/ lunes 15 de abril de 2019

Rincón beisbolero

Un sencillo análisis resulta suficiente para percatarse del problema serio en los Algodoneros de Unión Laguna, y ese es el pitcheo, tanto en sus abridores como de los relevistas. Hoy en día casi todos los managers se conforman con que su inicialista les brinde cinco buenas entradas, después viene el relevo intermedio, el preparador y el cerrador. Veamos el comportamiento de los abridores del equipo guinda, luego de nueve juegos. En la inauguración en Nuevo Laredo, Frank Garcés lanzó cinco entradas y perdió. El jueves 11 de abril en casa contra Tecolotes, Garcés lanzó cinco dos tercios y perdió. El 6 de abril en Laredo, Texas, Eumir Sepúlveda apenas lanzó una entrada dos tercios y perdió; el viernes 12 en Torreón, Sepúlveda lanzó dos entradas y salió sin decisión.

El 7 de abril Edgar Osuna abrió en el parque La Junta y perdió con trabajo de cuatro entradas dos tercios. El sábado anterior en casa Osuna inició contra Monclova y trabajó cinco entradas, para salir sin decisión. Saúl Castellanos abrió el 9 de abril en casa ante Tecolotes y lanzó cuatro un tercio, salió sin decisión. Castellanos repitió este domingo, ahora frente a Monclova, y resultó ganador, después de seis entradas de trabajo. Alejandro Martínez subió a la loma el 10 de abril en casa ante Tecolotes y salió sin decisión luego de dos entradas de trabajo con bastantes problemas. ¿Qué significa lo anterior? Que en nueve juegos, solamente un inicialista de Algodoneros ha ganado; además, en apenas cuatro de esas salidas, el abridor ha sido capaz de lanzar mínimo cinco entradas.

La directiva ya hizo algunos ajustes en el pitcheo, con la llegada de Edgar Martínez, Axel Ríos y Martín Sotelo; no parece que alguno de esos lanzadores sea la solución para que colabore con Vanny Valenzuela, quien ha realizado una aceptable labor. Jonathan Aceves ha confiado bastante en Edgar Gómez y Alejandro Chavarría, sin los resultados que se esperaba, Frankie de la Cruz funcionó como relevo, pero dada su experiencia se antoja que el derecho dominicano sea incluido en la rotación de abridores. Cien por ciento confiable ha sido Román Peña Zonta, pero este lanzador está diseñado para ser relevo situacional. Cameron McVey no ha tenido oportunidad de salvar, pero definitivamente no se le ven “patas para gallo”. El análisis arroja problemas serios en el pitcheo, principalmente en el relevo.

En cuanto a la ofensiva, este equipo no está en condiciones de tener un infield extranjero, ya que hay talento nacional suficiente para cubrir esa posición; Edgard Muñoz igual juega el jardín izquierdo, en donde también hay material mexicano que puede realizar dicha labor; si a eso agregamos que el panameño no ha llenado las expectativas como primer bate, entonces resultaría de más provecho ocupar esa plaza de extranjero con un lanzador. Hoy Edgar Robles es el mejor outfield que tiene Unión Laguna y resulta extraño ver que en algunos juegos ha iniciado en la banca. Ahí se cuenta además, con el encendido Francisco Ferreiro y con Luis Enrique Pérez, ya que Michael Crouse parece seguro en el prado central; por cierto, el canadiense tiene para levantar más su ofensiva y convertirse en pieza clave, junto a Viosergy Rosa y Niuman Romero.

El equipo lagunero inicia este martes una serie que se antoja sumamente complicada, ya que le corresponde visitar a los Pericos de Puebla, después van a Oaxaca y termina la aventura en Monterrey ¿será capaz la novena de Jonathan Aceves de regresar de esa gira fuera de la última posición? Es en verdad difícil, pero habrá que estar muy pendientes de cada juego para analizar el desempeño de cada uno de los integrantes del equipo. Es cierto y se recuerda a menudo; a este equipo los hermanos Arellano Hernández y David Cárdenas Cortés lo dejaron prácticamente “encuerado”, originalmente se anunció que no jugaría en 2019 junto con Aguascalientes, León y Puebla, pero con la bendición del nuevo jefe del Poder Ejecutivo, ahí están en acción estos Algodoneros.

La afición sabe en qué condiciones este equipo está en reconstrucción, se trata de una labor titánica y sólo basta mencionar el ejemplo de los Toros de Tijuana, quienes adquirieron la franquicia de los Petroleros de Minatitlán en 2011, año con año el equipo mejoró hasta lograr el campeonato en su tercera temporada; pero ojo, en Tijuana se logró esa hazaña, en gran parte gracias al generoso presupuesto que maneja el señor Alberto Uribe, y del cual están muy lejos los Algodoneros de Unión Laguna. Aunque no todo es dinero, construir un equipo campeón requiere de mucho conocimiento, de un análisis minucioso sobre las necesidades y la capacidad de cubrirlas con elementos de verdadera calidad. Somos conscientes de la situación, pero es importante aprovechar al máximo los recursos con que se cuenta.

