/ domingo 12 de mayo de 2019

La primera toma de Torreón

Dentro de los anales de Torreón se registran cuatro tomas o batallas que se dieron en nuestro centro de población, en tres de ellas tuvo una muy importante participación el bien llamado “brazo armado de la revolución”, el general Francisco Villa, las que tuvieron lugar los años de 1913, 1914 y 1916. Toca entonces dar a conocer en forma por demás breve y concisa la primera batalla que tuviera lugar en el mes de mayo de 1911 y en la cual tuvieron participación fuerzas maderistas, comandados la gran mayoría de ellos por laguneros.

Los revolucionarios laguneros comandados por Benjamín Argumedo, Sixto Ugalde, Jesús Agustín Castro y Epitacio Rea, entre otros después del 20 de noviembre de 1910 fecha en que se iniciara el gran movimiento armado mexicano lejos de retirarse de la lucha ante el rechazo que tuvieron en Gómez Palacio Durango, al iniciarse el movimiento planearon llevar a cabo adoptar el modelo bélico de la “guerra de guerrillas”, el cual pronto les dio resultado al cortar las vías de comunicación que unía a la Comarca Lagunera con el resto del País, pues realizaban sabotajes a las vías del ferrocarril y ocupaban poblados pequeños, siendo lo más importante el permanecer unidos la gran mayoría de los rebeldes.

La estrategia adoptada por los revolucionarios laguneros en la que participaban Coahuilenses y Duranguenses, pronto dio resultados positivos que les auguraban el triunfo de su causa. La estrategia era controlar a las poblaciones que circundaban a torreón en donde se concentraban las tropas federales comandadas por el general Emiliano Lojero plaza que resultaba codiciada por sus vías de comunicación y ser un gran centro comercial, industrial y bancario del norte del país, así tomaron Mapimí, Lerdo, Cuencamé, Velardeña y San Juan de Guadalupe en el estado de Durango, San Pedro de las Colonias , Viesca, Parras y Matamoros del Estado de Coahuila y para el mes de mayo ocuparon Gómez Palacio, Durango.

El sábado 13 de mayo de 1911 se inicia el ataque a Torreón con cinco mil revolucionarios aproximadamente. La estrategia fue planeada de la siguiente manera: Sixto Ugalde por las márgenes del río Nazas y la Casa Colorada; Jesús Agustín Castro por el lado del panteón; Juan Ramírez por San Joaquín; Epitacio Rea por La Polvorera y Benjamín Argumedo por el pajonal al oriente de la ciudad. Después de dos días, en la madrugada del 15 de mayo de 1911 las fuerzas federales dieron inicio a su retirada al verse superados por los revolucionarios por lo que por la mañana de tal día los hombres comandados por Argumedo iniciaron su entrada a esta ciudad lagunera, logrando la causa de la revolución una gran victoria por demás significativa.

El triunfo revolucionario en Torreón y ciudad Juárez, dio lugar a que Porfirio Díaz decidiera renunciar a la presidencia y abandonar el País, sin embargo la nota negativa fue la matanza de 303 orientales a quienes se les acusó de haber disparado en contra de los revolucionarios, imputación que jamás fue comprobada, lo que quedó como una gran mancha a la causa revolucionaria porque además de su calidad de seres humanos, fue una etnia que coadyuvó al progreso y engrandecimiento de nuestra gran ciudad, sirvan estas líneas para desmarcar a Francisco Villa de tal matanza pues el mismo se encontraba a mil kilómetros en Ciudad Juárez.

Recordemos con veneración a los revolucionarios de la región que participaron en tal decisiva batalla para el triunfo de la causa del apóstol de la democracia don Francisco I. Madero, por su gran aportación para el surgimiento del México actual.

Dentro de los anales de Torreón se registran cuatro tomas o batallas que se dieron en nuestro centro de población, en tres de ellas tuvo una muy importante participación el bien llamado “brazo armado de la revolución”, el general Francisco Villa, las que tuvieron lugar los años de 1913, 1914 y 1916. Toca entonces dar a conocer en forma por demás breve y concisa la primera batalla que tuviera lugar en el mes de mayo de 1911 y en la cual tuvieron participación fuerzas maderistas, comandados la gran mayoría de ellos por laguneros.

