, sino alegres por regresar al Estadio de los tres veces campeones de la Liga Mexicana de Beisbol.

Javier Gutiérrez, aficionado desde hace 50 años a los Saraperos falló en su pronóstico del partido, en donde él le daba el triunfo a su equipo siete carreras por tres, pero aun así sitió gratificante ver un juego de pelota.

“La última vez que vine al estadio fue en el 2019, esa vez perdimos con los Diablos, pero el poder regresar, con las medidas de seguridad para evitar contagios, es gratificante, se siente bien padre después de una larga espera” comentó.

Con este partido, en donde Sultanes conectó 11 hits mientras que Saraperos solo logró siete, esta serie de pretemporada se empató a tres ganados, tres perdidos y un empate.

Al finalizar los aficionados salieron como entraron, de manera ordenada y vigilados por las autoridades Estatales y Municipales, además de los vigilantes de la Salud quienes durante todo el partido estuvieron pendientes que se llevaran los protocolos de prevención de Covid-19, para así poder tener más aforo en los siguientes juegos de pretemporada y al menos un 60 por ciento de aforo en la inauguración que será a finales de este mes.

Saltillo, Coahuila.- El grito de “yo sí le voy, le voy al sarape” no retumbó en el estadio, solo se escuchó con eco por los espacios vacíos, esto debido a las medidas de prevención por Covid-19 que implementó la Directiva de los Saraperos en el primer partido con acceso a los aficionados del rey de los deportes, quienes, a pesar de la derrota en contra de los Sultanes de Monterrey, cuatro carreras por dos, se mostraron contentos por regresar al estadio Madero.

El juego con el 20 por ciento del aforo permitido estaba programado para las 5 de la tarde, pero debido a un retraso del equipo visitante el lanzamiento con el que dio inicio el partido, que realizó el pitcher de los Saraperos, Luis De Luna, se realizó a las 5:30 de la tarde.

Al inicio de la primera entrada De Luna mantuvo al margen a los regios pese a sus esfuerzos por irse arriba en el marcador con un batazo del primero en el orden al bat, José Cardona, que capturó sin problemas el shortstop Josuán Hernández.

Por esto el cubano se llevó la ovación de los aficionados quienes al mismo tiempo pedían al lanzador el ponche del bateador Ramón Ríos, sin embargo, este logró conectar un hit por el jardín derecho que logró ubicarlo en la segunda base.

Ramiro Peña se colocó en la primera base luego de que el pitcher del equipo de casa lanzó una mala bola que golpeó al jugador en la espalda, quien detuvo el juego por unos momentos antes de que Matt Clark tomara su turno al bat y quien luego de una abanicada terminó ponchado al tener cuenta máxima, con tres bolas y dos strikes.

Con hombres en primera y en segunda base el siguiente en home fue Omar Rentería, quien logró golpear la pelota rumbo al shortstop que la tomó sin problema para marcar el out en segunda.

El cierre de la primera fue en donde los Saraperos tomaron ventaja, pese a que Raniel Rosario, el primero al bat, golpeó la bola que mandó Eddie Gamboa, el pitcher contrario, para mandar un elevado directo al shortstop de Sultanes, Amadeo Zazueta.

El segundo en la alineación que llegó a la caja de bateo fue Juan Pérez, quien con un hit por el jardín derecho se logró colar hasta la segunda base de donde no lo sacó Manny Rodríguez, para mandarlo a tercera, pese a que a él le hicieron out en primera.

Con el Hit que conectó Kennys Vargas, por el carril izquierdo, logró que Pérez conectara la primer carrera de los Saraperos que sin dudarlo se levantaron de sus asientos para gritar con el cubrebocas “vamos sarape, vamos sarape”, alentando a Vargas quien logró posicionarse en primera base.

Sin embargo, esa euforia terminó cuando Gamboa logró ponchar a Henrry Urrutia, quien en el primer pitcheo abanicó, en el segundo de mandaron una bola mala, en el tercero tampoco logro pegarle a la bola, el cuarto pegó de foul y con el quinto, terminó ponchado luego de que nuevamente abanicó la bola.

