/ viernes 17 de julio de 2020

Julio César, figura célebre de la antigua Roma

Grandes de la Historia

Julio César, figura célebre de la antigua Roma (a.C.)

Pocos hombres han tenido la talla del conquistador de la Galia (país de los galos; hoy Francia), quien desde joven se dedicó a la milicia y llegó a convertirse en un notable estadista y general romano, abriendo camino a la difusión de la cultura latina en toda Europa de su tiempo.

Nació en Roma en el año 100 antes de Cristo (a. C.), como miembro de la familia Julia, formada por patricios venida a menos en su tiempo, pero que llegó a ser la base de futuros emperadores romanos.

A los 16 años fue a combatir en Asia con el ejército de Marco Termo, y según cuentan las crónicas de aquella época se convirtió en el favorito del rey de Bitania, Nicomedes, quien tenía debilidad por los jóvenes. A los 18 años vuelve a Roma, donde su padre le da la orden de casarse, pero una vez fallecido su progenitor se separa de ella y se desposa con Cornelia, hija del demócrata Lucio Cornelio Cinna.

El dictador Lucio Cornelio Sila Félix (para algunos historiadores, “el dictador depravado y pelirrojo que odiaba al joven Julio César”), le ordenó divorciarse de Cornelia pero no acató la orden, y por esto fue sometido a juicio y condenado a muerte, así como confiscar la dote de ella, pero sus amigos intercedieron por él y se le conmutó la pena por el destierro. Salió de Roma y se hizo notar como gran estratega y guerrero en Sicilia.

Julio retorna a Roma en el año 68 a. C., y entabla amistad con Craso y Pompeyo, dos personajes ricos e influyentes, inclinados a los liberales, quienes le consiguieron una gubernatura en España y mando de un ejército, con el cual combate a un grupo rebelde, ganando fama con ello.

De regreso nuevamente a Roma, gana el cargo de edil, pero después es nombrado pretor de España, a donde vuelve y somete a los iberos; por ello es nombrado general, presentado su candidatura a cónsul. Con dicho puesto propone reformas económicas y sociales, así como una reforma agraria; propone y se le autoriza el Acta Diurna, que era un diario de los debates de la Asamblea, en el que los ciudadanos conocen el manejo del gobierno, granjearse el respaldo de la mayoría del pueblo y a su vez una mayúscula animadversión de los conservadores.

Terminado su período como cónsul, se autonombra procónsul de la Galia Cisalpina por 5 años y parte hacia aquel lugar con cuatro legiones. Es en dichas campañas donde César adquiere una reputación definitiva como extraordinario general, pues conduce a sus legiones de triunfo en triunfo, lo mismo en contra de helvecianos y germanos, aparte de adueñarse de gran riqueza en favor de Roma.

Enterado de las innumerables intrigas en el gobierno de la capital, regresa y establece un triunvirato con Craso y Pompeyo; luego volvió a la Galia para derrotar totalmente a los rebeldes, y desembarca en Inglaterra, donde sometió a algunos pueblos de la isla, por lo que finalmente regresa a Roma con un dominio completo de 5 millones de europeos, que habrían de perpetuar la lengua y la cultura latina.

César había otorgado a todos los habitantes de las provincias bajo su mando la ciudadanía romana, pero el senado se negaba reconocérsela; sin embargo no le fue difícil convencer a sus tropas (formadas en su mayoría por galos romanizados), de que si luchaban contra el senado podrían ellos reivindicar sus derechos. Así, el primer día del año 49 el ejército de César cruza el Rubicón, río que demarcaba el límite de su jurisdicción y comienza la guerra civil; en marzo entran en Roma, sin oposición pues los ejércitos de los conservadores habían evacuado la capital y huido.

Anteriormente, Pompeyo, fue convencido por los conservadores para unirse a ellos y por lo tanto se volvió enemigo de César, al que combate sin éxito pues es vencido en diferentes sitios, y entonces aquel retrocede hasta Egipto, donde finalmente es derrotado.

En dichas tierras, el rey Tolomeo XII, asesina a Pompeyo tratando de congraciarse con Roma y a su vez intenta someter a Julio César, pero es vencido y destronado. Es entonces que el general triunfador entrega la corona de Tolomeo a su hermana Cleopatra, y a esta la hace su amante; de ellos nace un hijo, al que ponen por nombre, Cesarión.

Después de su estancia en Egipto, el general romano va sobre Farnaces, rey de Ponto (localizado en las márgenes del Mar Negro), al que reduce en tres días, siendo entonces que pronuncia su famosa frase: Veni, vidi, vinci (Vine, vi y vencí).

