/ sábado 9 de febrero de 2019

Berlín aplaude a la cinta por la Gracia de Dios

De las películas en competencia destacan Öndög y Por la gracia de Dios

BERLÍN, Alemania.- Las mujeres se encuentran en la primera línea desde el inicio de la Berlinale. Películas realizadas por mujeres y de temática femenina llamaron la atención en las principales secciones de la Berlinale lo primeros dos días del certamen.

En la competición destacó la china, Öndög (El huevo del dinosaurio), una de las tres producciones de aquel país en la sección oficial, dirigida por Wang Quan’an quien regresa a la Berlinale donde con La boda de Tuya ganó en 2007 el Oso de Oro.

Con Öndög renueva su narrativa lineal, de escasa construcción dramática centrándose en la figura de una mujer solitaria que vive en la estepa de Mongolia lejos de la civilizacion urbana y cuya vida está voluntariamente regida por las reglas de la naturaleza y de sus labores de pastora y de cazadora, negándose a plegarse a las convenciones de vida en pareja. Se trata de una especie de docudrama de corte etnográfico que convence por su espontaneidad y autenticidad.

Mucho menos convincente fue La gentileza de los desconocidos donde la danesa Lone Scherfig centra su relato sobre una joven madre (Zoe Kazan, la nieta del famoso realizador griegoamericano Elia Kazan), quien acompañada de sus dos niños adolescentes se va de la provincia escapando de su marido violento y se encuentra en Nueva York, donde su acto de rebeldía se solventará gracias a las relaciones afectivas de un grupo de personas entre ellas las de un ex convicto interpretado por el francés Tahar Rahim (que debutó en Un profeta de Jacques Audiard).

Cualquiera que fuera la causa, el elenco multinacional poco convincente o el guión donde falla el análisis y la estructuración dramática de los personajes, el resultado es muy por debajo de las anteriores peliculas de la misma realizadora estrenadas y hasta premiadas aquí (La fiestas de cumpleaños, 1991 e Italiano para principiantes,1995) y sin duda una película que no merecía el honor de inaugurar el certamen, especialmente este ultimo año de Dieter Koslick al mando.

Quien justamente en las múltiples entrevistas que aparecen aquí a a raíz del fin de su mandado no deja de recalcar entre los logros de la Berlinale bajo su liderazgo, el espacio reservado tanto a las mujeres realizadoras como al equilibrado balance entre hombre y mujeres dentro de su equipo de trabajo y de organización del certamen.

La cuestión de representatividad femeninina se reflejó igualmente a lo largo de la conferencia de prensa del jurado internacional, donde su presidenta, la célebre actriz francesa Juliette Binoche anotó que de las 17 películas en competición ,siete son dirigidas por mujeres, a la vez que el mismo jurado está compuesto de tres mujeres y tres hombres.

Entre los últimos, el conocido realizador chileno Sebastian Lelio quien a una pregunta sobre la película que más lo ha conmovido destacó que era Roma de Alfonso Cuarón, misma que además sigue aquí mismo en el epicentro de la enorme campaña promocional orquestada por Netflix por sus 10 candidaturas en los premios Oscar.

Las temáticas relativas a mujeres se hicieron presentes en películas que vienen de puntos tan alejados entre sí como China y África del Sur, de donde nos llegó Flatland dirigido por Jenna Bass, un neo western con tres protagonistas, todas mujeres con el que se inauguró la sección Panorama.

Sin duda la película más importante de la competición hasta este momento fue Por la gracia de Dios, el nuevo filme del conocido realizador francés François Ozon, quien no deja de sorprender con sus temáticas que varían de película en película.

Contrastando con las cuestionables experimentaciones estilísticas de su anterior filme, el thriller sicológico El amante doble en Por la gracia de Dios expone a través de una narrativa de corte clásico, la cuestión de la pedofilia y de los abusos sexuales a menores en el seno de la iglesia católica.

Basado en hechos reales de en un proceso judicial actualmente en curso, que tiene en su origen los abusos sexuales de un cura contra jóvenes en Lyon y del encubrimiento del caso por el arzobispo de la región, la película , va directo al punto sin caer a facilidades melodramáticas y/o sensacionalistas y por lo tanto fue merecidamente aplaudida en su estreno.


BERLÍN, Alemania.- Las mujeres se encuentran en la primera línea desde el inicio de la Berlinale. Películas realizadas por mujeres y de temática femenina llamaron la atención en las principales secciones de la Berlinale lo primeros dos días del certamen.

En la competición destacó la china, Öndög (El huevo del dinosaurio), una de las tres producciones de aquel país en la sección oficial, dirigida por Wang Quan’an quien regresa a la Berlinale donde con La boda de Tuya ganó en 2007 el Oso de Oro.

