imagotipo

Rincón Beisbolero

  • Claudio Martínez Silva

Como reguero de pólvora corrió la noticia sobre la salida de Néstor Alba Brito de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), en donde durante casi tres décadas y media colaboró como Director de Operaciones; en este 2017 sigue el desmantelamiento de un organismo que irremediablemente no ha podido ante el empuje y nuevas ideas de los directivos e inversionistas del beisbol que han llegado en los últimos años; Gerardo Benavides Pape, Alberto Uribe Maytorena, así como los hermanos Eric y Juan José Arellano Hernández, son quienes en la actualidad “mueven el pandero” en el nonagenario circuito de verano. Alba Brito cubrió las épocas de Pedro Treto Cisneros, Roberto Mansur Galán, Gustavo Ricalde Durán, José Orozco Topete, Raúl González Rodríguez, Alejandro Hutt Valenzuela y Plinio Escalante Bolio; a partir de ya se inicia una nueva era de la LMB, con la esperanza de que sean tiempos mejores.

Hoy en día es muy complicado encontrar una persona que conozca mejor el “teje y maneje” en la LMB, sin embargo, nadie es eterno y el personaje que venga a ocupar el sitio de Néstor Alba Brito, tendrá que ponerse las pilas y actuar como un mediador entre los equipos que integren el circuito. El problema de los umpires es muy grande en la actualidad; no puede ser que el mejor exponente sea Humberto Sáiz, cuando se ha trabajado para el surgimiento de nuevos valores. Elementos prepotentes como Carlos Campechano o Daniel Rubio nada tienen que hacer en una liga que presume de ser la más importante de un país tan beisbolero como México. El trabajo de los hombres de azul deja mucho que desear y ningún secreto son los muchos problemas existentes que se han minimizado y no se pueden erradicar.

Los lazos tan fuertes que hace muy poco existían entre la LMB y los Diablos Rojos del México, son cosas que deben desaparecer por el bien de la credibilidad de la liga, en este asunto es bueno recordar aquel dicho que reza: “no hagas cosas buenas que parezcan malas”. No es nuevo el tema sobre la conducta de los hombres de azul cuando trabajan en un juego de los Diablos Rojos del México, y sobre todo si se trata de partidos de play off, lo cierto es que generalmente las decisiones controvertidas son favorables al equipo escarlata. Pero en fin, la salida de Alba Brito ya es un hecho y ahora sólo queda esperar que la persona que llegue a ocupar ese sitio se conduzca con la bandera de la transparencia y la honestidad, dos valores que mucho necesita la LMB, sobre todo en estos tiempos de turbulencia en el circuito, el cual vive una transformación total.

Jaime García (Yankees), Jorge de la Rosa (Diamondbacks) y Oliver Pérez (Nacionales) son los únicos jugadores nacidos en México, actualmente con actividad en la postemporada de las grandes ligas. Por parte del talento nacional se podría agregar el nombre de Alfonso Márquez, umpire nacido en Zacatecas, con extraordinario trabajo atrás del pentágono en el Juego de Comodín de la Liga Americana, que el martes anterior se realizó en Yankee Stadium. Los mexicanos aún con vida en este play off son lanzadores zurdos; De la Rosa y Oliver Pérez (ganó el sábado a Chicago) son relevos situacionales. García se mantuvo en el roster de 25, y el jueves ante Cleveland realizó un gran relevo de dos entradas dos tercios sin hit, dos bases y tres ponches; una labor digna de que el manager le tenga mayor confianza al elegante zurdo nacido en Reynosa, Tamaulipas.

Parece muy escasa la cuota mexicana en el play off de ligas mayores, sin embargo, con Dodgers de Los Ángeles hay que considerar la baja de Adrián González por problemas en la espalda. Con Azulejos de Toronto (fuera del play off) están el inicialista de Ciudad Obregón, Marco Estrada, de gran actuación en este 2017, así como Antonio Osuna, hoy por hoy el número uno entre los apagafuegos de México, en el mejor beisbol del mundo. Otros que están fuera de la postemporada son; Miguel Ángel González, Héctor Velázquez, Luis Cessa, Giovanny Gallegos, Yovanny Gallardo y algunos más por ahí que han tenido muy poca actividad. El contingente cien por ciento mexicano en postemporada podría ser mayor, sin embargo, algunos por lesiones y otros por jugar en equipos segundones hoy se privan de esa alegría, caso concreto Marco Estrada y Roberto Osuna.

El domingo Indios y Yanquis brindaron uno de los mejores juegos que se recuerden en play off de la Liga Americana. Después de las pifias garrafales de Joe Girardi la serie llegó al Bronx con ventaja de 2 a 0 en favor de la tropa de Terry Francona. Para el partido dominical fue el turno del inconsistente Masahiro Tanaka, que colgó siete argollas a la poderosa ofensiva de Cleveland; después vendrían David Robertson y Aroldis Chapman a conservar la ventaja producto de un cuadrangular de Greg Bird. Quizá en estos momentos ya se haya decidido la serie divisional entre Indios y Yanquis, pero el juego que ambos equipos brindaron el domingo anterior, queda para la posteridad, como una de las grandes batallas que registra la historia de la postemporada en ligas mayores. Sólo queda seguir disfrutando las emociones que ofrece el mes de octubre.

claudiobeisbol58@gmail.com