La segunda entrada comenzó y terminó sin que se hicieran daño, pero durante la tercera entrada el equipo visitante logró tomar ventaja luego de que en hubo un cambio en el montículo, por parte de los Saraperos, quienes pusieron de lanzador a Alejandro Soto a quien Javier Salazar logró conectarle un hit para ponerse en primera.

José Cardona mandó un elevado por el derecho y fue atrapado por Manny Rodríguez, para colocar un out en la pizarra, mientras que el segundo fue culpa de Ramón Ríos, quien golpeó la bola que picó y cayó en manos de Josuán

El segundo hombre que se colocó en base fue Ramiro Peña, por golpear un hit por el jardín central terminado en primera mientras que Salazar dobló y se colocó en tercera.

La presión creció para Soto quien lanzó una mala bola que golpeó a Matt Clark provocando que la casa llena, con dos outs. Esto causó un desagrado entre los aficionados quienes pedían que no siguieran avanzado los Sultanes.

Pero el silencio se apoderó de los espectadores cuando con un Hit de Omar Rentería lograron entrar dos carreras lo que dio la vuelta al marcador y dejó a hombres en primera y segunda y que con un imparable de Amadeo Zazueta logró entrar una tercera.

Este avance se detuvo hasta que cambiaron de lanzador y pudieron a José Valenzuela, quien logró ponchar a Ali Solís, acción que agradecieron los fanáticos del rey de los deportes ya que había dos hombres en base.

Al cierre de la tercera, Rosario Rainel fue quien dio esperanza a los aficionados luego de colocarse en la segunda base al conectar un hit y que gracias a un batazo de Manny Rodríguez logró llegar a tercera mientras él se posicionó en segunda.

Y fue gracias a un hit de Kennys Vargas que logró entrar la segunda y última carrera de los Saraperos, quienes no logaron conectar más carreras durante el cierre de esa entrada.

Durante la cuarta entrada nuevamente los de las casacas del Sarape se llevaron un momento amargo cuando Christopher Escárreaga logró cruzar el home para marcar la cuarta carrera de los Sultanes.

Aun así, los ánimos no bajaron en el estadio que pese a que Saraperos no logró darle la vuelta al marcador durante el resto del partido, por lo que el juego quedó a favor de Sultanes.

Al término del partido los mil 290 aficionados no se mostraron descontentos pese al resultado, sino alegres por regresar al Estadio de los tres veces campeones de la Liga Mexicana de Beisbol.

Javier Gutiérrez, aficionado desde hace 50 años a los Saraperos falló en su pronóstico del partido, en donde él le daba el triunfo a su equipo siete carreras por tres, pero aun así sitió gratificante ver un juego de pelota.

“La última vez que vine al estadio fue en el 2019, esa vez perdimos con los Diablos, pero el poder regresar, con las medidas de seguridad para evitar contagios, es gratificante, se siente bien padre después de una larga espera” comentó.

Con este partido, en donde Sultanes conectó 11 hits mientras que Saraperos solo logró siete, esta serie de pretemporada se empató a tres ganados, tres perdidos y un empate.

Al finalizar los aficionados salieron como entraron, de manera ordenada y vigilados por las autoridades Estatales y Municipales, además de los vigilantes de la Salud quienes durante todo el partido estuvieron pendientes que se llevaran los protocolos de prevención de Covid-19, para así poder tener más aforo en los siguientes juegos de pretemporada y al menos un 60 por ciento de aforo en la inauguración que será a finales de este mes.

Gómez Palacio

[VIDEO] Exigen a Francisco y Gloria que dejen casa en la que viven ‘de gorra’

“¡Salte ya por favor de nuestra casa!”, exige Esther Mayoral, propietaria de la casa ubicada en el Campestre

Local

Llama diputado a Federación a reforzar apoyo a productores de papa

La intención de los productores era evitar que la papa fresca proveniente de Estados Unidos fuera importada más allá de la franja fronteriza

Automotriz

Qué considerar para que tu auto contamine menos

Desde un mantenimiento adecuado, hasta la forma de manejar son algunas maneras de hacer que tu vehículo genere menos contaminantes