/ miércoles 14 de abril de 2021

La ruta Biden en México

Pocas veces durante un lapso tan corto de tiempo, las principales agencias estadounidenses han dado a conocer la judicialización de sus investigaciones centradas en los principales líderes de una organización criminal de tráfico de drogas mexicana, señalada de ser responsable de la ola de violencia que sacude varias regiones del país.

Lo ocurrido en estos primeros 15 días de abril con la organización que se hace llamar Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), cuyo liderazgo la autoridad atribuye a Nemesio Rubén Oseguera Cervantes alias “el Mencho”, es un mensaje sobre la ruta que deberá recorrer el gobierno mexicano para acelerar la captura de alguno de los individuos señalados por el Departamento de Justicia y boletinados por el Tesoro norteamericano.

Esta semana le tocó al principal mando operativo de la organización de quien la DEA asegura tiene el control de territorios y cuerpos de seguridad locales en Nayarit, Michoacán, Guerrero, Aguascalientes, Zacatecas y Jalisco. Se trata de un ex convicto por narcotráfico en la justicia estadounidense, quien tiempo después fue detenido en México acusado de estar detrás de una emboscada donde perdieron la vida 15 policías en el tramo de la carretera que une Soyatlán con Puerto Vallarta, Jalisco.

El rostro y los datos generales de Audías Flores Silva, para algunos considerado el “heredero” de Oseguera al frente del grupo criminal, circularon desde el pasado miércoles después de que en una acción conjunta el Tesoro, el Departamento de Justicia y el Departamento de Estado lo identificaron como uno de los “comandantes regionales del Cartel de Jalisco Nueva Generación que controla grandes proporciones del territorio del CJNG a lo largo de la costa del Pacífico de México, incluido el estado de Nayarit”. El anuncio vino acompañado de una recompensa de cinco millones de dólares a quien proporcione información que lleve a su captura.

Flores Silva es un ex reo que obtuvo su libertad en México en 2016, desde entonces junto a su paisano “el Mencho”, han encabezado las ofensivas por hacerse del control de territorios como Michoacán, su tierra natal, que junto con Guanajuato, Sonora y Baja California, son regiones en disputa.

La semana pasada el Tesoro dio a conocer la inclusión en su lista de criminales internacionales, a quienes se les congelaron sus cuentas bancarias y con cuyas empresas se prohibió a ciudadanos estadounidenses hacer negocios, de una dupla considerada el poder real detrás de Oseguera. Se trata del colombiano Carlos Andrés Rivera Varela, reclutador de mercenarios y mando del CJNG en Puerto Vallarta, y Francisco Javier Gudiño Haro, identificado como el autor intelectual del atentado el año pasado contra Omar Garcia Harfuch, secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México.

El anuncio de la ofensiva judicial norteamericana ocurre a unos días de la visita de la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris al país, cuya agenda se dijo será el tema migratorio. Pero también de la propuesta del presidente Joe Biden para que el ex secretario del interior en la administración Obama, Ken Salazar, sea el próximo embajador estadounidense en México. Todo con dedicatoria.

@velediaz424

Pocas veces durante un lapso tan corto de tiempo, las principales agencias estadounidenses han dado a conocer la judicialización de sus investigaciones centradas en los principales líderes de una organización criminal de tráfico de drogas mexicana, señalada de ser responsable de la ola de violencia que sacude varias regiones del país.

Lo ocurrido en estos primeros 15 días de abril con la organización que se hace llamar Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), cuyo liderazgo la autoridad atribuye a Nemesio Rubén Oseguera Cervantes alias “el Mencho”, es un mensaje sobre la ruta que deberá recorrer el gobierno mexicano para acelerar la captura de alguno de los individuos señalados por el Departamento de Justicia y boletinados por el Tesoro norteamericano.

Esta semana le tocó al principal mando operativo de la organización de quien la DEA asegura tiene el control de territorios y cuerpos de seguridad locales en Nayarit, Michoacán, Guerrero, Aguascalientes, Zacatecas y Jalisco. Se trata de un ex convicto por narcotráfico en la justicia estadounidense, quien tiempo después fue detenido en México acusado de estar detrás de una emboscada donde perdieron la vida 15 policías en el tramo de la carretera que une Soyatlán con Puerto Vallarta, Jalisco.

El rostro y los datos generales de Audías Flores Silva, para algunos considerado el “heredero” de Oseguera al frente del grupo criminal, circularon desde el pasado miércoles después de que en una acción conjunta el Tesoro, el Departamento de Justicia y el Departamento de Estado lo identificaron como uno de los “comandantes regionales del Cartel de Jalisco Nueva Generación que controla grandes proporciones del territorio del CJNG a lo largo de la costa del Pacífico de México, incluido el estado de Nayarit”. El anuncio vino acompañado de una recompensa de cinco millones de dólares a quien proporcione información que lleve a su captura.

Flores Silva es un ex reo que obtuvo su libertad en México en 2016, desde entonces junto a su paisano “el Mencho”, han encabezado las ofensivas por hacerse del control de territorios como Michoacán, su tierra natal, que junto con Guanajuato, Sonora y Baja California, son regiones en disputa.

La semana pasada el Tesoro dio a conocer la inclusión en su lista de criminales internacionales, a quienes se les congelaron sus cuentas bancarias y con cuyas empresas se prohibió a ciudadanos estadounidenses hacer negocios, de una dupla considerada el poder real detrás de Oseguera. Se trata del colombiano Carlos Andrés Rivera Varela, reclutador de mercenarios y mando del CJNG en Puerto Vallarta, y Francisco Javier Gudiño Haro, identificado como el autor intelectual del atentado el año pasado contra Omar Garcia Harfuch, secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México.

El anuncio de la ofensiva judicial norteamericana ocurre a unos días de la visita de la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris al país, cuya agenda se dijo será el tema migratorio. Pero también de la propuesta del presidente Joe Biden para que el ex secretario del interior en la administración Obama, Ken Salazar, sea el próximo embajador estadounidense en México. Todo con dedicatoria.

@velediaz424

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 21 de julio de 2021

El parto de la mafiocracia

Juan Veledíaz

miércoles 07 de julio de 2021

Reacomodos militares

Juan Veledíaz

jueves 01 de julio de 2021

Insurgencia criminal

Juan Veledíaz

miércoles 30 de junio de 2021

Insurgencia criminal

Juan Veledíaz

miércoles 16 de junio de 2021

Las visitas tienen prisa

Juan Veledíaz

Cargar Más