/ domingo 6 de diciembre de 2020

Justiniano, emperador que sentó las bases del Derecho Civil actual

Existió hace 1,500 años un monarca bizantino, llamado Justiniano, orgulloso y despótico, poseedor de una vasta cultura, distinguido por su obra jurídica, compilada por grandes jurisconsultos de su época, que sentaron las bases del Derecho Civil en el mundo occidental en los siglos subsecuentes, hasta hoy en día.

Justiniano nació el 11 de mayo del año 482 en la provincia romana de Illyricum (otros historiadores señalan a Turesium), hijo de Vigilantina y de Sabatio, que constituían una familia humilde, pero fue adoptado por su tío Justino I, hermano de su madre, quien le proporcionó educación esmerada en Constantinopla.

Su nombre original era el de Flavius Petrus Sabbatius, siendo primero nombrado cónsul en 522 y asociado al trono de su tío, encaminándolo al trono como Flavio Pedro Sabbatius Justiniano I, el primer gran emperador de Bizancio en 527.

Conquistó fama no sólo por su obra jurídica, sino también por intentar restaurar la unidad territorial, institucional y religiosa del Imperio Romano, pero también por el impulso que le dio a las letras y las artes de su época. Al asumir el trono, hizo coronar emperatriz a su esposa Teodora, quien tuvo sobre él una influencia bastante considerable, la más de las veces positiva.

Para poder lograr la reconquista de la parte occidental del Imperio, Justiniano tuvo que acabar con la guerra persa, mediante la firma de la Paz Perpetua con el rey KhosroI en 532, y después de una serie de campañas victoriosas, sus generales lograron derrotar a los vándalos, así como ocupar el norte de África en 533; también vencieron a los ostrogodos en Italia en 540.

Con la derrota de los visigodos en Andalucía (entre 550 a 554), el mar Mediterráneo volvió a ser un lugar tranquilo para la navegación romana, y sin embargo la situación del Imperio no era sólida; motivo por lo cual los persas volvieron a atacar en 562, a un costo muy alto para Bizancio.

En materia de política interior, Justiniano emprendió varias reformas administrativas y sociales en contra de los latifundistas, para beneficio de la clase media, pero a su vez tomadas esas medidas fueron afectadas por los altos impuestos que fueron destinados a las campañas militares y a los enormes gastos de grandes construcciones, así como al alto costo de la vida imperial.

Sucedió una rebelión en 532, conocida como la “Sedición de Nika”, que puso en peligro la vida y el trono de Justiniano, que fueron salvados por la intervención de Teodora, quien desató una terrible masacre en el pueblo de Constantinopla.

En materia religiosa, su actitud contradictoria pues era su deseo el complacer al Papa, pero la influencia ideológica de Teodora, partidaria del monofisismo (doctrina que reconocía una sola naturaleza, la divina en Cristo), terminó en un cismade la Iglesia de Roma y la de Constantinopla.

Sin embargo, el emperador dio impulso especial a la vida monástica y durante su reinado, San Benito de Norcia fundó el monasterio de Monte Cassino y en consecuencia a la orden benedictina.

Extraordinario fue el impulso dado por Justiniano a la acción cultural, arquitectónica y al manejo del mosaico, que alcanzaron su esplendor con la construcción de la Catedral de Santa Sofía en Constantinopla y la iglesia de San Vital, en Ravena.

Su apoyo a las letras y a la historia, fueron de gran importancia, pero la herencia más gloriosa legada por Justiniano, es su obra jurídica, la que fuera compilada por grandes jurisconsultos, Triboniano, Teófilo y Doroteo.

Dichas obras, fueron el “Código”, el “Digesto”, las “Instituciones” y las “Novellas”, basadas en una evolución del Derecho Romano, que son fundamentales en el Derecho Civil moderno.

A la muerte de Justiniano en 565, lo sucedió su sobrino Justino II, y a pesar de los errores del primero durante su reinado, la historia le asigna al siglo VI, “El siglo de Justiniano”.

(*) Compilador de historia.


¡Hasta la próxima!



· Título: Justiniano y su corte.

· Autor: Anónimo

· Cronología: Siglo VI, aproximadamente en 547 D.C

· Estilo: Arte Bizantino de la Primera Edad de Oro.

· Material: Mosaico realizado por la unión de muchas teselas.

· Técnica: Musivaria.

· Ubicación: Iglesia de San Vital de Rávena, Italia.


Sólido de oro con la efigie de Justiniano. Museo Británico

Existió hace 1,500 años un monarca bizantino, llamado Justiniano, orgulloso y despótico, poseedor de una vasta cultura, distinguido por su obra jurídica, compilada por grandes jurisconsultos de su época, que sentaron las bases del Derecho Civil en el mundo occidental en los siglos subsecuentes, hasta hoy en día.

Justiniano nació el 11 de mayo del año 482 en la provincia romana de Illyricum (otros historiadores señalan a Turesium), hijo de Vigilantina y de Sabatio, que constituían una familia humilde, pero fue adoptado por su tío Justino I, hermano de su madre, quien le proporcionó educación esmerada en Constantinopla.

Su nombre original era el de Flavius Petrus Sabbatius, siendo primero nombrado cónsul en 522 y asociado al trono de su tío, encaminándolo al trono como Flavio Pedro Sabbatius Justiniano I, el primer gran emperador de Bizancio en 527.

