/ sábado 28 de septiembre de 2019

Astillero libros, cinco años de intensa lucha y permanencia

“No somos una cadena nacional de libros”

El Astillero Libros, con cinco años en la escena editorial en esta ciudad, forma parte de la Red de librerías independientes en México y se consolida como un espacio totalmente urbano y “del barrio” –como lo califica Ruth Castro- diversificando sus servicios y sobre todo, aglutinando a los cientos de amantes de la lectura y bohemios cafeteros.

Fernando de la vara y Ruth Castro, encabezan este proyecto que ha tenido su propia fotosíntesis estructural, se ha mantenido y ha surfeado todo tipo de vicisitudes. Reconocen que no son o no conforman una cadena nacional de librerías, sino representan un proyecto independiente que sus propias limitantes y fortalezas.

Ubicado sobre el Paseo Morelos, entre la C Leona Vicario e Ildefonso Fuentes, en Astillero Libros se diversifican los servicios, ya no solamente se puede identificar como un espacio propicio para la lectura al cien por ciento, ofrecen opciones a colectivos que les interese brindar alguna plática o taller. Tal es el caso del que recientemente se llevó a cabo, una plática sobre Producción Editorial, impartida por Lucila Navarrete Turrent; en el cual se abordó la labor de la librería y sobre el trabajo editorial. Se han hecho presentaciones de libros, se han filmado algunos cortos para trabajos tanto académicos, así como profesionales.

Te recomendamos leer:

El pasado martes 24 del presente mes se presentó la edición 79 de la revista Acequias, a cargo del escritor lagunero, Jaime Muñoz Vargas.

Ruth Castro, deja muy en claro el por qué son parte de la red de Librerías independientes de México, cabe resaltar que apenas el pasado 21 de septiembre, se instituyó como el Día de las Librerías independientes. “Esto del Día de las librerías independientes surge porque somos parte de una red de librerías independientes en todo México que son alrededor de 50 en todo el país, era importante definir qué es una librería independiente”, reconoció.

“Ha sido un ejercicio interesante, porque, por un lado ha sido una labor hacia las editoriales, por ejemplo, tanto pasarnos contactos de editoriales que unas librerías no tienen y otras sí, recomendarnos entre nosotros, porque luego las editoriales no quieren soltar material a consignación”

Ruth, desde su trinchera y como un colectivo independiente, no solamente se preocupa por vender libros y ofrecer una amplia gama de opciones editoriales en Astillero Libros, sino levanta la voz en cuanto a las políticas públicas que los gobernantes deben impulsar. Admite que este tipo de proyectos independientes están en desventaja ante las grandes cadenas editoriales de México.

“Ha sido una exigencia de políticas públicas, en cuanto a las librerías, porque estamos en desventaja económicamente y fiscalmente con las cadenas de librerías. Por ejemplo, no respetan el precio único, el precio de lista que te da una editorial no se respeta, y porque a ellos les dan más descuentos porque compran en cantidades mayores. Mantienen para sus clientes unos descuentos permanentes y eso nos deja en desventaja con los demás, porque pueden encontrar un libro más barato allá, no es que nosotros los demos más caros sino simplemente no podríamos hacer descuento”, expuso.

“La tienda de libros es solo una parte del proyecto, en realidad, El Astillero Libros va creciendo, tiene además la tienda en línea, los servicios bibliográficos que es la búsqueda especializada de libros agotados y difíciles de conseguir. Los servicios editoriales, un proyecto editorial que tenemos como propio, la realización del FANCINE que estamos reanudando y más lo que escribimos alternamente y el tejido cn muchos lectores”, resaltó Ruth.

Fernando de la vara, quien es ingeniero civil y que en un inicio descubrió que realmente su vocación no era estar inmerso en los números y proyectos de ingeniería sino en las letras y la cultura, reconoce que él no estudió ninguna carrera de humanidades. “Yo no estudié ninguna carrera a fin a las humanidades, soy ingeniero civil, tengo como unos siete u ocho años, yo iba a los talleres literarios que se ofrecían, ahí conocí al grupo, decidí renunciar porque había cosas que no me parecían, siempre tuve la inquietud de leer y escribir”.