Un sencillo análisis resulta suficiente para percatarse del problema serio en los Algodoneros de Unión Laguna, y ese es el pitcheo, tanto en sus abridores como de los relevistas. Hoy en día casi todos los managers se conforman con que su inicialista les brinde cinco buenas entradas, después viene el relevo intermedio, el preparador y el cerrador. Veamos el comportamiento de los abridores del equipo guinda, luego de nueve juegos. En la inauguración en Nuevo Laredo, Frank Garcés lanzó cinco entradas y perdió. El jueves 11 de abril en casa contra Tecolotes, Garcés lanzó cinco dos tercios y perdió. El 6 de abril en Laredo, Texas, Eumir Sepúlveda apenas lanzó una entrada dos tercios y perdió; el viernes 12 en Torreón, Sepúlveda lanzó dos entradas y salió sin decisión.

El 7 de abril Edgar Osuna abrió en el parque La Junta y perdió con trabajo de cuatro entradas dos tercios. El sábado anterior en casa Osuna inició contra Monclova y trabajó cinco entradas, para salir sin decisión. Saúl Castellanos abrió el 9 de abril en casa ante Tecolotes y lanzó cuatro un tercio, salió sin decisión. Castellanos repitió este domingo, ahora frente a Monclova, y resultó ganador, después de seis entradas de trabajo. Alejandro Martínez subió a la loma el 10 de abril en casa ante Tecolotes y salió sin decisión luego de dos entradas de trabajo con bastantes problemas. ¿Qué significa lo anterior? Que en nueve juegos, solamente un inicialista de Algodoneros ha ganado; además, en apenas cuatro de esas salidas, el abridor ha sido capaz de lanzar mínimo cinco entradas.

La directiva ya hizo algunos ajustes en el pitcheo, con la llegada de Edgar Martínez, Axel Ríos y Martín Sotelo; no parece que alguno de esos lanzadores sea la solución para que colabore con Vanny Valenzuela, quien ha realizado una aceptable labor. Jonathan Aceves ha confiado bastante en Edgar Gómez y Alejandro Chavarría, sin los resultados que se esperaba, Frankie de la Cruz funcionó como relevo, pero dada su experiencia se antoja que el derecho dominicano sea incluido en la rotación de abridores. Cien por ciento confiable ha sido Román Peña Zonta, pero este lanzador está diseñado para ser relevo situacional. Cameron McVey no ha tenido oportunidad de salvar, pero definitivamente no se le ven “patas para gallo”. El análisis arroja problemas serios en el pitcheo, principalmente en el relevo.

En cuanto a la ofensiva, este equipo no está en condiciones de tener un infield extranjero, ya que hay talento nacional suficiente para cubrir esa posición; Edgard Muñoz igual juega el jardín izquierdo, en donde también hay material mexicano que puede realizar dicha labor; si a eso agregamos que el panameño no ha llenado las expectativas como primer bate, entonces resultaría de más provecho ocupar esa plaza de extranjero con un lanzador. Hoy Edgar Robles es el mejor outfield que tiene Unión Laguna y resulta extraño ver que en algunos juegos ha iniciado en la banca. Ahí se cuenta además, con el encendido Francisco Ferreiro y con Luis Enrique Pérez, ya que Michael Crouse parece seguro en el prado central; por cierto, el canadiense tiene para levantar más su ofensiva y convertirse en pieza clave, junto a Viosergy Rosa y Niuman Romero.

El equipo lagunero inicia este martes una serie que se antoja sumamente complicada, ya que le corresponde visitar a los Pericos de Puebla, después van a Oaxaca y termina la aventura en Monterrey ¿será capaz la novena de Jonathan Aceves de regresar de esa gira fuera de la última posición? Es en verdad difícil, pero habrá que estar muy pendientes de cada juego para analizar el desempeño de cada uno de los integrantes del equipo. Es cierto y se recuerda a menudo; a este equipo los hermanos Arellano Hernández y David Cárdenas Cortés lo dejaron prácticamente “encuerado”, originalmente se anunció que no jugaría en 2019 junto con Aguascalientes, León y Puebla, pero con la bendición del nuevo jefe del Poder Ejecutivo, ahí están en acción estos Algodoneros.

La afición sabe en qué condiciones este equipo está en reconstrucción, se trata de una labor titánica y sólo basta mencionar el ejemplo de los Toros de Tijuana, quienes adquirieron la franquicia de los Petroleros de Minatitlán en 2011, año con año el equipo mejoró hasta lograr el campeonato en su tercera temporada; pero ojo, en Tijuana se logró esa hazaña, en gran parte gracias al generoso presupuesto que maneja el señor Alberto Uribe, y del cual están muy lejos los Algodoneros de Unión Laguna. Aunque no todo es dinero, construir un equipo campeón requiere de mucho conocimiento, de un análisis minucioso sobre las necesidades y la capacidad de cubrirlas con elementos de verdadera calidad. Somos conscientes de la situación, pero es importante aprovechar al máximo los recursos con que se cuenta.

viernes 26 de julio de 2019

Rincón Beisbolero

miércoles 24 de julio de 2019

Rincón Beisbolero

viernes 19 de julio de 2019

Rincón Beisbolero

miércoles 10 de julio de 2019

Rincón Beisbolero

lunes 08 de julio de 2019

Rincón Beisbolero

viernes 28 de junio de 2019

Rincón Beisbolero

viernes 21 de junio de 2019

Rincón Beisbolero

viernes 14 de junio de 2019

Rincón Beisbolero

miércoles 12 de junio de 2019

Rincón beisbolero

viernes 07 de junio de 2019

Rincón Beisbolero

Cargar Más