Vuelve a Roma donde el senado le ofrece el título de dictador que le había negado anteriormente, pero César lo rechaza inicialmente y conserva sólo el cargo de cónsul, conferido por los electores. La ciudad se encuentra sumida en el caos y los demócratas estaban fuera de orden, cometetiendo arbitrariedades de todo orden, y por lo tanto los ataca y los destruye, aceptando entonces del senado el cargo de dictador vitalicio.

Dueño del poder absoluto, Julio César intenta de nuevo importantes reformas sociales y económicas, y trata de promover la unidad nacional, pero ya sin los aliados de antes, por lo que se vio obligado a iniciar alianza con los conservadores, lo que fue un error pues era difícil llevar a cabo medidas democráticas con colaboradores reaccionarios.

Las intrigas no faltaban, e incluso corrieron el rumor de que César se intentaba convertirse en rey, casarse con Cleopatra y trasladar la capital a Alejandría. Esa clase de rumores, se convirtieron en una conspiración, en la que participaban algunos de sus colaboradores, incluyendo a Bruto, hijo de su antigua amante Servilia, a quien el propio César consideraba como su propio hijo.

En marzo del año 44 a. C., César fue asesinado en el senado bajo los puñales de sus amigos conservadores.


¡Hasta la próxima!

Grandes de la Historia

Julio César, figura célebre de la antigua Roma (a.C.)

Pocos hombres han tenido la talla del conquistador de la Galia (país de los galos; hoy Francia), quien desde joven se dedicó a la milicia y llegó a convertirse en un notable estadista y general romano, abriendo camino a la difusión de la cultura latina en toda Europa de su tiempo.

Nació en Roma en el año 100 antes de Cristo (a. C.), como miembro de la familia Julia, formada por patricios venida a menos en su tiempo, pero que llegó a ser la base de futuros emperadores romanos.

A los 16 años fue a combatir en Asia con el ejército de Marco Termo, y según cuentan las crónicas de aquella época se convirtió en el favorito del rey de Bitania, Nicomedes, quien tenía debilidad por los jóvenes. A los 18 años vuelve a Roma, donde su padre le da la orden de casarse, pero una vez fallecido su progenitor se separa de ella y se desposa con Cornelia, hija del demócrata Lucio Cornelio Cinna.

El dictador Lucio Cornelio Sila Félix (para algunos historiadores, “el dictador depravado y pelirrojo que odiaba al joven Julio César”), le ordenó divorciarse de Cornelia pero no acató la orden, y por esto fue sometido a juicio y condenado a muerte, así como confiscar la dote de ella, pero sus amigos intercedieron por él y se le conmutó la pena por el destierro. Salió de Roma y se hizo notar como gran estratega y guerrero en Sicilia.

Julio retorna a Roma en el año 68 a. C., y entabla amistad con Craso y Pompeyo, dos personajes ricos e influyentes, inclinados a los liberales, quienes le consiguieron una gubernatura en España y mando de un ejército, con el cual combate a un grupo rebelde, ganando fama con ello.

De regreso nuevamente a Roma, gana el cargo de edil, pero después es nombrado pretor de España, a donde vuelve y somete a los iberos; por ello es nombrado general, presentado su candidatura a cónsul. Con dicho puesto propone reformas económicas y sociales, así como una reforma agraria; propone y se le autoriza el Acta Diurna, que era un diario de los debates de la Asamblea, en el que los ciudadanos conocen el manejo del gobierno, granjearse el respaldo de la mayoría del pueblo y a su vez una mayúscula animadversión de los conservadores.

Terminado su período como cónsul, se autonombra procónsul de la Galia Cisalpina por 5 años y parte hacia aquel lugar con cuatro legiones. Es en dichas campañas donde César adquiere una reputación definitiva como extraordinario general, pues conduce a sus legiones de triunfo en triunfo, lo mismo en contra de helvecianos y germanos, aparte de adueñarse de gran riqueza en favor de Roma.

Enterado de las innumerables intrigas en el gobierno de la capital, regresa y establece un triunvirato con Craso y Pompeyo; luego volvió a la Galia para derrotar totalmente a los rebeldes, y desembarca en Inglaterra, donde sometió a algunos pueblos de la isla, por lo que finalmente regresa a Roma con un dominio completo de 5 millones de europeos, que habrían de perpetuar la lengua y la cultura latina.

