imagotipo

El gabinete de Riquelme

  • RUN RUN

+ ¿Y las denuncias…?
+ Pobre de Sifuentes

EL GOBERNADOR MIGUEL Ángel Riquelme Solís nombró el sábado a su gabinete en el que hay saltillenses y laguneros, algunos nombramientos anunciados y otros no tanto, y un par que repitió. Secretarios serán José María “Chema” Fraustro Siller de Gobierno, repite Ana Sofía García Camil en Cultura, Higinio González Calderón llega a Educación. Blas José Flores Dávila va a Finanzas, Gerardo Berlanga Gotés a Infraestructura y Transporte, repite Eglantina Canales Gutiérrez en Medio Ambiente. José Luis Flores Méndez a Desarrollo Rural, Román Alberto Cepeda González a Trabajo, Teresa Guajardo Berlanga a Fiscalización y Rendición de Cuentas y Fernando Simón Gutiérrez Pérez a la Unidad de Comunicación Social. Estos son los hombres y mujeres dentro del Gabinete Legal que acompañarán a Riquelme en su sexenio; falta el Gabinete Ampliado…

¿QUÉ PASARÁ con las acusaciones y denuncias que fueron más allá de las críticas y señalamientos que se hicieron durante las campañas electorales del proceso del cuatro de junio en Coahuila? ¿Pasará algo y se procederá en contra de los responsables si es que los hubiera en distintos casos? ¿No pasará nada y quedarán en el anecdotario político electoral de Coahuila? ¿Algunas acusaciones y denuncias serán utilizadas como moneda de cambio? ¿Algunas acusaciones y denuncias fueron solo una estrategia en el toma y daca de las campañas electorales? ¿Algunas acusaciones y denuncias fueron para presionar a los contrincantes políticos? Éstas y otras preguntas surgen luego de que ha concluido el proceso electoral del 4 de junio, en cuyas campañas además de las críticas y señalamientos hubo acusaciones y denuncias, algunas francamente absurdas y hasta ridículas. Una de éstas es la de Tarjetas Banorte, sobre las cuales se generó información en la postelección. En plena lucha postelectoral, se generó una pésima noticia para el excandidato de la coalición Alianza Ciudadana por Coahuila, Guillermo Anaya Llamas. El entonces titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), Santiago Nieto Castillo, confirmó la existencia de flujo de recursos en el caso de las tarjetas de Banorte para financiar la campaña de Guillermo Anaya. En los últimos días de septiembre, Nieto fue a Saltillo a presidir la inauguración del Tercer Observatorio Internacional de Derechos Políticos que organizan la Universidad Autónoma de Coahuila y la Academia Interamericana de Derechos Humanos. El entonces (hay que recordar que fue destituido semanas después) titular de la Fiscalía informó que se había detectado flujo de recursos de procedencia no determinada al tiempo que señaló que se había citado a declarar a personas involucradas en el caso. Asimismo, Nieto Castillo indicó que se pidió información de los cateos que realizó la Procuraduría General de Justicia del Estado en tres viviendas. La FEPADE también ha pedido la intervención de la Comisión Bancaria y de Valores (CNBV). Finalmente, dio a conocer que la indagatoria quedaría concluida a finales de este año. El tema lo retomamos porque luego de las campañas electorales continuó la investigación sobre las tarjetas Banorte, es decir, sobre el tema relacionado con la elección de gobernador del 4 de junio. Hay que recordar que según la denuncia de David Aguillón Rosales, presidente de la Fundación Colosio, las tarjetas Banorte fueron utilizadas por el PAN para utilizar 70 millones de pesos para ganar votos para Guillermo Anaya. El primer dato importante lo proporcionó Nieto Castillo en el sentido de que se había detectado flujo de recursos de procedencia no determinada. Con lo dicho por Nieto Castillo, el sentido común nos indica entonces que sí hubo movimientos con las tarjetas Banorte asociadas al panista Guillermo Anaya