/ viernes 14 de febrero de 2020

De nuestro léxico y nuestras costumbres: Desayuno, almuerzo, merienda y cena

¿Almuerzas o desayunas, viejo? ¿Cenas o meriendas, viejo? (Anécdotas de la abuela)

Nuestro léxico (vocabulario) es muy extenso en la Lengua Española, y si agregamos que cada país de habla hispana, estado, región, ciudad o pueblo de México existen múltiples usos y costumbres, tenemos que admitir que en cada lugar hay un significado diferente para cada cosa o situación.

Comenzaremos en esta ocasión tratando el tema de nuestras comidas diarias y en seguida, brevemente, otras costumbres comunes a la gente de ayer y de hoy.

Recuerdo a mi abuelita Julia una anécdota que contaba a Julieta, mi hermana, cuando éramos niños: “Había un señor de carácter muy recio que se casó con una mujer sumisa, y el primer día después de su boda le preguntó a su esposo ¿Almuerzas o desayunas, viejo? Y como respuesta, casi de un grito le espetó: ¡¡Almuerzo y desayuno!! Por la tarde la señora preguntó de igual manera ¿Cenas o meriendas, viejo? ¡¡Ceno y meriendo!!

Como niños que éramos, nos daba risa ese relato, sobre todo por el acento que le daba nuestra abuela a las expresiones del viejo gruñón, pero a la vez entendíamos que había una diferencia entre desayunar y almorzar, así como entre merendar y cenar, aunque al hombre de la vieja historieta tuviera el gusto de consumir alimentos al doble.

Pero analicemos, aunque para muchos parezca obvio, qué significa desayuno. El Diccionario de la Real Lengua Española define que es un alimento ligero que se toma por la mañana, antes que ningún otro; significa a su vez la acción de desayunar, o bien, la reunión de varias personas para tomar alimento por la mañana.

Almuerzo, por su parte, se explica en el mismo diccionario que es la comida que se toma por la mañana (sin aclarar a qué hora), pero también es la comida del medio día o primeras horas de la tarde, y la propia palabra, por extensión, es la acción de almorzar.

La comida, nos indica el diccionario, significa en sentido genérico el alimento en sí, y de manera específica, para el común de nuestra gente, son los platos fuertes del mediodía o primeras horas de la tarde; por extensión es la acción de comer.

Merienda, según el mencionado Diccionario de la Real Academia es el alimento ligero que se toma por la tarde-noche, si bien en ciertos lugares (no especifica en cuáles) es concretamente la comida del mediodía y que también se le llama corcova, joroba o giba, y de ahí una expresión que oía de niño: “¡Quedaste bien gibado!” o sea bien comido.

La cena se aclara en dicho diccionario es la última comida del día, que se toma al atardecer o por la noche; significa además la acción de cenar a nivel grupal. También refiere que en los reinos de Navarra y Aragón existía un tributo o impuesto denominado cena, que era destinado a la alimentación del soberano, familia y súbditos, mientras en el reino de Castilla a ese impuesto se le denominaba “yantar”.

Esta última palabra todavía se usa en algunas regiones andinas de América del Sur, para referirse al buen comer de la gente.

Las costumbres cambian con el tiempo y con la moda incluso, pues en la actualidad es normal ver fuera de los restaurantes de la ciudad un anuncio que indica “Desayunos”, pero por lo regular el establecimiento ofrece a sus clientes almuerzo y desayuno (igual que lo exigía el viejo gruñón de la anécdota de nuestra abuelita Julia).

Algunos hoteles de la ciudad ofrecen breake en su restaurante, explicándose que se trataba de comida ligera entre el desayuno-almuerzo y la comida, al parecer sin mucho éxito en la generalidad de los clientes,. y por lo tanto esa moda “no pegó”, como se dice coloquialmente.

Para mayor ahondamiento de la palabra break, en ciertos bares también se usa como sinónimo de “botana”, y en inglés tiene alrededor de cuarenta acepciones, algunas diferentes y otras similares (que no incluimos por considerarlo innecesario a nuestras costumbres), pero pudiera ser también una contracción de la palabra inglesa breakfast (considerando que los vecinos del norte son muy dados a reducir algunas palabras de uso común), por lo que significaría desayuno o desayunar ligeramente.

En materia de dietética, existe la palabra colación o refrigerio, o sean alimentos que se consumen entre las principales comidas del día y forman parte de una alimentación saludable. Regularmente es un alimento ligero con poca grasa y poco menos de un 10 % del total de calorías que se consumen en el día.

Por lo que respecta a nuestras costumbres mexicanas, también damos por emplear palabras en extensión a algunas de las mencionadas al inicio de este artículo, tales como almorzada (incluso con significado diferente), merendada y cenada para referirnos que comimos en abundancia y con agrado. Si bien, resulta que la palabra merendada, en algunos lugares del México rural, también significa matar a alguien.

En sentido coloquial también empleamos la palabra comidilla, o sea el diminutivo o despectivo de comida, pero además significa el tema preferido de una murmuración o conversación de carácter satírico, así como gusto o complacencia especial que alguien tiene en cosas de su inclinación.

Finalmente nos referiremos a otras tres palabras comunes en nuestro léxico: madrugar, desvelarse y siesta, si bien las dos primeras no creo sean motivo de mayor explicación, pero si la última de ellas significa la costumbre de dormir a media mañana o después de la comida principal, tal como aún lo hacen algunos habitantes de Parras de la Fuente, Coah., quienes cierran las tiendas y otros establecimientos por ese motivo.