César había otorgado a todos los habitantes de las provincias bajo su mando la ciudadanía romana, pero el senado se negaba reconocérsela; sin embargo no le fue difícil convencer a sus tropas (formadas en su mayoría por galos romanizados), de que si luchaban contra el senado podrían ellos reivindicar sus derechos. Así, el primer día del año 49 el ejército de César cruza el Rubicón, río que demarcaba el límite de su jurisdicción y comienza la guerra civil; en marzo entran en Roma, sin oposición pues los ejércitos de los conservadores habían evacuado la capital y huido.

Anteriormente, Pompeyo, fue convencido por los conservadores para unirse a ellos y por lo tanto se volvió enemigo de César, al que combate sin éxito pues es vencido en diferentes sitios, y entonces aquel retrocede hasta Egipto, donde finalmente es derrotado.

En dichas tierras, el rey Tolomeo XII, asesina a Pompeyo tratando de congraciarse con Roma y a su vez intenta someter a Julio César, pero es vencido y destronado. Es entonces que el general triunfador entrega la corona de Tolomeo a su hermana Cleopatra, y a esta la hace su amante; de ellos nace un hijo, al que ponen por nombre, Cesarión.

Después de su estancia en Egipto, el general romano va sobre Farnaces, rey de Ponto (localizado en las márgenes del Mar Negro), al que reduce en tres días, siendo entonces que pronuncia su famosa frase: Veni, vidi, vinci (Vine, vi y vencí).

Vuelve a Roma donde el senado le ofrece el título de dictador que le había negado anteriormente, pero César lo rechaza inicialmente y conserva sólo el cargo de cónsul, conferido por los electores. La ciudad se encuentra sumida en el caos y los demócratas estaban fuera de orden, cometetiendo arbitrariedades de todo orden, y por lo tanto los ataca y los destruye, aceptando entonces del senado el cargo de dictador vitalicio.

Dueño del poder absoluto, Julio César intenta de nuevo importantes reformas sociales y económicas, y trata de promover la unidad nacional, pero ya sin los aliados de antes, por lo que se vio obligado a iniciar alianza con los conservadores, lo que fue un error pues era difícil llevar a cabo medidas democráticas con colaboradores reaccionarios.

Las intrigas no faltaban, e incluso corrieron el rumor de que César se intentaba convertirse en rey, casarse con Cleopatra y trasladar la capital a Alejandría. Esa clase de rumores, se convirtieron en una conspiración, en la que participaban algunos de sus colaboradores, incluyendo a Bruto, hijo de su antigua amante Servilia, a quien el propio César consideraba como su propio hijo.

En marzo del año 44 a. C., César fue asesinado en el senado bajo los puñales de sus amigos conservadores.


¡Hasta la próxima!

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 25 de septiembre de 2020

Mahatma Gandhi, logró la soberanía de India, mediante la no violencia

“La libertad no es una aspiración, sino una necesidad humana”, Félix F. Palavicini

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 18 de septiembre de 2020

Felipe II, rey de España, de Portugal y de media Europa

“Mejor es que los enemigos teman al príncipe por prudente, que por arrojado", Diego Saavedra

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 11 de septiembre de 2020

Federico II, considerado un “déspota ilustrado”

“Un filósofo fanático el monstruo más grande que puede existir”, Federico II

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 04 de septiembre de 2020

Enrique VIII, rey que separó a Gran Bretaña del Vaticano

“No siento en este mundo fe alguna si no es en mí...”, Enrique VIII

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 21 de agosto de 2020

W. Churchill, Promotor de la Unidad Europea

No interrogues  tus razonamientos; vuélvete hacia el mundo con acciones… Winston Churchill

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 14 de agosto de 2020

Constantino I, fue el primer emperador cristiano romano

"Manipular abstracciones para conseguir realidades, es todo el arte de la política”, Charles Talleyrand.

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 07 de agosto de 2020

Ciro II “El Grande”, rey del Imperio persa aqueménido

“Sin la confianza del pueblo, no hay gobierno posible que pueda resistir”, Confucio a su discípulo Tze King

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 31 de julio de 2020

Rodrigo Díaz de Vivar, o “El Cid Campeador”

“Mío Cid Campeador, que en buen hora ciñó espada”, Minaya, en el Cantar del Mío  Cid

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 24 de julio de 2020

Marco Tulio Cicerón, fue el gran tribuno de Roma

"El poder y la ley no son sinónimos", Cicerón

Jesús Máximo Moreno Mejía

viernes 17 de julio de 2020

Julio César, figura célebre de la antigua Roma

“No son los cargos los que engrandecen a los hombres, sino los hombres a los cargos”, Agesilao, rey de Esparta.

Jesús Máximo Moreno Mejía

Cargar Más