Con Öndög renueva su narrativa lineal, de escasa construcción dramática centrándose en la figura de una mujer solitaria que vive en la estepa de Mongolia lejos de la civilizacion urbana y cuya vida está voluntariamente regida por las reglas de la naturaleza y de sus labores de pastora y de cazadora, negándose a plegarse a las convenciones de vida en pareja. Se trata de una especie de docudrama de corte etnográfico que convence por su espontaneidad y autenticidad.

Mucho menos convincente fue La gentileza de los desconocidos donde la danesa Lone Scherfig centra su relato sobre una joven madre (Zoe Kazan, la nieta del famoso realizador griegoamericano Elia Kazan), quien acompañada de sus dos niños adolescentes se va de la provincia escapando de su marido violento y se encuentra en Nueva York, donde su acto de rebeldía se solventará gracias a las relaciones afectivas de un grupo de personas entre ellas las de un ex convicto interpretado por el francés Tahar Rahim (que debutó en Un profeta de Jacques Audiard).

Cualquiera que fuera la causa, el elenco multinacional poco convincente o el guión donde falla el análisis y la estructuración dramática de los personajes, el resultado es muy por debajo de las anteriores peliculas de la misma realizadora estrenadas y hasta premiadas aquí (La fiestas de cumpleaños, 1991 e Italiano para principiantes,1995) y sin duda una película que no merecía el honor de inaugurar el certamen, especialmente este ultimo año de Dieter Koslick al mando.

Quien justamente en las múltiples entrevistas que aparecen aquí a a raíz del fin de su mandado no deja de recalcar entre los logros de la Berlinale bajo su liderazgo, el espacio reservado tanto a las mujeres realizadoras como al equilibrado balance entre hombre y mujeres dentro de su equipo de trabajo y de organización del certamen.

La cuestión de representatividad femeninina se reflejó igualmente a lo largo de la conferencia de prensa del jurado internacional, donde su presidenta, la célebre actriz francesa Juliette Binoche anotó que de las 17 películas en competición ,siete son dirigidas por mujeres, a la vez que el mismo jurado está compuesto de tres mujeres y tres hombres.

Entre los últimos, el conocido realizador chileno Sebastian Lelio quien a una pregunta sobre la película que más lo ha conmovido destacó que era Roma de Alfonso Cuarón, misma que además sigue aquí mismo en el epicentro de la enorme campaña promocional orquestada por Netflix por sus 10 candidaturas en los premios Oscar.

Las temáticas relativas a mujeres se hicieron presentes en películas que vienen de puntos tan alejados entre sí como China y África del Sur, de donde nos llegó Flatland dirigido por Jenna Bass, un neo western con tres protagonistas, todas mujeres con el que se inauguró la sección Panorama.

Sin duda la película más importante de la competición hasta este momento fue Por la gracia de Dios, el nuevo filme del conocido realizador francés François Ozon, quien no deja de sorprender con sus temáticas que varían de película en película.

Contrastando con las cuestionables experimentaciones estilísticas de su anterior filme, el thriller sicológico El amante doble en Por la gracia de Dios expone a través de una narrativa de corte clásico, la cuestión de la pedofilia y de los abusos sexuales a menores en el seno de la iglesia católica.

Basado en hechos reales de en un proceso judicial actualmente en curso, que tiene en su origen los abusos sexuales de un cura contra jóvenes en Lyon y del encubrimiento del caso por el arzobispo de la región, la película , va directo al punto sin caer a facilidades melodramáticas y/o sensacionalistas y por lo tanto fue merecidamente aplaudida en su estreno.


Torreón

La próxima semana llega “la Mera Mera”

Con apoyos en alimentación, salud y educación sin intermediarios

Local

San Pedro buscará ser Centro Histórico

Santos, Vidrios, Campanas y su misma construcción tienen una historia digna de contar

Local

Hoy las invasiones de lotes son propiciadas por sus dueños

En Coahuila hay 90 mil familias sin escrituras de sus viviendas

Torreón

Sigue clausurado juego mecánico de la Alameda

Espera Protección Civil dictamen técnico para permitir su reapertura

Torreón

Hasta el momento cero reportes de robo a escuelas

Más de 100 escuelas resguardan en bodegas sus bienes

Mundo

Se salvan 15 obras de Notre Dame tras estar resguardadas en Museo de Louvre

En la mudanza participaron cerca de 50 personas entre restauradores, comisarios y fotógrafos

Torreón

Coahuila se posiciona a nivel nacional en turismo religioso

Su esquema de seguridad genera confianza a los visitantes

Cd. Lerdo

Micro y medianas empresas serán el motor de Lerdo: FSR

Se establecerán programas de crédito para generar más empleos