imagotipo

+ Ecoagua, sospechas

  • RUN RUN

+ Falsos redentores
+ ¿Y Las Villas?

BAJO SOSPECHA están las actuaciones de emisarios del pasado del Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento (SIMAS) y personajes del Partido Acción Nacional (PAN), entre éstos algunos ediles, luego de que se dio por cancelado el contrato leonino con la empresa Ecoagua para la construcción y operación de la Planta Tratadora de Aguas Residuales (PTAR). Lo más grave del asunto es que no se había visto que gente del Cabildo saliera a defender a una empresa particular que ni es de aquí, a una empresa que durante mucho tiempo se ha hinchado los bolsillos de dinero al ser beneficiada con un contrato leonino, e ir en contra de los intereses de los ciudadanos que son los que finalmente han pagado el dinero que ha costado la firma de ese contrato. Cada vez queda más claro que el tema de Ecoagua está lleno de politiquería que de una defensa legítima de los intereses de los ciudadanos porque los que están “defendiendo” a Ecoagua ¡son los propios panistas! o personajes ligados al PAN que o quieren negocios o quieren algún cargo público. Para que quede más claro el asunto, les diremos que el contrato leonino a favor de Ecoagua se firmó durante la administración municipal (1997-1999) que presidió Jorge Zermeño Infante que será alcalde por segunda ocasión y por un año. Pero por si alguien tuviera una duda, les diremos que ayer en la mañana en un noticiario televisivo, el alcalde Jorge Zermeño Infante (PAN) fijaba su postura sobre el tema de Ecoagua y minutos más tarde la síndico Gabriela Casale Guerra y los regidores Sergio Lara Galván y Ángela Campos García, acudían a las oficinas del SIMAS, por cierto con una convocatoria a la prensa por gente allegada al área de comunicación social del candidato del PAN a la gubernatura, Guillermo Anaya Llamas. Así, en el tema de Ecoagua vemos al miembro del Consejo Directivo y a un emisario del pasado, ambos de SIMAS, al consejero Eduardo Castañeda Martínez y al exsecretario de Gestión y Seguimiento, Luis Moreno Vallejo. Y también hemos visto involucrado a Juan Antonio Sifuentes Terrazas, presidente del Consejo Lagunero de la Iniciativa Privada (CLIP), quien es el máximo representante de la iniciativa privada aunque no es un destacado hombre de empresa. También metido el alcalde electo Jorge Zermeño Infante, en cuya administración municipal (1997-1999) se firmó el contrato de marras que tanto ha dañado las finanzas del SIMAS, y ahora la síndico Gabriela Casale Guerra y los regidores Sergio Lara Galván y Ángela Campos García, los tres con posibilidades de obtener algún cargo durante la gestión de Zermeño. Por todo esto, el gerente general del SIMAS, Xavier Herrera Arroyo, reconoció que le preocupan los rumores sobre el posible regreso de Juan José Gómez Hernández a la titularidad de este organismo, pues él desempeñaba el cargo cuando se firmó con la empresa Ecoagua el desafortunado contrato leonino para la construcción y operación de la Planta Tratadora de Aguas Residuales (PTAR), mismo que afortunadamente ya se logró cancelar como resultado de una controversia legal. Herrera se dijo especialmente preocupado ante la eventual posibilidad de que, como ocurrió cuando Jorge Zermeño fue por primera vez alcalde de Torreón, se intente negociar para admitir un contrato similar con Ecoagua a partir del inicio de la próxima administración municipal. Herrera hizo estos comentarios al exponer ante los integrantes de la Comisión del Agua del Cabildo información detallada acerca de la disputa legal que se ha librado en contra de la empresa Ecoagua a partir de que se le decidió cancelar anticipadamente el contrato de concesión para la operación de la Planta Tratadora de Aguas Residuales (PTAR), para sostener que de esta manera se logró a favor del SIMAS un ahorro de nada menos que de 580 millones de pesos, con lo que se justifica el pago de los 54 millones por concepto de servicios jurídicos que se pactó con el despacho Nassar Nassar y Asociados…

