imagotipo

Navegando

Administración a medias

Amigas y amigos, estamos ya en el clamor de las campañas, y es cuando podemos de verdad contrastar lo que dicen los candidatos de lo que hacen una vez ya electos y en funciones. Aquí en nuestra ciudad, claramente hay dos punteros, Toño Gutiérrez Jardón y el actual alcalde de medio tiempo, Jorge Zermeño.

El año pasado, Jorge Zermeño ganó con un discurso que haría sentir orgullo al mismo Donald Trump, donde prometía regresar Torreón a una grandeza antigua que sólo el recordaba, pero que eventualmente logró convencer a la mayoría de la ciudadanía. En esta columna lo vaticiné, y adelanté que con Jorge Zermeño más que construir la ciudad del futuro, estaríamos regresando en el tiempo, al momento en que las autoridades no rendían cuentas y se bastaban de todos los compadrazgos posibles para sus conformaciones.

Lamentablemente hoy, a sólo unos meses de que inició Zermeño su administración, la profecía se cumplió. Hoy estamos padeciendo una administración sin pies ni cabeza, donde los directores no tienen ni idea de su plan de trabajo casi a mediados de año, donde los regidores no sirven más que para echar porras y hacer piruetas, y donde los servicios municipales están peor que nunca.

Algunas preguntas básicas, que invito a la misma administración de Zermeño inclusive, a contestar:

¿Por qué razón el SIMAS no puede cobrar en línea? Tenía 8 años funcionando sin problema el sistema en internet y con ustedes simplemente dejó de funcionar.

¿Por qué razón no hay presupuesto para atender la Línea Verde o La Jabonera, que en su momento fueron obras emblemáticas, pero sí hay para gastar miles de litros de pintura sólo para “embellecer” la Plaza Mayor? Los únicos que tienen vista a la supuesta obra de arte que hacen hoy en este lugar cívico son precisamente el alcalde y los empleados de los últimos pisos de la Presidencia, no los ciudadanos.

Esta administración es una absoluta burla, donde a los tránsitos se les obliga a infraccionar a diestra y siniestra, donde los directores del ayuntamiento son déspotas y no responden ni a los medios ni mucho menos a la ciudadanía.

Hoy nuevamente Jorge Zermeño pide el voto apelando al olvido de la gente, pero si bien el año pasado era difícil remembrar lo mala que fue su administración de hace 20 años, hoy no es nada difícil ver el pésimo trabajo que están haciendo, el cual, afortunadamente, solamente va a durar hasta diciembre, pues el próximo año Toño Gutiérrez Jardón estará al frente de la ciudad, corrigiendo la plana con mucho trabajo y cero grilla.