/ miércoles 24 de octubre de 2018

Navegando

Ya es tiempo de Torreón

Amigas y amigos, cuando pensamos en nuestra amada ciudad, sin duda nos viene a la mente sus climas, por lo general calurosos y que nos obligan a estar al pendiente siempre de nuestra hidratación. En muchas partes del país, la expresión “sol lagunero” se utiliza para hablar de los inclementes rayos que se sienten en esta región, prácticamente todo el año.

Teniendo presente eso, de unos años para acá, nos hemos visto afectados por las llamadas “lluvias atípicas”, es decir, caídas de agua que superan en mucho a la media común de nuestra región, y que toman desprevenida a ciudadanía y gobierno por igual; y justo cuando creíamos que ya habíamos terminado la temporada de lluvias, ocurre una nueva alerta; Willa y Vicente.

A inicios de semana, se informó que, debido a estos dos temporales, las lluvias volverían a nuestra ciudad, en una estimación que iba desde lo moderado hasta lo casi catastrófico; a esto tendríamos que agregar que, para nuestra ciudad, hasta una lluvia de una hora puede desquiciarla absolutamente.

Amigas y amigos, supuestamente lo peor de estos temporales se sentirá el día de hoy, por lo que les pido que, de confirmarse los pronósticos, se resguarden y no salgan a menos que sea estrictamente necesario. Esperemos que aún puedan perder fuerza ambos fenómenos, y que las afectaciones para nuestra ciudad sean menores.

Igualmente, estemos al pendiente de toda comunicación oficial. Es la obligación de los tres órdenes de Gobierno el proporcionar información oportuna y auxilio eficaz a quien lo necesite durante este tipo de emergencias. Ya vivimos recientemente lluvias que dejaron encharcamientos casi por semanas, por lo que sigamos las indicaciones de las autoridades.

Por último, y como lo he comentado en columnas recientes, no hay que quitar el dedo del renglón. Que, a una ciudad como la nuestra, una de las joyas del norte del país y punto industrial y de comercio de gran relevancia de todo México, pueda dejarla prácticamente inoperante una lluvia, habla de que tenemos un serio problema de obras públicas.

No es momento de buscar culpables ni de dar nombres. Todos los sabemos. Es momento de exigir a quienes buscaron el voto popular, del partido que sea, que hoy que ostentan el poder público den respuesta a esta situación. Hay colonias que se inundaron por mucho tiempo, y gente que por desgracia lo perdió todo. Esto no lo podemos seguir permitiendo.

Hoy, ya no podemos seguir llamándolas lluvias atípicas. Contra cualquier lógica, hoy Torreón está a punto de ser impactado por una tormenta tropical. Debemos de actuar de manera responsable y cumplir cada quien con lo que nos toca. Cuidémonos, ayudemos a quien podamos, y estemos atentos de las indicaciones oficiales.

Ya es tiempo de Torreón

Amigas y amigos, cuando pensamos en nuestra amada ciudad, sin duda nos viene a la mente sus climas, por lo general calurosos y que nos obligan a estar al pendiente siempre de nuestra hidratación. En muchas partes del país, la expresión “sol lagunero” se utiliza para hablar de los inclementes rayos que se sienten en esta región, prácticamente todo el año.

Teniendo presente eso, de unos años para acá, nos hemos visto afectados por las llamadas “lluvias atípicas”, es decir, caídas de agua que superan en mucho a la media común de nuestra región, y que toman desprevenida a ciudadanía y gobierno por igual; y justo cuando creíamos que ya habíamos terminado la temporada de lluvias, ocurre una nueva alerta; Willa y Vicente.

A inicios de semana, se informó que, debido a estos dos temporales, las lluvias volverían a nuestra ciudad, en una estimación que iba desde lo moderado hasta lo casi catastrófico; a esto tendríamos que agregar que, para nuestra ciudad, hasta una lluvia de una hora puede desquiciarla absolutamente.

Amigas y amigos, supuestamente lo peor de estos temporales se sentirá el día de hoy, por lo que les pido que, de confirmarse los pronósticos, se resguarden y no salgan a menos que sea estrictamente necesario. Esperemos que aún puedan perder fuerza ambos fenómenos, y que las afectaciones para nuestra ciudad sean menores.

Igualmente, estemos al pendiente de toda comunicación oficial. Es la obligación de los tres órdenes de Gobierno el proporcionar información oportuna y auxilio eficaz a quien lo necesite durante este tipo de emergencias. Ya vivimos recientemente lluvias que dejaron encharcamientos casi por semanas, por lo que sigamos las indicaciones de las autoridades.

Por último, y como lo he comentado en columnas recientes, no hay que quitar el dedo del renglón. Que, a una ciudad como la nuestra, una de las joyas del norte del país y punto industrial y de comercio de gran relevancia de todo México, pueda dejarla prácticamente inoperante una lluvia, habla de que tenemos un serio problema de obras públicas.

No es momento de buscar culpables ni de dar nombres. Todos los sabemos. Es momento de exigir a quienes buscaron el voto popular, del partido que sea, que hoy que ostentan el poder público den respuesta a esta situación. Hay colonias que se inundaron por mucho tiempo, y gente que por desgracia lo perdió todo. Esto no lo podemos seguir permitiendo.

Hoy, ya no podemos seguir llamándolas lluvias atípicas. Contra cualquier lógica, hoy Torreón está a punto de ser impactado por una tormenta tropical. Debemos de actuar de manera responsable y cumplir cada quien con lo que nos toca. Cuidémonos, ayudemos a quien podamos, y estemos atentos de las indicaciones oficiales.

jueves 14 de febrero de 2019

Inician las preinscripciones

jueves 24 de enero de 2019

La guerra contra el huachicoleo

miércoles 16 de enero de 2019

Los maestros, clave para construir el futuro

jueves 10 de enero de 2019

Nuevo año, una nueva encomienda

miércoles 12 de diciembre de 2018

División de Poderes

martes 04 de diciembre de 2018

Navegando

miércoles 28 de noviembre de 2018

Navegando

Cargar Más