/ viernes 23 de febrero de 2018

Alemania sorprende a Canadá y jugará la final contra Rusia

Con esta victoria sobre la a priori gran favorita del torneo, Alemania firmó el momento más importante de toda su historia olímpica en este deporte

La selección de Alemania se medirá al Equipo de Deportistas de Rusia (OAR) en la final del torneo masculino de hockey sobre hielo de los Juegos Olímpicos de PyeongChang, al protagonizar la gran sorpresa y derrotar este viernes (4-3), en la segunda semifinal, a Canadá.


Con esta victoria sobre la a priori gran favorita del torneo, Alemania firmó el momento más importante de toda su historia olímpica en este deporte. Y, pase lo que pase en la final del domingo, de nuevo en el Gangneung Hockey Centre, mejorará su mejor resultado en unos Juegos: en los de Innsbruck’76 (Austria) había repetido en bronce logrado 44 años antes en los de Lake Placid (EEUU).



Alemania, que había sido tercera del grupo C y que sólo pasó a cuartos tras eliminar a Suiza, después de la prolongación (2-1), en el partido de repesca; sorprendió en esa ronda a Suecia, a la que echó del cuadro, de nuevo con un gol de oro, en el tiempo extra (4-3).


Pero después de saltar a la pata coja sobre el alambre durante casi todo el torneo, este viernes, el equipo que dirige el joven Marco Sturm -de 39 años, ex jugador de seis diferentes equipos de la NHL, la liga profesional norteamericana- dio un enorme golpe de autoridad, retrasando una vez más su billete de vuelta a Alemania, donde sus integrantes serán recibidos como auténticos héroes.


Los germanos se adelantaron a poco más de cinco minutos para el final del primer periodo gracias a un tanto de Brooks Macek, aprovechando el primer ‘power play’ del que dispuso, con inferioridad numérica de Canadá -por penalización de dos minutos de René Bourque-.


Lejos de reaccionar, Canadá, la selección más laureada del olimpismo -con nueve títulos, entre ellos tres de los cuatro últimos- y que llegó a PyeongChang como vigente campeona, se hundió en el segundo periodo.



Matthias Plachta, en el 24 ; y Frank Mauer, tres minutos después, colocaron en el marcador un preocupante 3-0, que confirmaba que el conjunto de la hoja de arce no atravesaba por su mejor momento, tras haber pasado a cuartos ‘sólo’ como segunda del grupo A y haber eliminado en esa ronda, por la mínima (1-0), a Finlandia. Gilbert Brule acortó distancias en el 29 (3-1).


Pero a seis para el final del segundo periodo, Alemania aprovechó el tercer ‘power play’ que tuvo a favor para endosarle, gracias a un tanto de Patrick Hager, asistado por Plachta -que le devolvió la acción del 2-0-, un 4-1 escandaloso con el que se cerró el segundo acto.


Mat Robison acortó de nuevo en el tercer minuto del último periodo (4-2). Y tan sólo un minuto después, Dominik Kahun tuvo en su stick el 5-2, pero desaprovechó un penalti que le detuvo el portero canadiense, Kevin Pulin.


Seis minutos más tarde, el partido entró en ebullición con el tanto, al aprovechar Canadá el ‘power play’ consiguiente a los dos minutos de suspensión de Plachta y marcar Derek Roy el 4-3. Un gol que metía de nuevo en el partido a Canadá y que provocó que Alemania se tuviera que defender con uñas y dientes antes de lograr su victoria más importante en unos Juegos Olímpicos.


Resultado que podría hacer brillar aún más si sorprende en la final al Equipo de Deportistas de Rusia, que horas antes había dado cuenta, sin mayores problemas, de la República Checa. Los checos sólo aguantaron el primer periodo antes de caer por 3-0, asimismo en Gangneung.


Donde el miércoles los rusos habían masacrado a Noruega (6-1) en cuartos. En poco más de un minuto -con goles en el 28 y en el 29- Nikita Gusev y Vladislav Gavrikov dejaron encarrilado el partido; y, prácticamente sobre la bocina, Ilya Kovalchuk logró el definitivo 3-0 que devolvió a la selección rusa, veinte años después, a una final olímpica de hockey sobre hielo.



La anterior había sido, precisamente, antes la República Checa, que la había derrotado en los Juegos de Nagano (Japón) por 1-0. Y esta vez disputarán una final inédita, ante el más que sorprendente equipo alemán. La última victoria rusa en un torneo olímpico data de 1992, cuando, en la final de los Juegos de Albertville (Francia) ganaron a Canadá (3-1). En aquella ocasión, como el Equipo Unificado heredero de la entonces recién extinta Unión Soviética, que antes de su desaparición había ganado siete oros olímpicos en hockey sobre hielo.

La selección de Alemania se medirá al Equipo de Deportistas de Rusia (OAR) en la final del torneo masculino de hockey sobre hielo de los Juegos Olímpicos de PyeongChang, al protagonizar la gran sorpresa y derrotar este viernes (4-3), en la segunda semifinal, a Canadá.


Con esta victoria sobre la a priori gran favorita del torneo, Alemania firmó el momento más importante de toda su historia olímpica en este deporte. Y, pase lo que pase en la final del domingo, de nuevo en el Gangneung Hockey Centre, mejorará su mejor resultado en unos Juegos: en los de Innsbruck’76 (Austria) había repetido en bronce logrado 44 años antes en los de Lake Placid (EEUU).



