/ jueves 30 de julio de 2020

Hanna

Estimados amigos, esta semana iniciamos la temida temporada de huracanes con la llegada a territorio nacional de Hanna, fenómeno que nos afectó de manera atípica por lo repentino de sus efectos y la intensidad de estos.

El temporal Hanna afectó principalmente en el Noreste del país, prioritariamente en Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, siendo la segunda la entidad que al parecer sufrió los más grandes estragos derivados del mal tiempo.

Acorde al Coordinador Nacional de Protección Civil, David León, esta tormenta tropical ha dejado cuando menos tres personas fallecidas y cuatro más desaparecidas confirmadas, así como cientos de afectaciones a la infraestructura pública.

En Monterrey, las fuertes lluvias obligaron a decenas de familias a evacuar sus casas; según los números proporcionados por el Gobernador de ese Estado, cerca de 710 personas fueron reubicadas, y además se vio en la forzosa necesidad de paralizar las labores públicas y privadas en toda la entidad.

En Tamaulipas, precisamente en Reynosa, la frontera más importante del Noreste, se inundaron más de cien colonias, y aunque hubo afectaciones también en otras ciudades de la zona como Matamoros o Valle Hermoso, el grueso de los daños se dio en la primera de estas.

En nuestro Estado, la afectación se dio en la Región Sureste principalmente, donde se reportan lamentablemente cuando menos 268 viviendas inundadas, el cierre de la carretera Monterrey – Saltillo en el kilómetro 19+500, aunque el mismo se ha restablecido ya, y otras vialidades que por deslaves diversos se continúa trabajando hoy.

En la región Laguna, además, se vieron afectadas varias escuelas de San Pedro, así como bardas caídas, rejas y portones dañados, así como otras afectaciones que, afortunadamente, son menores en comparación con la Región Sureste.

Estimados lectores, fenómenos como estos nos recuerdan que las diferencias políticas son solo eso, diferencias, y que quienes tenemos el privilegio de formar parte del servicio público debemos de unirnos en torno a la sociedad, sin importar colores, para que juntos podamos salir adelante. Hoy, muchas familias que ya de por sí venían enfrentando una situación incierta con el coronavirus, les ha tocado vivir una nueva tragedia, por lo que es importante unirnos para interrumpir mayores afectaciones a la vida y la salud de quienes hoy nos necesitan.

En próximas fechas muy seguramente deberá activarse la Convocatoria para solicitar recursos por desastres naturales, a fin de que las familias que lo necesiten y las administraciones públicas puedan responder ante las afectaciones y normalizar a la brevedad las condiciones de vida. Unidos, sociedad y gobierno, saldremos adelante ante este nuevo desafío.

Estimados amigos, esta semana iniciamos la temida temporada de huracanes con la llegada a territorio nacional de Hanna, fenómeno que nos afectó de manera atípica por lo repentino de sus efectos y la intensidad de estos.

El temporal Hanna afectó principalmente en el Noreste del país, prioritariamente en Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, siendo la segunda la entidad que al parecer sufrió los más grandes estragos derivados del mal tiempo.

Acorde al Coordinador Nacional de Protección Civil, David León, esta tormenta tropical ha dejado cuando menos tres personas fallecidas y cuatro más desaparecidas confirmadas, así como cientos de afectaciones a la infraestructura pública.

En Monterrey, las fuertes lluvias obligaron a decenas de familias a evacuar sus casas; según los números proporcionados por el Gobernador de ese Estado, cerca de 710 personas fueron reubicadas, y además se vio en la forzosa necesidad de paralizar las labores públicas y privadas en toda la entidad.

En Tamaulipas, precisamente en Reynosa, la frontera más importante del Noreste, se inundaron más de cien colonias, y aunque hubo afectaciones también en otras ciudades de la zona como Matamoros o Valle Hermoso, el grueso de los daños se dio en la primera de estas.

En nuestro Estado, la afectación se dio en la Región Sureste principalmente, donde se reportan lamentablemente cuando menos 268 viviendas inundadas, el cierre de la carretera Monterrey – Saltillo en el kilómetro 19+500, aunque el mismo se ha restablecido ya, y otras vialidades que por deslaves diversos se continúa trabajando hoy.

En la región Laguna, además, se vieron afectadas varias escuelas de San Pedro, así como bardas caídas, rejas y portones dañados, así como otras afectaciones que, afortunadamente, son menores en comparación con la Región Sureste.

Estimados lectores, fenómenos como estos nos recuerdan que las diferencias políticas son solo eso, diferencias, y que quienes tenemos el privilegio de formar parte del servicio público debemos de unirnos en torno a la sociedad, sin importar colores, para que juntos podamos salir adelante. Hoy, muchas familias que ya de por sí venían enfrentando una situación incierta con el coronavirus, les ha tocado vivir una nueva tragedia, por lo que es importante unirnos para interrumpir mayores afectaciones a la vida y la salud de quienes hoy nos necesitan.

En próximas fechas muy seguramente deberá activarse la Convocatoria para solicitar recursos por desastres naturales, a fin de que las familias que lo necesiten y las administraciones públicas puedan responder ante las afectaciones y normalizar a la brevedad las condiciones de vida. Unidos, sociedad y gobierno, saldremos adelante ante este nuevo desafío.

jueves 30 de julio de 2020

Hanna

miércoles 29 de julio de 2020

Hanna

jueves 23 de julio de 2020

Calendario electoral tentativo

miércoles 15 de julio de 2020

La prevención es tarea de todos

miércoles 08 de julio de 2020

Graduaciones en pandemia

jueves 02 de julio de 2020

Elecciones en pandemia

jueves 18 de junio de 2020

Un fin de ciclo escolar histórico

miércoles 10 de junio de 2020

La simpleza del discurso presidencial

miércoles 03 de junio de 2020

La nueva realidad

miércoles 27 de mayo de 2020

La Ley Barbosa

Cargar Más