imagotipo

+ Entender el temporal

  • RUN RUN

+ Politización de la tragedia
+ Gobiernos anteriores
+ Información falsa
+ La “joya” de Bernal

LO QUE HA SUCEDIDO en Torreón en los días recientes con las fuertes lluvias e inundaciones de grandes sectores que han provocado caos y cierres de decenas de vialidades, ha generado una serie de comentarios sobre los múltiples factores pero también se han repartido culpas y en no pocos casos y en mala hora se ha politizado la contingencia. Las grandes inundaciones en numerosas colonias se deben a múltiples factores, por lo que resulta absurdo que se trate de culpar a uno o a otro gobernante y concretamente al gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís (PRI) o a Jorge Zermeño Infante (PAN) y resulta curioso que algunos torreonenses le pidan y en casos le exijan al primero la solución de las inundaciones en Torreón cuando el alcalde es el segundo. Pero vayamos por partes. El grave problema de las inundaciones se debe principalmente a que en pocos días ha caído el agua que cae en todo un año, es decir, en estos días de intensas e intermitentes lluvias se ha acumulado el agua que se registra a lo largo de 365 días del año y esto es mucho decir. Por otra parte, lo que se advierte es que si hay alguna responsabilidad por omisión es por parte del Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento (Simas) de Torreón que bajo la gerencia general de Juan José Gómez Hernández, no realizó las labores de mantenimiento de los cárcamos de bombeo, así como la limpieza de la red de drenaje de la ciudad que se llena o se taponea con todo tipo de basura. En esto que ha venido sucediendo también se tiene la responsabilidad de los ciudadanos que tienen la mala costumbre de arrojar todo tipo de basura a las calles que luego tapan el drenaje. Es común ver a automovilistas o transeúntes cuando arrojan basura a las calles o, también, en una acción totalmente irresponsable, quienes depositan en las alcantarillas todo tipo de objetos desde televisores viejos hasta sillones desvencijados. Ahora bien, lo que se advierte es que las autoridades municipales no tomaron algunas medidas preventivas para aminorar los efectos de las lluvias fuertes e intermitentes que se registraron en el municipio. Entre esas medidas fue la contratación desde antes de equipos de bombeos de diferentes tamaños, así como de pipas para extraer el agua, además de trabajadores eventuales para apoyar las labores de auxilio de los bomberos o de la Dirección de Protección Civil. Por estos factores se agravó la crisis por inundaciones en Torreón, sin que dejemos de mencionar, lo obvio, la necesidad de un drenaje pluvial que ha sido un clamor desde hace muchos años…

RESULTA ABSURDO pues que haya quienes politicen la tragedia, critiquen y descalifiquen a uno u otro gobernante. Hemos visto y leído críticas lo mismo en contra del gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís (PRI) como al alcalde de Torreón, Jorge Zermeño Infante (PAN). No, no defendemos a ninguno de ellos, quienes en todo caso deben defenderse solos. Lo cierto es que hay quienes tienen la mala costumbre de politizar cualquier situación, evento o emergencia. Hay quienes insisten en dar orientación o contenido político a lo que sucede a pesar de que miles enfrentan situaciones verdaderamente difíciles y dolorosas porque unos pierden su patrimonio y hasta enfrentan el riesgo de perder la vida. Peor aún, se ven militantes, simpatizantes y voceros de uno y otro criticando a los opositores políticos en las redes sociales y tratar de perjudicar al contrario y beneficiarse políticamente. Esto ocurre en redes sociales mientras que, institucionalmente, el Gobierno del Estado informa y anuncia que ha venido trabajando con el Municipio y el Municipio ha hecho lo propio diciendo que ha sido en coordinación con el Gobierno del Estado. En todo caso, los ciudadanos tienen la opción de darle seguimiento a las labores que en la contingencia han realizado el gobernador Riquelme y el alcalde Zermeño…

POR ELLO también resulta ocioso o absurdo que de las graves inundaciones se quiera responsabilizar al “anterior gobierno municipal”, concretamente a Miguel Riquelme, aun cuando el último año al frente de la comuna estuvo Jorge Luis Morán Delgado, a quien nadie menciona. El tema es que si de responsabilizar a los “gobiernos municipales”, estaríamos señalando a gobiernos tanto del PRI como del PAN, los cuales han gobernado Torreón durante los últimos 20 años, tiempo en el cual han ocurrido este tipo de inundaciones, unas más grandes que otras. Y hagamos un recuento de los gobiernos anteriores: Miguel Ángel Riquelme Solís y Jorge Luis Morán Delgado (PRI), Eduardo Olmos Castro (PRI), José Ángel Pérez Hernández (PAN), Guillermo Anaya Llamas (PAN), Salomón Juan Marcos Issa (PRI) y Jorge Zermeño Infante (PAN). Éstos son los alcaldes que ha tenido Torreón en los últimos 20 años, tiempo en el que ninguno de ellos ha resuelto la necesidad del drenaje pluvial. Culpar de la falta del drenaje pluvial al PAN es injusto como injusto sería culpar al PRI. En todo caso, PAN y PRI son los culpables de que Torreón no tenga un drenaje pluvial que sirva para evitar o disminuir al máximo las inundaciones…

LO CRITICABLE Y condenable es que hay quienes ven la tempestad y no se hincan, pero lo peor de todo es que contribuyen a la nefasta desinformación que se difunde en redes sociales y genera temor y psicosis entre la población. Nos referimos a dos notas falsas o “fake news”, o informaciones falsas, que se difundieron masivamente: Una en el sentido de que venía la “madre” de todas las tormentas, que en un día se registraría toda la lluvia de tres días anteriores y prácticamente esto provocaría el “apocalipsis”. Otra en el sentido de que las presas estaban llenas y que se soltaría el agua por el lecho seco del río Nazas. Ambas noticias fueron desmentidas, como debe ser, por las autoridades competentes tanto del Gobierno del Estado, Gobierno Municipal de Torreón, así como por la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Al margen, alguna información en tono de broma que ni al caso mencionar…

COMO COLOFÓN, la conducta inapropiada, adivinó Usted, del director de Tránsito y Vialidad, Pedro Luis Bernal Espinosa. Vestido una vez más con el uniforme de Vialidad, en pleno sector inundado, Pedro Luis “dirige” la vialidad moviendo las manos y sin silbato. Por el caos vial y la desesperación de los automovilistas, se escucha que algunos de éstos hacen sonar el claxon. “¡¡¡¿Quién está pitando? Jijo de su pinche madre… ¿Quién está pitando?!!!…”. Esa es la nueva “joya” de Pedro Luis Bernal Espinosa. Huelgan comentarios…