Alemania, que había sido tercera del grupo C y que sólo pasó a cuartos tras eliminar a Suiza, después de la prolongación (2-1), en el partido de repesca; sorprendió en esa ronda a Suecia, a la que echó del cuadro, de nuevo con un gol de oro, en el tiempo extra (4-3).


Pero después de saltar a la pata coja sobre el alambre durante casi todo el torneo, este viernes, el equipo que dirige el joven Marco Sturm -de 39 años, ex jugador de seis diferentes equipos de la NHL, la liga profesional norteamericana- dio un enorme golpe de autoridad, retrasando una vez más su billete de vuelta a Alemania, donde sus integrantes serán recibidos como auténticos héroes.


Los germanos se adelantaron a poco más de cinco minutos para el final del primer periodo gracias a un tanto de Brooks Macek, aprovechando el primer ‘power play’ del que dispuso, con inferioridad numérica de Canadá -por penalización de dos minutos de René Bourque-.


Lejos de reaccionar, Canadá, la selección más laureada del olimpismo -con nueve títulos, entre ellos tres de los cuatro últimos- y que llegó a PyeongChang como vigente campeona, se hundió en el segundo periodo.



Matthias Plachta, en el 24 ; y Frank Mauer, tres minutos después, colocaron en el marcador un preocupante 3-0, que confirmaba que el conjunto de la hoja de arce no atravesaba por su mejor momento, tras haber pasado a cuartos ‘sólo’ como segunda del grupo A y haber eliminado en esa ronda, por la mínima (1-0), a Finlandia. Gilbert Brule acortó distancias en el 29 (3-1).


Pero a seis para el final del segundo periodo, Alemania aprovechó el tercer ‘power play’ que tuvo a favor para endosarle, gracias a un tanto de Patrick Hager, asistado por Plachta -que le devolvió la acción del 2-0-, un 4-1 escandaloso con el que se cerró el segundo acto.


Mat Robison acortó de nuevo en el tercer minuto del último periodo (4-2). Y tan sólo un minuto después, Dominik Kahun tuvo en su stick el 5-2, pero desaprovechó un penalti que le detuvo el portero canadiense, Kevin Pulin.


Seis minutos más tarde, el partido entró en ebullición con el tanto, al aprovechar Canadá el ‘power play’ consiguiente a los dos minutos de suspensión de Plachta y marcar Derek Roy el 4-3. Un gol que metía de nuevo en el partido a Canadá y que provocó que Alemania se tuviera que defender con uñas y dientes antes de lograr su victoria más importante en unos Juegos Olímpicos.


Resultado que podría hacer brillar aún más si sorprende en la final al Equipo de Deportistas de Rusia, que horas antes había dado cuenta, sin mayores problemas, de la República Checa. Los checos sólo aguantaron el primer periodo antes de caer por 3-0, asimismo en Gangneung.


Donde el miércoles los rusos habían masacrado a Noruega (6-1) en cuartos. En poco más de un minuto -con goles en el 28 y en el 29- Nikita Gusev y Vladislav Gavrikov dejaron encarrilado el partido; y, prácticamente sobre la bocina, Ilya Kovalchuk logró el definitivo 3-0 que devolvió a la selección rusa, veinte años después, a una final olímpica de hockey sobre hielo.



La anterior había sido, precisamente, antes la República Checa, que la había derrotado en los Juegos de Nagano (Japón) por 1-0. Y esta vez disputarán una final inédita, ante el más que sorprendente equipo alemán. La última victoria rusa en un torneo olímpico data de 1992, cuando, en la final de los Juegos de Albertville (Francia) ganaron a Canadá (3-1). En aquella ocasión, como el Equipo Unificado heredero de la entonces recién extinta Unión Soviética, que antes de su desaparición había ganado siete oros olímpicos en hockey sobre hielo.

Torreón

Entrega MARS obras de pavimentación y recarpeteo por millones en Torreón

Vienen a Torreón importantes obras en materia de infraestructura y servicios, dio a conocer el gobernador

Torreón

Emprende DIF Torreon el programa “De Ruedas Corazón”

Preside Selina Bremer de Cepeda la primera entrega de sillas de ruedas, andadores y bastones

Torreón

Magdalena Mondragón, la joya lagunera del periodismo

Se le reconoció de forma oficial como una de las primeras mujeres en ejercer el periodismo en México

Política

Hangar presidencial paga 2.2 mdp de agua

Ahí está estacionado el avión que López Obrador no ha podido vender desde que inició su gobierno

Política

Crean frente para frenar contaminación de Río Bravo

La cuenca involucra a ocho estados, cinco del lado mexicano y tres del lado estadounidense

Mundo

Permiten a Assange apelar su extradición

Un tribunal envía a la Corte Suprema británica su caso; la justicia “aún está lejos”

Gossip

Buck, la comadreja de La era de hielo protagoniza la nueva entrega

Al actor Simon Pegg, quien da voz en inglés a Buck, le llevó 12 años llevar el papel principal en la historias deriva de La era de hielo

Gossip

Pinocho, la cinta que Guillermo del Toro quiso filmar desde su infancia

El ganador del Oscar estrenará en diciembre su versión del cuento clásico con una versión en stop motion. Parte de la animación se realizó en El Taller del Chucho en Guadalajara