LO QUE TAMBIÉN queda claro es que los ediles del PAN, Gabriela Casale Guerra, Sergio Lara Galván y Ángela Campos García, son unos falsos redentores, ya que están interesados en el tema de Ecoagua cuando se han quedado callados en muchísimos temas de interés general, en algunos de los cuales se dice que determinados ediles han sido beneficiados, incluso hasta con una casa. Entre esos temas, mencionáremos sólo algunos, el del alumbrado público, el de los permisos para que las farmacias puedan vender alcohol y el de las concesiones de agua que se hicieron a fraccionamientos privados, asunto éste en el que abundaremos más adelante. En este asunto de Ecoagua, los ediles del PAN que se quedaron callados en cuanto al contrato de alumbrado público a la empresa Construlita, se ven bastante falsos e incluso pareciera que son defensores de la empresa Ecoagua que tanto dinero se ha llevado de Torreón. Ahora no sabemos que Gabriela Casale, Sergio Lara y Ángela Campos están actuando por sí solos o están actuando porque así se los ordenó Guillermo Anaya Llamas o Jorge Zermeño Infante. Caso especial el de Sergio Lara que no se sabe si está actuando como regidor o como representante de Jorge Zermeño, de quien se dice será su secretario del Ayuntamiento. Lara se ha mostrado muy partidario de la transparencia y legalidad cuando hay quienes le recuerdan su paso como director administrativo de la Dirección de Seguridad Pública Municipal precisamente en la administración de Jorge Zermeño y cuando el titular de la corporación era Javier “El Colorado” Gutiérrez Pesquera, o como titular de la Profeco o bien cuando en circunstancias extrañas le robaron su camioneta en marzo del 2016 y dijo que dos tipos en una motocicleta le habían despojado de su vehículo cerca de la Universidad Iberoamericana (UIA), Plantel Laguna. Ángela Campos, por su parte, está identificada con Guillermo Anaya Llamas, quien sigue diciendo que “es inminente” la anulación de la elección de gobernador. Gabriela Casale ahora se muestra muy interesada en este asunto cuando su desempeño como síndico del Ayuntamiento ha dejado mucho qué desear. En fin…

POR CIERTO, ahora que a los ediles panistas Gabriela Casale Guerra, Sergio Lara Galván y Ángela Campos García les ha salido lo valiente, deberían exigir revisar las concesiones de agua que, entre otros, se entregaron a fraccionadores como a la familia de “Los Chamucos”, la de los Villarreal González, empezando por los fraccionamientos “Las Villas” y “Acacias” de Alberto y Jesús Villarreal González, así como “La Vinícola” de “Los Chamuquitos” de Jesús y Alberto Villarreal Gómez, así como de otros fraccionamientos en los que están asociados unos y otros. Durante muchos años, “Las Villas” y luego “Acacias”, manejaron de manera discrecional el agua para lo cual tenían permisos de uso agrícola pero al amparo de varias autoridades le dieron uso doméstico, con lo cual dejaron de pagar millones y millones de pesos a la ciudad de Torreón. Así como los ediles panistas Gabriela Casale, Sergio Lara y Ángela Campos, andan muy interesados en lo de Ecoagua, también deberían de interesarse en las concesiones de agua que se otorgaron a “Los Chamucos” y “Los Chamuquitos”, y en lo cual ellos estuvieron de acuerdo. También no estaría nada mal que el alcalde electo Jorge Zermeño Infante se mostrara interesado en las concesiones de agua que se otorgaron a los Villarreal González y a los Villarreal Gómez, a los de “Las Villas”, “Acacias” y “La Vinícola”. Y es que en el colmo de lo absurdo, a los Villarreal González y a los Villarreal Gómez les otorgaron concesiones de agua por fraccionamientos que aún no existen. Si los panistas son muy justicieros, échense ese trompo a la uña!!!….