/ miércoles 1 de septiembre de 2021

La nueva camarilla militar


Por Juan Veledíaz

Al iniciar la segunda mitad del sexenio lopezobradorista uno de los militares más experimentados, con un perfil distinto al promedio de quienes integran la plana mayor del Ejército, pasó a retiro. El pasado 26 de agosto el secretario de la Defensa Nacional Luis Crescencio Sandoval González, encabezó un homenaje al general de división André Georges Foullon Van Lissum quien a partir del 1 de septiembre se jubiló.

El general Foullon Van Lissum era quizá el único militar en servicio activo que podía demostrar con su hoja de servicios de casi medio siglo la suficiente experiencia operativa en las zonas más complejas del país, a la par de una sólida preparaciòn académica, para que su cargo dejará de ser una figura decorativa. Cuando el general Sandoval González fue nombrado titular de la Sedena, varios especialistas vieron en la designación de Foullon como subsecretario un respaldo ante la inesperada decisión y el poco tiempo que llevaba en el rango de divisionario el nuevo secretario.

La llegada del general Sandoval como secretario de la Defensa Nacional significó una sacudida en la cúpula militar, como se dijo en su momento, porque pasó por delante a varios generales que tenían mayor antigüedad en el máximo rango de la milicia mexicana. La antigüedad, es decir el tiempo en servicio, es sagrada en el Ejército, Fuerza Aérea y Armada. Representa uno de los pilares de la disciplina en las fuerzas armadas.

Lo que sucedió en los últimos tres años, conforme se han retirado los generales de división que eran más antigüos que el actual secretario, es que el rostro de la milicia mexicana cambió. La constante en esta administración ha sido colocar en puestos de responsabilidad reservados para generales de división, a generales de brigada “jóvenes” o cercanos en edad al general secretario.

De ello quedó constancia con los nombramientos de este miércoles 1 de septiembre en la plana mayor de la Defensa. Quien fue designado nuevo subsecretario, en sustitución del general Foullon, fue su colega Agustín Radilla Suástegui, quien dejó la Oficial Mayor de la Sedena, y es considerado el militar más cercano al general Sandoval.

El nuevo Oficial Mayor es el divisionario Gabriel García Rincón, por varios años al frente de las comandancias de zona y de región en la frontera de Baja California, de donde llegó hace poco más de un año para asumir la Inspección General del Ejército y Fuerza Aérea. Su lugar en la Inspección quedó a cargo del general Carlos Arturo Pancardo Escudero, quien la semana pasada se despidió de los gobernadores de San Luis Potosí, Nuevo León y Tamaulipas, entidades que abarca la comandancia de la cuarta región militar que encabezaba.

Pancardo no llevaba ni un año en el rango de divisionario, recién ascendió en noviembre pasado, su lugar en Monterrey lo ocupó el general de brigada Pablo Alberto Lechuga Orta, quien dejó Tamaulipas donde era comandante de la octava zona militar.

El nombramiento de Lechuga Orta, como hace unas semanas el de su colega Enrique Dena Salgado en la tercera región militar en Mazatlán, y el de Ricardo Trevilla Trejo como jefe de Estado Mayor de la Defensa Nacional, tienen en común que son generales de brigada en puestos de generales de división, con lo que su ascenso está anunciado con antelación.

@velediaz424


Por Juan Veledíaz

Al iniciar la segunda mitad del sexenio lopezobradorista uno de los militares más experimentados, con un perfil distinto al promedio de quienes integran la plana mayor del Ejército, pasó a retiro. El pasado 26 de agosto el secretario de la Defensa Nacional Luis Crescencio Sandoval González, encabezó un homenaje al general de división André Georges Foullon Van Lissum quien a partir del 1 de septiembre se jubiló.

El general Foullon Van Lissum era quizá el único militar en servicio activo que podía demostrar con su hoja de servicios de casi medio siglo la suficiente experiencia operativa en las zonas más complejas del país, a la par de una sólida preparaciòn académica, para que su cargo dejará de ser una figura decorativa. Cuando el general Sandoval González fue nombrado titular de la Sedena, varios especialistas vieron en la designación de Foullon como subsecretario un respaldo ante la inesperada decisión y el poco tiempo que llevaba en el rango de divisionario el nuevo secretario.

La llegada del general Sandoval como secretario de la Defensa Nacional significó una sacudida en la cúpula militar, como se dijo en su momento, porque pasó por delante a varios generales que tenían mayor antigüedad en el máximo rango de la milicia mexicana. La antigüedad, es decir el tiempo en servicio, es sagrada en el Ejército, Fuerza Aérea y Armada. Representa uno de los pilares de la disciplina en las fuerzas armadas.

Lo que sucedió en los últimos tres años, conforme se han retirado los generales de división que eran más antigüos que el actual secretario, es que el rostro de la milicia mexicana cambió. La constante en esta administración ha sido colocar en puestos de responsabilidad reservados para generales de división, a generales de brigada “jóvenes” o cercanos en edad al general secretario.

De ello quedó constancia con los nombramientos de este miércoles 1 de septiembre en la plana mayor de la Defensa. Quien fue designado nuevo subsecretario, en sustitución del general Foullon, fue su colega Agustín Radilla Suástegui, quien dejó la Oficial Mayor de la Sedena, y es considerado el militar más cercano al general Sandoval.

El nuevo Oficial Mayor es el divisionario Gabriel García Rincón, por varios años al frente de las comandancias de zona y de región en la frontera de Baja California, de donde llegó hace poco más de un año para asumir la Inspección General del Ejército y Fuerza Aérea. Su lugar en la Inspección quedó a cargo del general Carlos Arturo Pancardo Escudero, quien la semana pasada se despidió de los gobernadores de San Luis Potosí, Nuevo León y Tamaulipas, entidades que abarca la comandancia de la cuarta región militar que encabezaba.

Pancardo no llevaba ni un año en el rango de divisionario, recién ascendió en noviembre pasado, su lugar en Monterrey lo ocupó el general de brigada Pablo Alberto Lechuga Orta, quien dejó Tamaulipas donde era comandante de la octava zona militar.

El nombramiento de Lechuga Orta, como hace unas semanas el de su colega Enrique Dena Salgado en la tercera región militar en Mazatlán, y el de Ricardo Trevilla Trejo como jefe de Estado Mayor de la Defensa Nacional, tienen en común que son generales de brigada en puestos de generales de división, con lo que su ascenso está anunciado con antelación.

@velediaz424

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 13 de octubre de 2021

Bicenterario de la Armada

Juan Veledíaz

miércoles 01 de septiembre de 2021

La nueva camarilla militar

Juan Veledíaz

miércoles 21 de julio de 2021

El parto de la mafiocracia

Juan Veledíaz

miércoles 07 de julio de 2021

Reacomodos militares

Juan Veledíaz

Cargar Más