Los revolucionarios laguneros comandados por Benjamín Argumedo, Sixto Ugalde, Jesús Agustín Castro y Epitacio Rea, entre otros después del 20 de noviembre de 1910 fecha en que se iniciara el gran movimiento armado mexicano lejos de retirarse de la lucha ante el rechazo que tuvieron en Gómez Palacio Durango, al iniciarse el movimiento planearon llevar a cabo adoptar el modelo bélico de la “guerra de guerrillas”, el cual pronto les dio resultado al cortar las vías de comunicación que unía a la Comarca Lagunera con el resto del País, pues realizaban sabotajes a las vías del ferrocarril y ocupaban poblados pequeños, siendo lo más importante el permanecer unidos la gran mayoría de los rebeldes.

La estrategia adoptada por los revolucionarios laguneros en la que participaban Coahuilenses y Duranguenses, pronto dio resultados positivos que les auguraban el triunfo de su causa. La estrategia era controlar a las poblaciones que circundaban a torreón en donde se concentraban las tropas federales comandadas por el general Emiliano Lojero plaza que resultaba codiciada por sus vías de comunicación y ser un gran centro comercial, industrial y bancario del norte del país, así tomaron Mapimí, Lerdo, Cuencamé, Velardeña y San Juan de Guadalupe en el estado de Durango, San Pedro de las Colonias , Viesca, Parras y Matamoros del Estado de Coahuila y para el mes de mayo ocuparon Gómez Palacio, Durango.

El sábado 13 de mayo de 1911 se inicia el ataque a Torreón con cinco mil revolucionarios aproximadamente. La estrategia fue planeada de la siguiente manera: Sixto Ugalde por las márgenes del río Nazas y la Casa Colorada; Jesús Agustín Castro por el lado del panteón; Juan Ramírez por San Joaquín; Epitacio Rea por La Polvorera y Benjamín Argumedo por el pajonal al oriente de la ciudad. Después de dos días, en la madrugada del 15 de mayo de 1911 las fuerzas federales dieron inicio a su retirada al verse superados por los revolucionarios por lo que por la mañana de tal día los hombres comandados por Argumedo iniciaron su entrada a esta ciudad lagunera, logrando la causa de la revolución una gran victoria por demás significativa.

El triunfo revolucionario en Torreón y ciudad Juárez, dio lugar a que Porfirio Díaz decidiera renunciar a la presidencia y abandonar el País, sin embargo la nota negativa fue la matanza de 303 orientales a quienes se les acusó de haber disparado en contra de los revolucionarios, imputación que jamás fue comprobada, lo que quedó como una gran mancha a la causa revolucionaria porque además de su calidad de seres humanos, fue una etnia que coadyuvó al progreso y engrandecimiento de nuestra gran ciudad, sirvan estas líneas para desmarcar a Francisco Villa de tal matanza pues el mismo se encontraba a mil kilómetros en Ciudad Juárez.

Recordemos con veneración a los revolucionarios de la región que participaron en tal decisiva batalla para el triunfo de la causa del apóstol de la democracia don Francisco I. Madero, por su gran aportación para el surgimiento del México actual.

viernes 22 de mayo de 2020

Jesús Agustín Castro

viernes 15 de mayo de 2020

Juan Nepomuceno Flores Alcalde

viernes 08 de mayo de 2020

Don Santiago Lavín

viernes 01 de mayo de 2020

Prof. José Santos Valdés García

viernes 24 de abril de 2020

Mercedes Shade Zavala

viernes 17 de abril de 2020

Don José León Robles De La Torre

viernes 03 de abril de 2020

Las epidemias en Torreón

viernes 27 de marzo de 2020

Soledad González Rodríguez

viernes 20 de marzo de 2020

Petra Herrera

Cargar Más