Admite que él, en lo particular no se visualiza haciendo otra cosa más que encabezar este tipo de proyectos, en este caso, vendiendo libros.

En el marco del 5º Aniversario y el festejo del Día de las Librerías Independientes de México, el portal web de Astillero Libros publicó un texto de Antonio Ramos Revillas sobre el placer e idilio que tienen los amantes de la lectura y el café:

La alegría de tener una librería

September 21, 2019

Antonio Ramos Revillas

Hace tiempo leí que en el gaélico existe una palabra para definir "la tristeza por la pérdida de un castillo". Y pensé que debe existir otra palabra en gaélico para hablar de "la alegría de tener un castillo".
He tenido muchos castillos, pero el que más amé y amo fue nuestra librería de Terraza 27. Hoy, que se festejan a las Librerías Independientes del país me gustaría pensar que no hay en nuestro idioma palabras para definir "la alegría de tener una librería":
la alegría de recibir libros nuevos y sorprendentes,
la alegría de admirar las portadas de los libros nuevos,
la alegría de abrir las puertas de la librería por la mañana y ver todos los libreros y los lomos en una suave comunión,
la alegría de armar colecciones y mesas de novedades,
la alegría de ver lectores y lectoras que se van con un libro a casa y pagan felices, demorando el momento de salir de su librería independiente a diferencias de las de cadena, donde la gente entra, paga y sale lo más rápido que puede,
la alegría de ofrecer más catálogos editoriales,
la alegría de repasar primeras páginas en silencio,
la alegría de leer las contraportadas de los libros y pensar a quién pueden gustarles,
la alegría de ver llegar a los amigos y amigas tan solo a saludar,
la alegría cuando un título que hace mucho llegó a los estantes al fin encuentra su lector,
la alegría de los libros que al cambiar de sitio en las estanterías tienen un nuevo brillo y encuentran otra familia entre los otros impresos,
la alegría sencilla de vender un libro y saber que, siempre, siempre, estará en las mejores manos.
Así que hoy, día de las Librerías Independientes del país, vayan a sus librerías cercanas, platiquen con sus libreros, cómprenles libros a ellos. Un libro que sí se vende y compra en una librería independiente no alimenta un acción monetaria o un porcentaje de productividad; es básicamente una historia, una historia que todos los libreros recordamos, y en donde los viejos clientes son amigos, los libros son amigos, las editoriales son amigas y juntas forman una palabra que en español aún no tenemos y que significa :"el amor de tener una librería independiente", que debería sonar un poco a las palabras: "nosotros, unidos, afecto y literatura". O como el lema de Terraza 27: "una agencia de viajes a destinos imaginarios".

HACER COMUNIDAD NOS UNA UTOPÍA

”Para nosotros es muy importante en esto de decir generar comunidad, no es utópico, que por ejemplo lo estamos viviendo con estudiantes y recién egresados dedicados a diversos temas como cine, radio, mercadotecnia, que vienen y nos piden un espacio para grabar algún fragmento de un cortometraje, para hacer un podcast, para que sea escenario como una sesión de fotos. Somos un espacio abierto a las actividades en la que somos afines. El café que tenemos es de Sinfonía café cultura que es de los mejores”, finalizó.

Fernando de la vara, “yo lo que agregaría del Astillero Libros, es el material que ofertamos, la mayoría son editoriales independientes, que difícilmente se encuentran en otro espacio, es material que es muy distinto a lo que pueden encontrar en otras librerías, se le apuesta a la calidad en contenido y en presentación. Considero que antes de empezar con la cafetería y demás actividades, comenzamos ofertando materia que no se puede encontrar en otros lugares”, concretó.


El Astillero Libros, con cinco años en la escena editorial en esta ciudad, forma parte de la Red de librerías independientes en México y se consolida como un espacio totalmente urbano y “del barrio” –como lo califica Ruth Castro- diversificando sus servicios y sobre todo, aglutinando a los cientos de amantes de la lectura y bohemios cafeteros.

Fernando de la vara y Ruth Castro, encabezan este proyecto que ha tenido su propia fotosíntesis estructural, se ha mantenido y ha surfeado todo tipo de vicisitudes. Reconocen que no son o no conforman una cadena nacional de librerías, sino representan un proyecto independiente que sus propias limitantes y fortalezas.