Llamas. En segundo término, la FEPADE ha citado a personas a declarar involucradas en el caso. Hay que señalar que hace unas semanas trascendió que una persona de apellido Sierra habría sido detenida y trasladada a una prisión de alta seguridad. Independientemente de este trascendido, cobró importancia lo dicho por el Fiscal en el sentido de que se estaba citando a declarar personas sobre el tema. En tercer término, la FEPADE dio a conocer que se estaba pidiendo información a la Procuraduría General del Estado de Coahuila sobre los cateos que realizó en tres viviendas. Esto quiere decir, contra lo que pensaban algunos, que los cateos eran por cuenta y riesgo exclusivamente de la Procuraduría del Estado cuando esas diligencias fueron solicitadas por la propia FEPADE. Con ello se echaron abajo las críticas o acusaciones en contra del Gobierno del Estado o de la Procuraduría del Estado de haber realizado los cateos como una mera acción represiva o de intimidación al PAN, a la coalición Alianza Ciudadana por Coahuila, al Frente Por la Dignidad de Coahuila o directamente al excandidato Guillermo Anaya Llamas. En cuarto término, en la información de marras se señalan las tres viviendas que fueron cateadas por la Procuraduría General de Justicia del Estado. Esas tres viviendas, casualmente, pertenecen a gente del Partido Acción Nacional. En quinto término, la FEPADE estaba solicitando la intervención de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) de México, claro está, para comprobar el origen y destino de los recursos a través de las tarjetas Banorte. En sexto término, el Fiscal dijo que las indagatorias concluirían a fines de este año. Para recalcar, diremos que todo este tema tiene que ver con la denuncia que en su momento realizó David Aguillón Rosales, presidente de la Fundación Colosio, quien acusó a la coalición Alianza Ciudadana por Coahuila, integrada por el PAN-UDC-PPC-PES, de operar una red ilegal de coacción al voto por medio de lavado de dinero y financiamiento irregular. Tal y como lo adelantamos hace algunas semanas, el de las Tarjetas Banorte seguiría vigente hasta que se llegue a una determinación de ejercicio o no ejercicio penal. En este asunto el involucrado en primerísimo lugar es Guillermo Anaya Llamas y en segundo el senador Luis Fernando Salazar Fernández, a quien algunos atribuyen la idea de las Tarjetas Banorte. Al concluir el proceso electoral y al tomar protesta como gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís, las cosas han cambiado. Para empezar, Santiago Nieto Castillo fue destituido como titular de la FEPADE. Se supone que en este mes de diciembre será nombrado el nuevo titular de la Fiscalía. ¿Se le dará seguimiento a las tarjetas Banorte de Anaya? ¿O todo pasará a formar parte del anecdotario político electoral de Coahuila?…

QUIEN PARECE QUE sigue sin superar que su “alumno” y anterior subordinado sea ahora el gobernador de Coahuila, es el otrora poderoso secretario de Gobierno, Raúl Sifuentes Guerrero. A través de las redes sociales, Sifuentes sigue destilando veneno sobre Miguel Ángel Riquelme Solís. El expriista y exsecretario de Gobierno, Raúl Sifuentes Guerrero, quien supuestamente sigue al frente del Partido Movimiento Ciudadano (MC), pareciera que no soporta que Riquelme haya llegado más lejos que él en la política al alcanzar la gubernatura. Porque no tiene otra o porque no le alcanza para más, el sampetrino sigue lanzando críticas y señalamientos desde sus muros de los lamentos de internet. Sifuentes añora los tiempos en los que embriagado de poder y alentado por un grupo de lambiscones, se mantuvo en la Secretaría de Gobierno y buscó la candidatura a la gubernatura que le fue negada y a partir de ahí vendría su debacle. Sifuentes sigue inclusive promoviendo el “Coahuila Digno”. Pobre!…