¡Hasta la próxima!

¿Almuerzas o desayunas, viejo? ¿Cenas o meriendas, viejo? (Anécdotas de la abuela)

Nuestro léxico (vocabulario) es muy extenso en la Lengua Española, y si agregamos que cada país de habla hispana, estado, región, ciudad o pueblo de México existen múltiples usos y costumbres, tenemos que admitir que en cada lugar hay un significado diferente para cada cosa o situación.

Comenzaremos en esta ocasión tratando el tema de nuestras comidas diarias y en seguida, brevemente, otras costumbres comunes a la gente de ayer y de hoy.

Recuerdo a mi abuelita Julia una anécdota que contaba a Julieta, mi hermana, cuando éramos niños: “Había un señor de carácter muy recio que se casó con una mujer sumisa, y el primer día después de su boda le preguntó a su esposo ¿Almuerzas o desayunas, viejo? Y como respuesta, casi de un grito le espetó: ¡¡Almuerzo y desayuno!! Por la tarde la señora preguntó de igual manera ¿Cenas o meriendas, viejo? ¡¡Ceno y meriendo!!

Como niños que éramos, nos daba risa ese relato, sobre todo por el acento que le daba nuestra abuela a las expresiones del viejo gruñón, pero a la vez entendíamos que había una diferencia entre desayunar y almorzar, así como entre merendar y cenar, aunque al hombre de la vieja historieta tuviera el gusto de consumir alimentos al doble.

Pero analicemos, aunque para muchos parezca obvio, qué significa desayuno. El Diccionario de la Real Lengua Española define que es un alimento ligero que se toma por la mañana, antes que ningún otro; significa a su vez la acción de desayunar, o bien, la reunión de varias personas para tomar alimento por la mañana.

Almuerzo, por su parte, se explica en el mismo diccionario que es la comida que se toma por la mañana (sin aclarar a qué hora), pero también es la comida del medio día o primeras horas de la tarde, y la propia palabra, por extensión, es la acción de almorzar.

La comida, nos indica el diccionario, significa en sentido genérico el alimento en sí, y de manera específica, para el común de nuestra gente, son los platos fuertes del mediodía o primeras horas de la tarde; por extensión es la acción de comer.

Merienda, según el mencionado Diccionario de la Real Academia es el alimento ligero que se toma por la tarde-noche, si bien en ciertos lugares (no especifica en cuáles) es concretamente la comida del mediodía y que también se le llama corcova, joroba o giba, y de ahí una expresión que oía de niño: “¡Quedaste bien gibado!” o sea bien comido.

La cena se aclara en dicho diccionario es la última comida del día, que se toma al atardecer o por la noche; significa además la acción de cenar a nivel grupal. También refiere que en los reinos de Navarra y Aragón existía un tributo o impuesto denominado cena, que era destinado a la alimentación del soberano, familia y súbditos, mientras en el reino de Castilla a ese impuesto se le denominaba “yantar”.

Esta última palabra todavía se usa en algunas regiones andinas de América del Sur, para referirse al buen comer de la gente.

Las costumbres cambian con el tiempo y con la moda incluso, pues en la actualidad es normal ver fuera de los restaurantes de la ciudad un anuncio que indica “Desayunos”, pero por lo regular el establecimiento ofrece a sus clientes almuerzo y desayuno (igual que lo exigía el viejo gruñón de la anécdota de nuestra abuelita Julia).

Algunos hoteles de la ciudad ofrecen breake en su restaurante, explicándose que se trataba de comida ligera entre el desayuno-almuerzo y la comida, al parecer sin mucho éxito en la generalidad de los clientes,. y por lo tanto esa moda “no pegó”, como se dice coloquialmente.

Para mayor ahondamiento de la palabra break, en ciertos bares también se usa como sinónimo de “botana”, y en inglés tiene alrededor de cuarenta acepciones, algunas diferentes y otras similares (que no incluimos por considerarlo innecesario a nuestras costumbres), pero pudiera ser también una contracción de la palabra inglesa breakfast (considerando que los vecinos del norte son muy dados a reducir algunas palabras de uso común), por lo que significaría desayuno o desayunar ligeramente.

En materia de dietética, existe la palabra colación o refrigerio, o sean alimentos que se consumen entre las principales comidas del día y forman parte de una alimentación saludable. Regularmente es un alimento ligero con poca grasa y poco menos de un 10 % del total de calorías que se consumen en el día.

Por lo que respecta a nuestras costumbres mexicanas, también damos por emplear palabras en extensión a algunas de las mencionadas al inicio de este artículo, tales como almorzada (incluso con significado diferente), merendada y cenada para referirnos que comimos en abundancia y con agrado. Si bien, resulta que la palabra merendada, en algunos lugares del México rural, también significa matar a alguien.

En sentido coloquial también empleamos la palabra comidilla, o sea el diminutivo o despectivo de comida, pero además significa el tema preferido de una murmuración o conversación de carácter satírico, así como gusto o complacencia especial que alguien tiene en cosas de su inclinación.

Finalmente nos referiremos a otras tres palabras comunes en nuestro léxico: madrugar, desvelarse y siesta, si bien las dos primeras no creo sean motivo de mayor explicación, pero si la última de ellas significa la costumbre de dormir a media mañana o después de la comida principal, tal como aún lo hacen algunos habitantes de Parras de la Fuente, Coah., quienes cierran las tiendas y otros establecimientos por ese motivo.

¡Hasta la próxima!