Ubicado sobre el Paseo Morelos, entre la C Leona Vicario e Ildefonso Fuentes, en Astillero Libros se diversifican los servicios, ya no solamente se puede identificar como un espacio propicio para la lectura al cien por ciento, ofrecen opciones a colectivos que les interese brindar alguna plática o taller. Tal es el caso del que recientemente se llevó a cabo, una plática sobre Producción Editorial, impartida por Lucila Navarrete Turrent; en el cual se abordó la labor de la librería y sobre el trabajo editorial. Se han hecho presentaciones de libros, se han filmado algunos cortos para trabajos tanto académicos, así como profesionales.

Te recomendamos leer:

El pasado martes 24 del presente mes se presentó la edición 79 de la revista Acequias, a cargo del escritor lagunero, Jaime Muñoz Vargas.

Ruth Castro, deja muy en claro el por qué son parte de la red de Librerías independientes de México, cabe resaltar que apenas el pasado 21 de septiembre, se instituyó como el Día de las Librerías independientes. “Esto del Día de las librerías independientes surge porque somos parte de una red de librerías independientes en todo México que son alrededor de 50 en todo el país, era importante definir qué es una librería independiente”, reconoció.

“Ha sido un ejercicio interesante, porque, por un lado ha sido una labor hacia las editoriales, por ejemplo, tanto pasarnos contactos de editoriales que unas librerías no tienen y otras sí, recomendarnos entre nosotros, porque luego las editoriales no quieren soltar material a consignación”

Ruth, desde su trinchera y como un colectivo independiente, no solamente se preocupa por vender libros y ofrecer una amplia gama de opciones editoriales en Astillero Libros, sino levanta la voz en cuanto a las políticas públicas que los gobernantes deben impulsar. Admite que este tipo de proyectos independientes están en desventaja ante las grandes cadenas editoriales de México.

“Ha sido una exigencia de políticas públicas, en cuanto a las librerías, porque estamos en desventaja económicamente y fiscalmente con las cadenas de librerías. Por ejemplo, no respetan el precio único, el precio de lista que te da una editorial no se respeta, y porque a ellos les dan más descuentos porque compran en cantidades mayores. Mantienen para sus clientes unos descuentos permanentes y eso nos deja en desventaja con los demás, porque pueden encontrar un libro más barato allá, no es que nosotros los demos más caros sino simplemente no podríamos hacer descuento”, expuso.

“La tienda de libros es solo una parte del proyecto, en realidad, El Astillero Libros va creciendo, tiene además la tienda en línea, los servicios bibliográficos que es la búsqueda especializada de libros agotados y difíciles de conseguir. Los servicios editoriales, un proyecto editorial que tenemos como propio, la realización del FANCINE que estamos reanudando y más lo que escribimos alternamente y el tejido cn muchos lectores”, resaltó Ruth.

Fernando de la vara, quien es ingeniero civil y que en un inicio descubrió que realmente su vocación no era estar inmerso en los números y proyectos de ingeniería sino en las letras y la cultura, reconoce que él no estudió ninguna carrera de humanidades. “Yo no estudié ninguna carrera a fin a las humanidades, soy ingeniero civil, tengo como unos siete u ocho años, yo iba a los talleres literarios que se ofrecían, ahí conocí al grupo, decidí renunciar porque había cosas que no me parecían, siempre tuve la inquietud de leer y escribir”.

Admite que él, en lo particular no se visualiza haciendo otra cosa más que encabezar este tipo de proyectos, en este caso, vendiendo libros.

