imagotipo

Precampañas obscuras

  • Samuel Aguilar Solís

El proceso electoral que dio inicio el pasado 8 de septiembre se encuentra en la etapa de precampañas.

Las precampañas arrancaron desde el 14 de diciembre y en esta etapa necesitamos lupa para encontrar los claros y lo que predomina son los obscuros: como primer aspecto, las propuestas no aparecen, es una lástima observar frases fáciles y dichos comunes, y ninguna luz acerca de planteamientos viables producto de un análisis profundo. No ofrecen luz ni invitan a la reflexión del por qué “sus” simpatizantes deben de votar por ellos en las internas. Esto, obvio, digo en tono absoluto de burla, ya que los tres son candidatos ya de hecho y la precampañas parecen más bien una campaña anticipada y farsa.

Derivado de lo anterior, encontramos como segundo aspecto que hay una violación a las normas electorales al adelantar de hecho un paso el de campañas vendiendo que son precampañas, casi como los comerciales de comida chatarra que al final dice “come frutas y verduras”, acá todos escuchamos los spots y al final se escucha que están dirigidos a los militantes de sus partidos, los cuales no representan ni a una cuarta parte del listado nominal.

En tercer punto, formalmente estamos en la etapa de precampaña, y ya hay violencia e incluso asesinatos de aspirantes locales a elección popular (según cifras no oficiales 11 asesinatos hasta el momento), lo que adelanta una campaña violenta y sangrienta, mal dato para esta enclenque democracia mexicana.

En cuarto lugar, la guerra en las redes sociales ya está a todo lo que da, la pregunta de estas campañas negativas ¿De verdad se piensa que coadyuvan a obtener triunfos? quien así lo crea está no sólo mal, sino que alimenta la socavación de la democracia y lo que hay que ver es si de los memes la mayoría se pasará a los votos. Mucho se habla de la juventud definiendo el destino de las elecciones, sin embargo, la apatía del sufragio contrasta con el vigor del sarcasmo que encierra un análisis que refleja enojo y deseos de venganza.

Número cinco, en esta etapa de precampañas la autoridad electoral es invisible, no se ve por ningún lado y no sólo eso, el hecho de que el Tribunal Electoral incluso haya aprobado que ofrecer tarjetas para obtener beneficios en caso de ganar, es una aceptación tácita de la compra y venta de votos. Una calamidad lo que se avecina.

Las “precampañas” culminarán el 11 de febrero para dar inicio a las campañas que se llevarán a cabo del 30 de marzo al 27 de junio.

Ni modo, no es pesimismo, son los hechos.