Conquistó fama no sólo por su obra jurídica, sino también por intentar restaurar la unidad territorial, institucional y religiosa del Imperio Romano, pero también por el impulso que le dio a las letras y las artes de su época. Al asumir el trono, hizo coronar emperatriz a su esposa Teodora, quien tuvo sobre él una influencia bastante considerable, la más de las veces positiva.

Para poder lograr la reconquista de la parte occidental del Imperio, Justiniano tuvo que acabar con la guerra persa, mediante la firma de la Paz Perpetua con el rey KhosroI en 532, y después de una serie de campañas victoriosas, sus generales lograron derrotar a los vándalos, así como ocupar el norte de África en 533; también vencieron a los ostrogodos en Italia en 540.

Con la derrota de los visigodos en Andalucía (entre 550 a 554), el mar Mediterráneo volvió a ser un lugar tranquilo para la navegación romana, y sin embargo la situación del Imperio no era sólida; motivo por lo cual los persas volvieron a atacar en 562, a un costo muy alto para Bizancio.

En materia de política interior, Justiniano emprendió varias reformas administrativas y sociales en contra de los latifundistas, para beneficio de la clase media, pero a su vez tomadas esas medidas fueron afectadas por los altos impuestos que fueron destinados a las campañas militares y a los enormes gastos de grandes construcciones, así como al alto costo de la vida imperial.

Sucedió una rebelión en 532, conocida como la “Sedición de Nika”, que puso en peligro la vida y el trono de Justiniano, que fueron salvados por la intervención de Teodora, quien desató una terrible masacre en el pueblo de Constantinopla.

En materia religiosa, su actitud contradictoria pues era su deseo el complacer al Papa, pero la influencia ideológica de Teodora, partidaria del monofisismo (doctrina que reconocía una sola naturaleza, la divina en Cristo), terminó en un cismade la Iglesia de Roma y la de Constantinopla.

Sin embargo, el emperador dio impulso especial a la vida monástica y durante su reinado, San Benito de Norcia fundó el monasterio de Monte Cassino y en consecuencia a la orden benedictina.

Extraordinario fue el impulso dado por Justiniano a la acción cultural, arquitectónica y al manejo del mosaico, que alcanzaron su esplendor con la construcción de la Catedral de Santa Sofía en Constantinopla y la iglesia de San Vital, en Ravena.

Su apoyo a las letras y a la historia, fueron de gran importancia, pero la herencia más gloriosa legada por Justiniano, es su obra jurídica, la que fuera compilada por grandes jurisconsultos, Triboniano, Teófilo y Doroteo.

Dichas obras, fueron el “Código”, el “Digesto”, las “Instituciones” y las “Novellas”, basadas en una evolución del Derecho Romano, que son fundamentales en el Derecho Civil moderno.

A la muerte de Justiniano en 565, lo sucedió su sobrino Justino II, y a pesar de los errores del primero durante su reinado, la historia le asigna al siglo VI, “El siglo de Justiniano”.

(*) Compilador de historia.


¡Hasta la próxima!



· Título: Justiniano y su corte.

· Autor: Anónimo

· Cronología: Siglo VI, aproximadamente en 547 D.C

· Estilo: Arte Bizantino de la Primera Edad de Oro.

· Material: Mosaico realizado por la unión de muchas teselas.

· Técnica: Musivaria.

· Ubicación: Iglesia de San Vital de Rávena, Italia.


Sólido de oro con la efigie de Justiniano. Museo Británico

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 14 de febrero de 2021

Efemérides históricas nacionales y otras fechas de febrero a recordar

“Saber cómo proponer es el gran arte de enseñar”, Henri Federic Amiel

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 05 de febrero de 2021

Luis XV, rey francés que inicia la decadencia de la monarquía

“La fortuna no cambió jamás de linaje real”, Horacio

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 29 de enero de 2021

Luis XIV, llamado el Rey Sol, monarca francés absolutista y extravagante

“El poder excita la ambición y aumenta las pretensiones”, Aristóteles

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 22 de enero de 2021

Lorenzo de Médici, incrementó el brillo de la Florencia renacentista

“Con el valor se consiguen los reinos  y con la prudencia se establecen”, Baltasar Gracían

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 15 de enero de 2021

Abraham Lincoln, decretó la libertad de esclavos en EUA

"Dando libertad a los esclavos, aseguraremos la libertad de los libres”, Abraham Lincoln

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 08 de enero de 2021

Fidel Castro Ruz, derrocó al dictador cubano F. Batista

“Cuando hay cambio de gobierno, sólo muda para los pobres el nombre del amo”, Fedro (fabulista Latino)

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 01 de enero de 2021

Lenin, auténtico creador del régimen comunista soviético

“Un partido político debe afirmarse constantemente, para probar su existencia por una acción continuada”, Anatole France.

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 25 de diciembre de 2020

Nikita Krushev, político soviético, Primer Ministro de la U.R.S.S.

"Todos los partidos políticos mueren envenenados, al final de cuentas, por sus mentiras.” Richard Garnet

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 11 de diciembre de 2020

John F. Kennedy, el primer Presidente católico de EUA

“La injusticia que se comete en contra de un hombre, es injusticia contra sí  mismo y contra todo el mundo”,  Robert Kennedy

Jesús Máximo Moreno Mejía

domingo 06 de diciembre de 2020

Justiniano, emperador que sentó las bases del Derecho Civil actual

“La salud del pueblo, es la Suprema Ley”, Justiniano

Jesús Máximo Moreno Mejía

Cargar Más