En el marco del 5º Aniversario y el festejo del Día de las Librerías Independientes de México, el portal web de Astillero Libros publicó un texto de Antonio Ramos Revillas sobre el placer e idilio que tienen los amantes de la lectura y el café:

La alegría de tener una librería

September 21, 2019

Antonio Ramos Revillas

Hace tiempo leí que en el gaélico existe una palabra para definir "la tristeza por la pérdida de un castillo". Y pensé que debe existir otra palabra en gaélico para hablar de "la alegría de tener un castillo".
He tenido muchos castillos, pero el que más amé y amo fue nuestra librería de Terraza 27. Hoy, que se festejan a las Librerías Independientes del país me gustaría pensar que no hay en nuestro idioma palabras para definir "la alegría de tener una librería":
la alegría de recibir libros nuevos y sorprendentes,
la alegría de admirar las portadas de los libros nuevos,
la alegría de abrir las puertas de la librería por la mañana y ver todos los libreros y los lomos en una suave comunión,
la alegría de armar colecciones y mesas de novedades,
la alegría de ver lectores y lectoras que se van con un libro a casa y pagan felices, demorando el momento de salir de su librería independiente a diferencias de las de cadena, donde la gente entra, paga y sale lo más rápido que puede,
la alegría de ofrecer más catálogos editoriales,
la alegría de repasar primeras páginas en silencio,
la alegría de leer las contraportadas de los libros y pensar a quién pueden gustarles,
la alegría de ver llegar a los amigos y amigas tan solo a saludar,
la alegría cuando un título que hace mucho llegó a los estantes al fin encuentra su lector,
la alegría de los libros que al cambiar de sitio en las estanterías tienen un nuevo brillo y encuentran otra familia entre los otros impresos,
la alegría sencilla de vender un libro y saber que, siempre, siempre, estará en las mejores manos.
Así que hoy, día de las Librerías Independientes del país, vayan a sus librerías cercanas, platiquen con sus libreros, cómprenles libros a ellos. Un libro que sí se vende y compra en una librería independiente no alimenta un acción monetaria o un porcentaje de productividad; es básicamente una historia, una historia que todos los libreros recordamos, y en donde los viejos clientes son amigos, los libros son amigos, las editoriales son amigas y juntas forman una palabra que en español aún no tenemos y que significa :"el amor de tener una librería independiente", que debería sonar un poco a las palabras: "nosotros, unidos, afecto y literatura". O como el lema de Terraza 27: "una agencia de viajes a destinos imaginarios".

HACER COMUNIDAD NOS UNA UTOPÍA

”Para nosotros es muy importante en esto de decir generar comunidad, no es utópico, que por ejemplo lo estamos viviendo con estudiantes y recién egresados dedicados a diversos temas como cine, radio, mercadotecnia, que vienen y nos piden un espacio para grabar algún fragmento de un cortometraje, para hacer un podcast, para que sea escenario como una sesión de fotos. Somos un espacio abierto a las actividades en la que somos afines. El café que tenemos es de Sinfonía café cultura que es de los mejores”, finalizó.

Fernando de la vara, “yo lo que agregaría del Astillero Libros, es el material que ofertamos, la mayoría son editoriales independientes, que difícilmente se encuentran en otro espacio, es material que es muy distinto a lo que pueden encontrar en otras librerías, se le apuesta a la calidad en contenido y en presentación. Considero que antes de empezar con la cafetería y demás actividades, comenzamos ofertando materia que no se puede encontrar en otros lugares”, concretó.


Local

Durango continúa con 7 casos confirmados

También se contaron cuarenta negativos

Local

En marcha Operativo de Asistencia Social por Contingencia COVID-19

Apoyos llegarán a adultos mayores, personas con discapacidad, embarazadas y familias en pobreza de los 39 municipios.

Torreón

En pleno domingo, la Alameda Zaragoza se queda sin familias

Cada fin de semana acuden un promedio de diez a doce mil personas

Sociedad

Por pandemia, suspenden desfile del Día del Trabajo

El líder nacional del STFRM Flores Morales llamó a los trabajadores del país a que tomen con responsabilidad esta situación

Sociedad

Diputada del PES da positivo a coronavirus

Reportan que María Rosete se encuentra estable y sigue todos los protocolos médicos establecidos

Virales

[Video] Sacerdote transmite misa virtual con filtros

El sacerdote pensó que le estaban jugando una broma

Local

Durango continúa con 7 casos confirmados

También se contaron cuarenta negativos

Sociedad

Puebla registra el primer deceso por Covid-19

La entidad se cataloga como la quinta con más casos

Local

En marcha Operativo de Asistencia Social por Contingencia COVID-19

Apoyos llegarán a adultos mayores, personas con discapacidad, embarazadas y familias en pobreza de los 39 municipios.