imagotipo

+ Colectores colapsados

  • RUN RUN

+ Cárcamos de bombeo
+ La red de drenaje

NO EXISTE ninguna duda de que en Torreón en tres días llovió lo que llueve en gran parte del año, como tampoco existe ninguna duda de la necesidad de un drenaje pluvial. Sin embargo, no hay absolutamente ninguna duda de que la crisis en las inundaciones en Torreón se agravó por las graves fallas, ineficiencias e ineficacias por parte del Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento (SIMAS). Insistimos, sin dejar de lado las intensas e intermitentes lluvias y la falta de un drenaje pluvial, si se tiene que culpar a alguien de que se hayan agudizado las inundaciones en Torreón es al SIMAS, al gerente general Juan José Gómez Hernández y al gerente técnico, Raymundo Rodríguez de la Torre. Si se trata de culpar a alguien, Juan José Gómez y Raymundo Rodríguez son los culpables y le vamos a decir porque. No es posible que todavía ayer miércoles, a casi una semana de las lluvias, continúen sectores inundados no sólo con agua de la lluvia sino con aguas negras que han provocado molestias a miles de ciudadanos que inclusive podrían enfrentar problemas de salud. Resulta a todas luces increíble que a una semana de las lluvias, el agua “no se haya ido” por los conductos que tiene que irse y si no se va el agua le vamos a decir porque. El problema de las inundaciones en Torreón se agudizó por culpa de SIMAS, por culpa de Juan José Gómez y de Raymundo Rodríguez, se agudizó por los colectores colapsados antes de las lluvias, por el mal funcionamiento o el no funcionamiento de los cárcamos de bombeo y por el pésimo estado en el que se encuentra la red de drenaje del municipio. El alcalde de Torreón, Jorge Zermeño Infante, ya reconoció, a propósito de las inundaciones, que en SIMAS hay muchas ineficiencias, dijo que habrá que hacer una revisión puntual, que se revisarán los arreglos de los trabajos y que se revisará todo lo que se está haciendo. Y en este asunto, el SIMAS no puede echarle la culpa, como lo hizo con la crisis de la falta del agua, a la “anterior administración”, pues ocho meses fueron suficientes para atender los colectores, los cárcamos de bombeo y la red de drenaje… y no lo hicieron. Pero vayamos por partes. Recalcamos, sin dejar de lado la necesidad de un drenaje pluvial, las inundaciones en Torreón se agudizaron porque los colectores se colapsaron. Nos explicamos: Por la topografía de la ciudad hay zonas bajas, pero varios sectores se inundaron –y hasta ayer seguían inundados- por los daños importantes que hay en los colectores sanitarios que impidieron –y que siguen impidiendo- que se desfogue el agua de lluvia. Ejemplos: La Francisco Sarabia en Nueva California, entre la Allende y Bravo, así como Las Torres y Carolinas. En la Sarabia, hasta ayer continuaba la inundación y no sólo de agua de lluvia sino del drenaje sanitario. La inundación en este sector no es por las lluvias sino por el colector sanitario de la avenida Juárez que registró un “caído” de casi 500 metros y que no ha sido reparado. Además de que el colector tiene serios daños, el problema es mayor porque la gente sigue utilizando los baños sanitarios y se sigue bañando, de ahí que broten las aguas negras. Vecinos del sector se han reportado a esta columna para informarnos que siguen inundados no sólo con el agua de lluvia sino con aguas negras, lo que ha provocado olores pestilentes, además de molestias por cuestiones de salud. Este colector se cayó en esta administración de SIMAS y su reparación no ha sido terminada. La inundación en el fraccionamiento Santa Sofía es porque se construyó en una zona a la que se direccionó el agua proveniente de Mieleras y la que baja de la sierra. Reafirmamos, las inundaciones se agudizaron por los colectores colapsados y en este contexto el alcalde Jorge Zermeño Infante reconoció que hay ineficiencia en el SIMAS. El SIMAS debe muchas explicaciones a los ciudadanos a quienes debe informar sobre la situación general que guardan todos los colectores de la ciudad y particularmente de los colectores colapsados. Pero esto no es todo, las inundaciones se agudizaron en Torreón por el funcionamiento ineficiente e ineficaz de los cárcamos de bombeo. Sin embargo, la pregunta es qué agua van a bombear los cárcamos si hay problemas en los colectores. Igual que en el caso de los colectores, el SIMAS está obligado a informar a los ciudadanos sobre la existencia y funcionalidad de los cárcamos de bombeo. Es necesario que los ciudadanos conozcan cuántos cárcamos de bombeo tiene la ciudad, su ubicación y si cuentan o no con el equipo adecuado y suficiente para atender las inundaciones como las registradas hace una semana. A todo esto hay que agregar que la responsabilidad del SIMAS se debe a que no realizó el desazolve y limpieza de drenajes que provocó que se agudizaran las inundaciones en distintos puntos de la ciudad. Desde hace tiempo se tenía conocimiento de zonas consideradas como puntos rojos situados en colonias del sur-oriente de Torreón, donde se registraron las peores inundaciones. Hace casi tres meses (para ser exactos, el 14 de junio), todavía en tiempos de crisis por la falta del agua, en esta columna se hizo un llamado a SIMAS para que se preparara para el tiempo de lluvias, para que hiciera las previsiones por las inundaciones. SIMAS no hizo caso. Al momento de las lluvias, las alcantarillas y drenajes no estaban limpios y esto agravó las inundaciones en Torreón, por eso los brotes de aguas residuales en pozos de visita (alcantarillas). Desesperados porque el agua subía de nivel, en diferentes puntos de la ciudad se observó a ciudadanos que sondearon pozos de visita para detectar taponamientos provocados por basura y desechos y proceder a retirarlos con el fin de asegurar el flujo de las aguas residuales generadas en ese sector. Las nulas labores de desazolve y limpieza de drenajes favorecieron las fuertes inundaciones que continuaban hasta ayer, a una semana de las lluvias. Juan José Gómez Hernández y Raymundo Rodríguez de la Torre deberían ser despedidos ipso facto por Jorge Zermeño Infante…