/ miércoles 5 de mayo de 2021

Omisiones con mensaje

A mitad del sexenio de Andrés Manuel López Obrador varias cosas han quedado en claro, no solo a nivel de ignorancia, incompetencia y dogmas en el ejercicio del poder, sino también en omisiones que traen mensaje detrás.

De los “olvidos” más relevantes en la actual coyuntura es que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido en el poder, no tiene en sus listas de aspirantes a una curul en el Congreso de la Unión a ningún integrante de las fuerzas armadas.

Este hecho por sí solo no parecería importar pero resulta contradictorio por el papel preponderante que el jefe del Ejecutivo federal ha depositado en su gobierno al Ejército y la Marina Armada de México. De su lectura se desprende que no los necesita en la máxima tribuna del país donde se propone, discute y analizan leyes. No los tomó en cuenta para la segunda mitad de su sexenio, ni su partido los requiere.

Sin embargo hasta la actual legislatura había una condescendencia que se veía como una atención del comandante supremo de las fuerzas armadas para quienes le juran lealtad y lo acompañan en su sexenio. En cada legislatura ha habido un oficial de la Armada o en su caso uno del Ejército, que representan al sector y hacen uso del espacio para fijar su posición en temas que les atañen no sólo para la vida interna de ambas instituciones sino en su relación con la sociedad.

En San Lázaro hoy día el general Benito Medina Herrera y el vicealmirante Juan Ortíz Guarneros, postulados como legisladores de representación proporcional por el PRI, cumplen esa misión al haber sido parte de la plataforma que acompañó al tricolor en la elección del 2018.

La omisión de Morena no la tuvieron otros partidos y en la próxima legislatura uno de los generales más respetados del Ejército y con una amplia trayectoria en el servicio podría llegar a ocupar un espacio en San Lázaro. Postulado por el PRD, el general de división retirado Pedro Felipe Gurrola Ramìrez es candidato a diputado plurinominal por la cuarta circunscripción, que comprende los estados de Puebla, Tlaxcala, Morelos, Guerrero y Ciudad de México.

Gurrola forma parte de la última camada de oficiales con experiencia de mando de tropas en las regiones más complejas del país. Formado en diferentes disciplinas castrenses fue agregado militar en la Embajada de México en Washington y conoce bien la relación bilateral con Estados Unidos. Estudió Comando y Estado Mayor General en Fort Leavenworth, Kansas y realizó el curso de Rangers en Fort Benning, Georgia.

Muy pocos generales hoy día que estén en servicio activo poseen el nivel del conocimiento de los problemas de seguridad del país como el general Gurrola. Lo avala su paso como comandante de la Fuerza de Tarea Badiraguato en Sinaloa, comandante de la octava zona militar en la explosiva frontera en Reynosa, Tamaulipas, y titular de la doceava región militar con responsabilidad en Michoacán, Guanajuato y Querétaro. En esta encomienda se le recuerda por sus dotes de negociador al desactivar varios conatos de violencia entre autodefensas y fuerzas de seguridad.

Se retiró en febrero pasado como comandante de la quinta región militar en Guadalajara. Su candidatura abre la posibilidad de que sus conocimientos y experiencia puedan ser aprovechados en San Lázaro.

@velediaz424

A mitad del sexenio de Andrés Manuel López Obrador varias cosas han quedado en claro, no solo a nivel de ignorancia, incompetencia y dogmas en el ejercicio del poder, sino también en omisiones que traen mensaje detrás.

De los “olvidos” más relevantes en la actual coyuntura es que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido en el poder, no tiene en sus listas de aspirantes a una curul en el Congreso de la Unión a ningún integrante de las fuerzas armadas.

Este hecho por sí solo no parecería importar pero resulta contradictorio por el papel preponderante que el jefe del Ejecutivo federal ha depositado en su gobierno al Ejército y la Marina Armada de México. De su lectura se desprende que no los necesita en la máxima tribuna del país donde se propone, discute y analizan leyes. No los tomó en cuenta para la segunda mitad de su sexenio, ni su partido los requiere.

Sin embargo hasta la actual legislatura había una condescendencia que se veía como una atención del comandante supremo de las fuerzas armadas para quienes le juran lealtad y lo acompañan en su sexenio. En cada legislatura ha habido un oficial de la Armada o en su caso uno del Ejército, que representan al sector y hacen uso del espacio para fijar su posición en temas que les atañen no sólo para la vida interna de ambas instituciones sino en su relación con la sociedad.

En San Lázaro hoy día el general Benito Medina Herrera y el vicealmirante Juan Ortíz Guarneros, postulados como legisladores de representación proporcional por el PRI, cumplen esa misión al haber sido parte de la plataforma que acompañó al tricolor en la elección del 2018.

La omisión de Morena no la tuvieron otros partidos y en la próxima legislatura uno de los generales más respetados del Ejército y con una amplia trayectoria en el servicio podría llegar a ocupar un espacio en San Lázaro. Postulado por el PRD, el general de división retirado Pedro Felipe Gurrola Ramìrez es candidato a diputado plurinominal por la cuarta circunscripción, que comprende los estados de Puebla, Tlaxcala, Morelos, Guerrero y Ciudad de México.

Gurrola forma parte de la última camada de oficiales con experiencia de mando de tropas en las regiones más complejas del país. Formado en diferentes disciplinas castrenses fue agregado militar en la Embajada de México en Washington y conoce bien la relación bilateral con Estados Unidos. Estudió Comando y Estado Mayor General en Fort Leavenworth, Kansas y realizó el curso de Rangers en Fort Benning, Georgia.

Muy pocos generales hoy día que estén en servicio activo poseen el nivel del conocimiento de los problemas de seguridad del país como el general Gurrola. Lo avala su paso como comandante de la Fuerza de Tarea Badiraguato en Sinaloa, comandante de la octava zona militar en la explosiva frontera en Reynosa, Tamaulipas, y titular de la doceava región militar con responsabilidad en Michoacán, Guanajuato y Querétaro. En esta encomienda se le recuerda por sus dotes de negociador al desactivar varios conatos de violencia entre autodefensas y fuerzas de seguridad.

Se retiró en febrero pasado como comandante de la quinta región militar en Guadalajara. Su candidatura abre la posibilidad de que sus conocimientos y experiencia puedan ser aprovechados en San Lázaro.

@velediaz424

ÚLTIMASCOLUMNAS